La fuerte irrupción de Vox convierte al PP en la cuarta fuerza política, según el CIS

El líder del PP, Pablo Casado, acompañado por la portavoz popular en el Congreso, Dolors Montserrat./Alejandro García / EFE
El líder del PP, Pablo Casado, acompañado por la portavoz popular en el Congreso, Dolors Montserrat. / Alejandro García / EFE

El PSOE se afianza en primera posición con casi el 30% de los votos, Ciudadanos asciende hasta la segunda plaza y Podemos se recupera

RAMÓN GORRIARÁN

La subida continuada de Vox ha desembocado en un desastre para el PP, que, según el último estudio del CIS, ahora sería la cuarta fuerza política si se celebraran elecciones generales. El estudio señala que el PSOE ganaría esos comicios con el 29,9% de los sufragios, en segundo lugar se situaría Ciudadanos con el 17,7%; Unidos Podemos y sus confluencias serían la tercera fuerza con el 15,4, mientras que el PP se quedaría con el 14,9% de los votos. A más distancia, Vox sería la quinta formación con el 6,5%.

De acuerdo al barómetro, los socialistas ganan 1,1 puntos respecto a la encuesta de diciembre de 2018, mientras que los populares experimentan un fuerte retroceso de 4,2 puntos. El partido que lidera Albert Rivera también pierde dos décimas en intención de voto pese a escalar hasta la segunda posición. La formación que encabeza Pablo Iglesias sube medio punto, en tanto que el partido que capitanea Santiago Abascal incrementa en casi tres puntos su intención de voto.

El 16% de los votantes del PP confiesa que ahora apoyaría a Ciudadanos, y otro 14% elegiría a Vox

El descenso de la intención de voto del PP evidencia que hay una fuga de sus simpatizantes hacia Vox, un fenómeno que ya se detectó en las elecciones andaluzas del pasado 2 de diciembre, cuando el partido de extrema derecha irrumpió por primera vez en el Parlamento autonómico con 12 escaños y se convirtió en la llave para formar un Gobierno alternativo al PSOE.

La sangría se mantiene y el 16% de los votantes populares confiesan que ahora apoyarían a Ciudadanos y el 14%, a Vox. El PSOE se consolida, según el CIS, como la primera fuerza tras el retroceso experimentado en diciembre. Los socialistas subirían más de siete puntos respecto a las elecciones de junio de 2016, cuando lograron el 22,6% de los votos. Todo lo contrario que los populares, que retrocederían casi 14 puntos respecto a esos mismos comicios que ganaron con el 33% de las papeletas. El PSOE dobla ahora al PP en intención de voto y le aventaja en 15 puntos. Ciudadanos recuperaría la segunda plaza que ya ocupó en anteriores sondeos del CIS. Los liberales incrementarían en casi cinco puntos su caudal de votos en relación a las últimas elecciones generales, en las que fueron la cuarta fuerza.

Sin el efecto de Errejón

Unidos Podemos, aunque gana media décima respecto al anterior sondeo, perdería casi seis puntos si se miran los resultados electorales de 2016, cuando alcanzó el 21%. El sondeo, efectuado entre el 1 y 13 de enero, no capta los efectos de la crisis que vive la formación morada por la deserción de Íñigo Errejón.

Sánchez sigue siendo el líder mejor puntuado por delante de Rivera, aunque todos suspenden

El ascenso más acusado es el de Vox, que pasaría de ser irrelevante -en las generales de hace dos años apenas sumó el 0,2% de los sufragios- a ser en estos momentos la quinta fuerza más votada con el 6,5%.

El socialista Pedro Sánchez es también el líder político mejor valorado, pero lejos de alcanzar el aprobado. El presidente del Gobierno recibe una nota media de 3,8. El segundo es el líder de Ciudadanos con 3,5. El presidente del PP, con un 2,9, supera por solo una décima al secretario general de Podemos.

Cuatro de cada diez votarán en función de la situación catalana

Cuatro de cada diez ciudadanos decidirán a qué partido vota en las próximas elecciones en función de la situación en Cataluña. No importará que las votaciones del 26 de mayo sean autonómicas, municipales o europeas, el criterio político para este segmento de la población será el escenario catalán. Un fenómeno que ya se constató en las elecciones de Andalucía del 2 de diciembre, aunque no llegó a tener estas dimensiones. El último estudio del CIS recoge que el 42,9% de los consultados dice que la situación catalana influirá mucho y bastante en el sentido de su voto. El 51,1%, en cambio, señala que el pulso independentista y la respuesta del Gobierno de Pedro Sánchez serán irrelevantes o tendrán escasa influencia. «A la vista de los resultados tengo que reconocer que la que estaba equivocada era yo y Cataluña tenía mucho que ver en estas elecciones», admitió la expresidenta andaluza, Susana Díaz, quien hizo una campaña muy centrada en lo local.

 

Fotos

Vídeos