Carlos dejará de liarla «cuando sea rey»

Carlos de Inglaterra. /R. C.
Carlos de Inglaterra. / R. C.

El hijo de Isabel II dice que dejará de entrometerse cuando sea rey

S. Z.

A una semana de cumplir 70 años, el Príncipe Carlos de Inglaterra ha hecho toda una declaración de intenciones. Tras décadas opinando y metiéndose en todos los charcos, el hijo de Isabel II y eterno heredero a la Corona británica (lo es desde los cuatro años) ha prometido que dejará de «entrometerse» cuando sea rey. Hasta ahora, ha querido proyectar la imagen de una persona comprometida, pero en sus críticas no ha dejado títere con cabeza, como los ministros de los sucesivos Gobiernos, a los que ha hecho sutiles sugerencias; el medioambiente; los peligros de los avances de la ciencia para los valores morales; la situación de los barrios marginales de las grandes ciudades; la fealdad de la arquitectura contemporánea o la escasa calidad de los comedores escolares.

En un documental, que se emitió anoche en la BBC bajo el título 'Príncipe, hijo y heredero: Carlos a los 70', y realizado con motivo de su cumpleaños el próximo 14 de noviembre, el príncipe de Gales dijo que «no es tan tonto» como para seguir pronunciándose como hasta ahora sobre ciertos asuntos cuando sea monarca, ya que ser heredero al trono británico y jefe de Estado son dos funciones muy distintas. No obstante, defendió la postura adoptada hasta ahora. «Si entrometerse es preocuparse sobre la precaria situación de las ciudades del interior como lo hice hace 40 años (...) y las condiciones en que la gente estaba viviendo (...), entonces estoy orgulloso», sentenció.

En el programa, su esposa, Camilla Parker-Bowles declaró que Carlos siempre sintió deseos de ayudar. «Realmente, le gustaría salvar al mundo», admitió.

El mensaje de su hijo mayor, Guillermo de Inglaterra, llegó en forma de reproche al asegurar que le gustaría que su padre pasara más tiempo con sus tres hijos porque es un abuelo «fantástico». Por su parte, el hijo menor, Enrique de Inglaterra, aprovechó la ocasión para reconocerle públicamente el gesto que tuvo al querer acompañar a su mujer, Meghan Markle, hasta el altar el día de su boda. «Le pregunté e inmediatamente me dijo que sí», recordó el príncipe Enrique.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos