La Policía busca a un conductor que se dio a la fuga después de verse implicado en un accidente

El vehículo siniestrado permanece sobre la calzada de la Avenida Ingenieros del MOPU, sobre una mancha de aceite./ E. C.
El vehículo siniestrado permanece sobre la calzada de la Avenida Ingenieros del MOPU, sobre una mancha de aceite. / E. C.

El siniestro se produjo este fin de semana y, según la versión de un testigo, durante una carrera protagonizada por dos automóviles

Roberto Rivera
ROBERTO RIVERA

Sucedió el pasado fin de semana y algunos consideran que se trata de un siniestro con el que se demuestra la veracidad de las denuncias formuladas por muchos vecinos, advirtiendo del paso de vehículos a altas velocidades por el casco urbano de la localidad jarrera. Aunque en instancias oficiales no se descarta ninguna hipótesis al respecto. Ni siquiera la posibilidad de que pueda tratarse de un hecho aislado que no se corresponda en absoluto con la supuesta programación de 'carreras' entre particulares que nunca ha podido ser demostrada.

Desde la Jefatura de Policía se apunta, en realidad, a un presumible acto de imprudencia en la conducción de vehículos motores.

Sea como fuere, el suceso que alteró la normalidad con la que se desarrollaba la noche del viernes al sábado, pudo saber este medio, tuvo lugar alrededor de las cuatro de la madrugada y se registró en la travesía de la carretera autonómica LR-111, más concretamente en el tramo que aparece en el callejero de la ciudad jarrera como Avenida Ingenieros del MOPU y a la altura de la pasarela que supera su tránsito para conectar los Jardines de la Vega con el Paseo de Vista Alegre. De acuerdo con los datos incorporados al atestado del siniestro, en dirección ascendente y hacia el cruce de la Estación Enológica de Haro.

Fue entonces cuando un testigo aseguró haber visto a dos vehículos que circulaban por esa arteria como si participasen en una competición por llegar en primer lugar al semáforo, perdiendo uno de ellos el control en la dirección de su automóvile al derrapar sobre el asfalto y colisionar, primero contra el quitamiedos que protege a los peatones que circulan bajo la ladera del Alto de Santo Domingo, y después contra dos árboles que arrancó de cuajo en su trayectoria, para salir rebotado hacia el centro de la vía.

No hubo que lamentar, afortunadamente, desgracias personales ya que los ocupantes del vehículo resultaron ilesos, confirmaron las fuentes policiales consultadas por este medio. Y el condutor dio negativo en el test al que fue sometido para comprobar si se encontraba bajo los efectos de drogas o alcohol.

Pero el otro vehículo implicado en los hechos se dio a la fuga y abandonó el lugar del accidente hasta el que se desplazaron, después de ser advertidos por varios particulares, tanto los efectivos de la Policía Local jarrera como del Parque de Bomberos del CEIS y agentes de la Guardia Civil de Tráfico, al no ser necesaria la intervención de los servicios sanitarios.

Los bomberos se encargaron de proceder a la limpieza de la calzada, al haberse desprendido gran cantidad de aceite y combustible, y el tramo de Ingenieros del MOPU no recuperó la normalidad hasta bien pasadas las seis de la mañana, hora a la que se abrió de nuevo el tráfico.

Pero los cuerpos de seguridad no han dejado de trabajar en el caso, decididos a localizar al segundo de los conductores que habrían provocado por su temeraria conducción este siniestro. Y, advertidos por el primero de que desconoce la identidad del segundo, tratan de localizar a otro Seat, modelo León, de color rojo, cuya matrícula no pudo ser memorizada por el testigo y que desconoce el otro de los pilotos, citado a la Jefatura de Policía para intentar avanzar en la investigación de este caso que quedó, gracias a Dios, en nada.