El rey Juan Carlos vuelve a pasar por quirófano para ser operado del corazón

Casa Real no precisa qué dolencia padece el Rey emérito y remite al parte médico que se facilitará este sábado tras la intervención

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

El pasado 2 de junio, coincidiendo con el quinto aniversario del anuncio de abdicación de la Corona, don Juan Carlos se retiró de la vida pública. Días después, como acostumbra todos los años, el Rey emérito se sometió al habitual reconocimiento médico. En la exploración se comprobó que algo no iba del todo bien en el corazón de quien fuera jefe del Estado durante casi cuatro décadas. Para conocer el alcance real de la dolencia habrá que esperar aún unos días. Zarzuela, en su anuncio de este jueves, sólo adelantó que don Juan Carlos tiene que volver a pasar por el quirófano y que la intervención quirúrgica cardiaca está programada para este sábado por la mañana en la Clínica Quirón de Pozuelo de Alarcón, en Madrid. Nada más. No quiso precisar qué es exactamente lo que padece, ni el tiempo que el Rey emérito deberá permanecer ingresado. Esta sábado, tras la operación, se facilitará un parte médico. El jefe del Servicio de Cirugía Cardiaca de la Clínica Quirón, el doctor Alberto Forteza, liderará la intervención.

El estado de salud de don Juan Carlos es un tema recurrente, hasta el punto de que se llevan contabilizadas las visitas que el padre de Felipe VI ha hecho al quirófano. Con esta serán dieciséis. Pero, si se hace un breve repaso, se comprueba que la mayoría de las intervenciones han sido por problemas de movilidad de rodilla y cadera. En sus 81 años de vida dos han sido las operaciones que merecen mención aparte, aunque por muy distintos motivos. Por un lado, a la que se sometió en mayo de 2010 en el Hospital Clínico de Barcelona para la extirpación y estudio de un nódulo en el pulmón derecho. La forma en que se anunció y cómo se llevó a cabo todo el proceso hizo temer en un principio lo peor, pero los facultativos no tardaron en descartar que se tratara de un tumor maligno. Era la primera vez que don Juan Carlos se enfrentaba a lo que se considera una intervención seria, y durante su convalecencia don Felipe asumió los encargos de la Corona.

No obstante, la operación que más titulares proporcionó, y para mal, fue la que se le realizó en abril de 2012. El 14 de abril. La noche anterior don Juan Carlos se había fracturado la cadera izquierda en el polémico viaje a Botsuana. Hay quien señala aquel episodio como el primer paso de su abdicación dos años después. De poco sirvió su disculpa pública al abandonar el centro hospitalario –«lo siento, me he equivocado. No volverá a ocurrir»–. Su popularidad cayó enteros y apenas pudo remontarla. Una infección por la prótesis que se le colocó entonces le llevaron dos veces de nuevo al quirófano en 2013.

En abril de 2018, también en la Clínica Quirón, los médicos le tuvieron que retocar la prótesis de la rodilla que le pusieron en 2011 por los problemas de movilidad que le estaba creando. En los últimos años, don Juan Carlos lleva ayudándose primero de muletas y luego de un bastón para desplazarse.

Un verano activo

Apartado de la agenda de la Casa Real por petición propia desde principios de junio, en los últimos meses han sido varias las ocasiones en las que se ha podido ver al Rey emérito. Su despedida oficiosa, de hecho, tuvo lugar el mismo 2 de junio en la plaza de toros de la localidad madrileña de Aranjuez, donde se celebró una corrida de homenaje a su madre, doña María de las Mercedes, que era gran aficionada a la tauromaquia.

También se le ha podido ver en Mallorca acompañado por la reina Sofía, en una inesperada reconciliación, mientras visitaban la escuela de tenis de Rafael Nadal en Manacor. A la isla balear, destino vacacional de la Familia Real desde hace décadas, don Juan Carlos llegó y se fue unos días antes que su hijo, Felipe VI, doña Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía, con quienes no llegó a coincidir.

Posteriormente se desplazó hasta Hanko (Finlandia), donde a bordo del Bribón 500 Movistar ganó el Campeonato Mundial de 6 metros; la entrega de premios de esta competición tendrá lugar el 7 de septiembre, por lo que ahora mismo se desconoce si el Rey emérito podrá acudir. Durante el mes de julio, el monarca también se proclamó vencedor en las regatas de la localidad gallega de Sanxenxo, hasta donde había viajado acompañado nuevamente por la reina Sofía y, en esta ocasión, también por la infanta Elena.

Como ya sucediera con anteriores intervenciones, es más que probable que la estancia hospitalaria de don Juan Carlos propicie el reencuentro de los reyes Felipe y Letizia con la infanta Cristina, con quien no coinciden desde el 80 cumpleaños de doña Sofía, en noviembre del año pasado.