El 'procés' a juicio, los datos de una causa mastodóntica

Jordi Turull (d) y Josep Rull (i) a su llegada al Tribunal Supremo en mayo de 2018./EFE
Jordi Turull (d) y Josep Rull (i) a su llegada al Tribunal Supremo en mayo de 2018. / EFE

Más de 500 testigos, 600 periodistas, doce acusados y 2.100 folios desfilarán por el Tribunal Supremo a partir del 12 de febrero

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSOMadrid

Rebelión, secesión, malversación... El juicio al procés pondrá a prueba la maquinaria del sistema judicial español por la cantidad de testigos, folios y acusados que se moverán a partir del próximo 12 de febrero - fecha en la que dará comienzo- en el Tribunal Supremo. Más de 600 periodistas de 150 medios -50 de ellos extrajeros- cubrirán un proceso que se extenderá, con sesiones semanales de martes a jueves a partir de las 10.00 horas, alrededor de tres meses y no estará exento de polémica por los tintes políticos y los ánimos encendidos que la cuestión catalana ha adquirido desde el referéndum del 1 de octubre de 2017 y la posterior declaración unilateral de independencia. Las cifras y las consecuencias que podrán derivarse del fallo judicial la convierten en una causa histórica.

Doce acusados

Líderes catalanes independentistas recluídos en la carcel de Lledoners (Barcelona).
Líderes catalanes independentistas recluídos en la carcel de Lledoners (Barcelona). / Afp

El Tribunal supremo juzgará a doce líderes independentistas, que se enfrentan a penas de entre 7 y 25 años de cárcel. Nueve de ellos llevan en prisión preventiva desde noviembre de 2017 y han sido trasladados este viernes a centros penitenciarios de Madrid para estar a disposición ya del tribunal. Acusados de rebelión y malversación se encuentran el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras (ERC), acusado de rebelión y malversación, el exconseller de Interior Joaquim Form (JxCat), el exconseller de Presidencia Jordi Turull (JxCat), el exconseller de Asuntos Exteriores Raül Romeva (ERC), la exconsellera de Trabajo Dolors Bassa (ERC) y el exconseller de Territorio y Sostenibilidad Josep Rull (JxCat). Mientras que por rebelión se acusa al expresidente de la ANC Jordi Sánchez y el presidente de Òmnium Cultural Jordi Cuixart, así como la expresidenta del Parlament Carme Forcadell.

Por su parte, la exconsellera de Gobernación Meritxell Borràs (ERC), el conseller de Justicia Carles Mundó (ERC) y el exconseller de Innovación Santi Vila (PDeCAT) están acusados de desobediencia y malversación, y se encuentran actualmente en libertad.

Más de 500 testigos

El expresidente Mariano Rajoy y la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría están llamados como testigos.
El expresidente Mariano Rajoy y la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría están llamados como testigos. / R.C:

Durante el juicio comparecerán más de 500 testigos, entre ellos figuran nombres como el del expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la exvicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría, el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro, el expresidente de la Generalitat Artur Mas, el lehendakari Iñigo Urkullu, el actual presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent, diputados como Gabriel Rufián y Joan Tardá, la ex coordinadora general del PDeCAT Marta Pascal, la alcaldesa de Barcelona Ada Colau y el exdelegado de Gobierno en Cataluña Enric Millo.

El que no comparecerá, aunque ha sido llamado por la defensa, es Rey Felipe VI por estar exento por la ley -lo prohíbe expresamente el artículo 411 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal- ni el jefe de la Casa Real, Jaime Alfonsín.

Siete magistrados

Cuando los doce acusados entren en la sala se encontrarán de frente con siete magistrados. Un tribunal encabezado por el juez Manuel Marchena, presidente de la Sala Penal del Supremo desde octubre de 2014, que contará con la ayuda de Andrés Martínez Arrieta, Juan Ramón Berdugo, Luciano Varela, Antonio del Moral, Ana Ferrer y Andrés Palomo.

2.100 folios

Fachada del Tribunal Supremo.
Fachada del Tribunal Supremo. / EFE

La fecha de inicio del juicio ha tenido que postergarse porque la defensa de los acusados presentaron 1.800 folios de petición de prueba. Una cantidad ingente de papel y tinta que ha requerido de un análisis minucioso para admitir cuáles se aceptan y que ha estado a punto de retrasar aún más la vista oral. A esto hay que sumarles los 300 redactados por las acusaciones.

24 familiares

Concentración en Barcelona a favor de la puesta en libertad de los dirigentes presos.
Concentración en Barcelona a favor de la puesta en libertad de los dirigentes presos. / EFE

Pese a la cantidad de testigos, abogados, periodistas y acusados, una de las cuestiones que con más apasionamiento se ha debatido es la del aforo en la sala. Principalmente por la solicitud de la defensa de que estuvieran peresentes en ella un grupo de observadores internacionales. Finalmente esta petición ha sido rechazada porque la asistencia es libre hasta ocupar todos los asientos. «Todo ciudadano que quiera convertirse en observador podrá hacerlo», explican desde el Tribunal Supremo.

Las únicas sillas del público que sí tendrán dueño serán las 24 que se han dispuesto para los familiares de los acusados, ya que de momento no se conoce el aforo total de la sala.

Un juicio televisado

Y quién no pueda acceder a la sala podrá seguir el juicio por televisión. RTVE se encargará de distribuir la señal, que se podrá seguir desde esta web.

Más información