Eduardo Zaplana, en libertad tras bloquearle la juez 6,7 millones en el extranjero

El expresidente de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana. /EC
El expresidente de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana. / EC

La decisión no se ha tomado por motivos de salud sino porque el riesgo de fuga ha disminuido

A. RALLOVALENCIA

Eduardo Zaplana quedará libre en las próximas horas. El expresidente de la Generalitat Valenciana, en prisión provisional por el cobro de comisiones por adjudicaciones públicas, en el conocido caso Erial, quedará en libertad tras más de siete meses preso.

La defensa de Zaplana solicitó durante muchos meses su puesta en libertad por razones médicas. Consideraban que la estancia en la cárcel había empeorado su estado de salud y algunos especialistas alertaron de que corría un grave riesgo de morir entre rejas. Desde el pasado mes de enero, el expresidente se encuentra en el Hospital La Fe de Valencia donde acudió por una revisión médica. Sin embargo, no ha sido este el motivo por el que finalmente ha sido puesto en libertad. De hecho, los informes de los médicos forenses sobre su estado todavía no habían llegado al juzgado.

Zaplana: «No tengo ni he tenido ninguna cuenta en Suiza ni en otro país fuera de España»

La realidad es que el éxito de la investigación ha permitido que se reduzcan las posibilidades de que Zaplana emprenda una huida para evitar la acción de la Justicia. Los investigadores, que en los últimos meses han viajado por Suramérica y Europa para localizar las sociedades en las que presuntamente Zaplana escondía su patrimonio, han logrado recuperar cerca de 6,7 millones de euros. Y este ha sido el motivo por el que el expresidente recupera ahora la libertad. De igual modo, sus dos compañeros, el asesor fiscal y su presunto testaferro, también quedarán hoy libres.

El expresidente de la Generalitat ha hecho un comunicado para responder a algunas afirmaciones que se recogen en el auto de la jueza. Zaplana ha negado tener una cuenta en Suiza y el hecho de haber cobrado comisiones por las adjudicaciones públicas.

Este es el contenido íntegro del comunicado de Eduardo Zaplana, tras su puesta hoy en libertad provisional:

«Producida mi excarcelación tras cerca de nueve meses de prisión provisional, y pese a que el secreto total de las actuaciones judiciales desde que se incoaran en 2015 me impide conocer los elementos sobre los que se basa mi imputación, quiero en este momento manifestar con la mayor rotundidad que nunca participé en las adjudicaciones de contratos de las que se me acusa de haber cobrado comisiones ilícitas; tal es el caso de las como las que se produjeron tras el proceso de privatización de las ITV (en 1997) o el desarrollo del Plan Eólico de la Comunidad Valenciana, cuya adjudicación en 2003 se produce cuando ya no era Presidente de la Generalitat de Valencia.

En los distintos cargos públicos que he tenido el honor de desempañar mientras estuve dedicado a la política, probablemente cometí errores, pero puedo asegurar que nunca cobre ni un euro en sobornos o comisiones ilegales, ni me apropié ni distraje fondos o activos relacionados con la Administración Pública. En 2008 abandoné voluntariamente la actividad política y me dedique a la actividad privada, sobre la cual también puedo dar todas las explicaciones sean oportunas acerca de su legalidad, transparencia y regularidad

Deseo aclarar también, que no tengo ni he tenido ninguna cuenta en Suiza ni en ningún otro país fuera de España, ni a mi nombre ni al de terceros. Tengo la tranquilidad absoluta de poder defender mi inocencia cuando se me permita.

Por último, dar las gracias a cuantas personas me han manifestado su apoyo en momentos tan complicados y a aquellos que preocupados por mi estado de salud se manifestaron públicamente defendiendo mi excarcelación. Jamás olvidaré estas manifestaciones privadas y públicas que se han producido en estos meses.

En virtud de esta deuda de gratitud y porque también se lo debo a los valencianos que en algún momento confiaron en mí, dedicaré todos mis esfuerzos a demostrar mi inocencia y a restaurar la honorabilidad de mi nombre, para que mis hijas y mis nietos puedan llevarlo con orgullo. Sólo espero que la enfermedad que padezco me conceda al menos el tiempo suficiente para cumplir con este postrer cometido».

 

Fotos

Vídeos