Menos del 40% de los conductores recuerda haber visto al ciclista que adelantaron en ciudad

Menos del 40% de los conductores recuerda haber visto al ciclista que adelantaron en ciudad
A. Quintero

Un estudio revela que el chaleco amarillo hace que los automovilistas incremente la atención ante la presencia de una bicicleta

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

Llevar chaleco reflectante/amarillo en la bici o no llevarlo. Si el ciclista utiliza este elemento de seguridad, el conductor será más consciente de su presencia y conducirá con más precaución y aumentarán la distancia de seguridad, según concluye el informe 'La atención en la conducción: ciclistas invisibles para los conductores', de la Fundación Mapfre y Bosch España.

El estudio trata de profundicar si los conductores que han adelantado a un ciclista en ciudad han sido conscientes de ello. Y el resultado es que cuando un ciclista lleva chaleco reflectante se produce un incremento del 6% en la concentración de los conductores y aumenta la «visualización efectiva inconsciente» del conductor un 39%, lo que representa un incremento de doce puntos frente al ciclista que no lo utiliza, «un valor sorprendente y preocupantemente bajo», según ha indicado Jesús Monclús, director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación Mapfre, que ha insistido en que «tenemos que aprender a mirar y a ver a los ciclistas que comparten la vía con los conductores de automóviles».

Cuando se pregunta a los encuestados si recuerdan haber visto un ciclista con chaleco reflectante, un 35% confirma verbalmente una «visualización consciente del ciclista», frente a un 65% que lo niega. Solo el 8% reconoce verbalmente haber percibido algún riesgo al adelantarle, frente a un 92% que lo niega. En este sentido, destaca el hecho de que los conductores que interaccionan con ciclistas con chaleco tienen más precaución que aquellos que no lo usan y aplican mayor distancia de seguridad con respecto a la bicicleta.

El estudio recoge que ante en el caso del ciclista que no lleva chaleco, solo el 23% de los conductores reconoce que lo recuerdan y admiten que prestan más atención a otros elementos como la rotonda o los peatones. Solo cuatro de cada cien percibe, en consecuencia, una situación de riesgo. El informe pone de manifiesto que cuando los conductores interactúan con un ciclista sin chaleco ven el peligro en la escasa visibilidad del ciclista y en las consecuencias que esto pueda acarrear, principalmente un atropello.

Automovilistas al pedal

Por su parte, Monclús se ha referido a la necesidad de «promover entre los conductores de automóviles recorridos reales en bicicleta por ciudad con el fin de «ponernos en los pedales y experimentar en vivo y con la mayor seguridad los riesgos que sufren a diario los ciclistas». También se ha referido a la necesidad de reducir la velocidad de los vehículos en zonas residenciales y con presencia habitual de ciclistas, ya que «a velocidades bajas, los conductores tienen más tiempo para reaccionar ante los imprevistos y evitar colisiones».