Pilar Albiac: «Las empresas tienen que entender que la igualdad les beneficia»

Pilar Albiac ha sido ‘la primera mujer’ durante toda su trayectoria. /E.C.
Pilar Albiac ha sido ‘la primera mujer’ durante toda su trayectoria. / E.C.

Una de las pocas españolas que han llegado a la cúspide de grandes multinacionales explicará su experiencia en Women in Progress, organizado por EL CORREO

LAURA ALZOLA

Filóloga de formación, Pilar Albiac (Zaragoza, 1953) comenzó su carrera en General Motors, donde necesitaban a alguien políglota «y no había hombres con ese perfil». Llegó a ser la primera mujer responsable de Recursos Humanos en la planta de Cádiz y directora de fábrica en Estados Unidos. Prosiguió su carrera en Airbus, donde ocupó el sillón de vicepresidenta ejecutiva. Miembro del Consejo de Supervisión de la empresa de ingeniería industrial Vallourec SA desde 2015, el martes hablará sobre su experiencia en el tercer congreso Women in Progress, organizado por EL CORREO en Vitoria. Se trata de un evento para fomentar la vocación tecnológica entre las mujeres.

- ¿Cuál es la fórmula para llegar a lo más alto de la jerarquía empresarial?

- No la hay. En todo caso puedo decir que es una combinación entre la formación que una tiene y las decisiones que va tomando. Es cuestión de rendimiento pero también de tener un tipo de personalidad que combine liderazgo con humildad, trabajo en equipo, respeto a las personas,...

- ¿Ha percibido el techo de cristal durante su carrera?

- Es una pregunta retórica, supongo. (Se ríe). Yo empecé en el mundo académico, siendo lectora en Birmingham tras estudiar Filología. Mi carrera profesional en el mundo de la empresa arrancó porque buscaban a personas políglotas, trilingües, y no encontraron a ningún hombre con ese perfil. Cuando en el 83 fui a trabajar a Cádiz con General Motors, era la única mujer. La única. Y cuando preguntaba por qué no había más, me contestaban que era por razones sociales, porque los hombres eran cabezas de familia y había que priorizar que ellos trabajaran. Así, literal. No me lo invento.

- ¿Cómo vivió ser la excepción?

- Desde que me nombraron directora de personal en el 86, hasta prácticamente anteayer, yo era siempre ‘la primera mujer’. Por ejemplo, cuando fui la primera mujer miembro de la Cámara de Comercio de Cádiz y no sabían ni cómo tratarme. Cuando me fui a Estados Unidos, allí encajaba bien en la obsesión de los americanos: el rendimiento, el trabajo. No era un bicho raro como directora de personal. Sí lo fui, en cambio, después, como directora de planta, en el año 1991. Era mujer y encima española, nadie apostaba un chavo por mí. Y sin embargo, salvé aquella fábrica y las que vinieron.

NOTICIAS RELACIONADAS

- Asegura haber tenido que demostrar siempre más que sus compañeros hombres.

- Por lo menos el doble, si no el triple. Hay que estar dispuesta a trabajar mucho, mucho más que los hombres al mismo nivel.

- ¿Impulsaría una cuota femenina en las empresas?

- Yo viví lo que significaba la cuota de diversidad en Estados Unidos y por eso, por regla general, creo que no es positiva. Además, cuando las mujeres peleamos por la igualdad me duele muchísimo que por cumplir una cuota se promocione a las personas equivocadas, creo que es contraproducente. Pero por el otro lado, es muy relevante la ley que se acordó en Europa por la que en los consejos de administración tiene que haber un 20% de mujeres. En ese caso apoyo la medida, hacen falta mujeres arriba. Las empresas tienen que entender que la igualdad les beneficia.

WOMEN IN PROGRESS

Organiza.
EL CORREO
Patrocinan.
Gobierno vasco, Diputación de Álava, Ayuntamiento de Vitoria y Euskaltel.
Colaboran.
Universidad de Deusto y Camp Tecnológico.
Jornada.
Martes día 6 en el Artium.
Talleres Girls & Tech:
Sábado 10 de marzo en Azkuna Zentroa (Bilbao) y Artium (Vitoria).
Información e inscripciones.
www.womeninprogress.es

-¿Aún no lo entienden?

-En España la mayoría de entidades se la salta esta medida por la torera. Muchas siguen erre que erre con un 85% de personal masculino, incluso en la base. Así que igual sí, quizá habría que introducir cuotas durante cierto tiempo, visto lo visto.

Imagen paupérrima

- ¿Cómo valora la situación actual de las mujeres en cargos de responsabilidad?

-Hay poquísimas, poquísimas. Y es muy triste. Damos una imagen exterior paupérrima. Como si no las hubiera. Cuando en realidad España está llena de mujeres con talento, hay cantera.

- ¿Qué le parecen las reivindicaciones del próximo 8 de marzo?

- El Día de las Mujeres es un día importante en todo el mundo. Comparto las reivindicaciones pero creo que es un equívoco dejar a los hombres al margen. Ellos también tienen que estar comprometidos con la igualdad, estar convencidos y hacer suya la causa. Es un tema que nos afecta a todos.

- ¿Qué consejos daría a las jóvenes que quieren apostar fuerte por su carrera profesional?

-Primero, que se tienen que hacer ciudadanas del mundo. Es básico ser políglotas, aprender idiomas y ser capaces de adaptarse a situaciones desconocidas. Segundo, que estudien aquello que les apasione. Y en tercer lugar, que acepten quiénes son, que no traten de ser alguien diferente. Pero sobre todo, que tendrán que estar dispuestas a trabajar mucho. Se nos exige más, eso es así, al menos de momento.

«La comunicación de éxito no se improvisa»

La escritora, formadora y conferenciante especializada en habilidades de comunicación, Teresa Baró, ofrecerá este martes en el Artium las claves para realizar una presentación oral de éxito. Baró, directora de la consultoría Verbal NoVerbal y colaboradora habitual de los medios de comunicación, ha escrito ‘La gran guía del lenguaje no verbal’ y ‘Saber decir’, un manual de oratoria para jóvenes. En ellos desgrana los pasos necesarios para actuar con confianza ante los oyentes y espectadores. «Es fundamental elegir los contenidos en función de tus objetivos pero también de lo que le interesa al público, explicarte de manera clara y amena, preparar apoyo visual de calidad y transmitir confianza», resume la experta, quien defiende la necesidad de tener «una buena actitud, metodología y unas habilidades bien entrenadas».

La clave

En sus propuestas, no hay lugar para la improvisación. Como formadora, Teresa Baró defiende que ésta debe servir exclusivamente para las situaciones inesperadas. «La preparación es la clave del éxito de una exposición oral», sostiene. De manera que los eventos con fecha y con un objetivo definido, conviene «prepararlos estratégicamente, estudiando todos los factores que pueden llevarnos al éxito o al fracaso».

Para Baró, el buen entrenamiento no debería restar naturalidad a la presentación. Todo lo contrario. «Estar preparadas nos hace más flexibles ante nuestro público», afirma.

 

Fotos

Vídeos