Cristina Fernández vuelve a los juzgados coronada como favorita en las urnas

Cristina Fernández. /Efe
Cristina Fernández. / Efe

La expresidenta argentina rechaza ocho causas por corrupción mientras obtiene ya un 35% de apoyos pese a no ser aún candidata

MARCELA VALENTEBuenos Aires (Argentina)

Primera en las encuestas -pese a no ser candidata- la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández, se presentó este miércoles a declarar como imputada en ocho causas por corrupción. Aseguró que «no existen pruebas» que la vinculen con los delitos y denunció «persecución y ensañamiento» por parte del juez y del fiscal que, según su declaración, «han armado un montón de causas para citarme a declarar y procesarme».

La citación para que declare en ocho causas fue dispuesta por el juez federal Claudio Bonadío que ya procesó más de una vez a la actual senadora. Las nuevas imputaciones se derivan de una causa por corrupción por la que están detenidos exfuncionarios y empresarios que aparecían en registros escritos de un chófer de uno de los exfuncionarios. El conductor declaró que trasladaba dinero en bolsas al despacho del expresidente Néstor Kirchner y de Cristina, su esposa y sucesora.

Las investigaciones son conducidas por el fiscal Carlos Stornelli que desde hace dos semanas es blanco de una denuncia por extorsión. Un hombre que decía ser abogado y que al parecer trabajaba con él -sin un cargo- fue acusado de este delito por un empresario que aparecía en la causa que investigaba Stornelli. El hombre, Marcelo D'Alessio, está detenido por exigir un soborno a nombre del fiscal y ayer fue procesado con prisión preventiva por extorsión y asociación ilícita.

El juez Alejo Ramos Padilla comprobó «la actuación de agentes de Inteligencia orgánicos e inorgánicos (éste último sería el caso de D'Alessio) que llevan adelante operaciones ilícitas vinculados con el Poder Judicial y el Ministerio Público Fiscal (Fiscalía)», y advirtió de que dichas actuaciones constituyen una «grave afectación del Estado de Derecho». Reveló además que el mismo patrón que denunció el empresario con pruebas documentales se repite en una veintena de casos.

D'Alessio -que se presentaba como abogado pero carecía de título- tiene cientos de comunicaciones telefónicas con el fiscal Stornelli. También hay vídeos y registros fotográficos de ambos dialogando, en el despacho del fiscal o en un balneario, todas pruebas presentadas por el empresario que los denunció por requerirle 300.000 dólares (264.600 euros) para eliminar su presunta participación en el expediente en el que se acusa a la exmandataria de corrupción. D'Alessio también aparece como testigo en una causa contra Fernández que estaba cerca de ingresar en vía muerta tras identificar una falsa pericia.

Asociación ilícita

Según el magistrado, Stornelli podría no estar vinculado a la extorsión pero sí tenía «relaciones promiscuas» de mutua colaboración con agentes como D'Alessio. Por eso reiteró su petición al Ministerio Público para que investigue la conducta del fiscal. El juez explicó además que los servicios de agentes como D'Alessio apuntan a que el relato de los acusados o testigos en causas judiciales «se adecúe a lo que pretenden» los integrantes de esa supuesta asociación ilícita.

La acusación que salpica a Stornelli coincidió con la declaración de Cristina, acusada de liderar una asociación criminal. La exmandataria declaró que «la única asociación ilícita son ellos», en alusión al juez y al fiscal que la investigan. «No solo arman causas para hacer operaciones de estigmatización y destrucción de opositores sino que recaudan dinero extorsionando a empresarios e imputados».

De acuerdo a las encuestas para las presidenciales de octubre, Fernández es favorita con un 35% de respaldos a pesar de que aún no ha confirmado si se postulará, mientras que el presidente Mauricio Macri, que va por la reelección pero que enfrenta un verdadero derrumbe de la economía, está segundo con un 28% de apoyos.