Este contenido es exclusivo para suscriptores

Disfruta sin límites del periodismo cercano y de calidad de EL CORREO por solo 4,95€ al mes

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

La distancia

Como el terrorismo de ETA interpelaba a la sociedad vasca, el yihadista interpela a la musulmana: los violentos dicen actuar en su nombre, por eso es indispensable una respuesta contundente

La distancia
Raúl López Romo
RAÚL LÓPEZ ROMO

En la Grecia antigua se consideraba que el bárbaro era el extranjero, el que hablaba otra lengua y habitaba más allá de las fronteras. Hoy el mundo está más conectado que nunca, pero en cierto modo aquel poso persiste: tendemos a contraponer civilización y barbarie, y a concebir la primera como el marco en el que se desarrolla nuestra vida y la segunda como la actuación de unos sujetos en los que no nos vemos reconocidos en absoluto. No quiero ser alarmista porque son una minoría; no obstante, hay que constatar que los bárbaros están entre nosotros o, en otras palabras, se radicalizan en ambientes que no nos son ajenos. ¿Quién es hoy un bárbaro? Tzvetan Todorov lo resumió con claridad: es precisamente aquel que trata al 'otro' como si fuera un bárbaro, no como un ser humano igual, y, por tanto, piensa que está ante un individuo extirpable del cuerpo social.

Contenido Patrocinado

Fotos