La 'baby shower' de medio millón de euros de Megan Markle

Megan Markle, a su llegada al hotel en el que se alojó co atuendo informal. /Reuters
Megan Markle, a su llegada al hotel en el que se alojó co atuendo informal. / Reuters

La duquesa de Sussex viajó cinco días a Nueva York para organizar la fiesta de bienvenida a su bebé en la habitación más cara del mundo

Julia Fernández
JULIA FERNÁNDEZ

Megan Markle ha causado sensación en la Corte británica. Su noviazgo con Harry, su boda... y ahora su 'baby shower', la fiesta que se ha puesto de moda entre las embarazadas para dar la bienvenida al bebé. Se trata de una reunión entre amigas en la que estas traen los regalos para la criatura que está por nacer mientras disfrutan de manjares, música y la compañía del resto de invitadas, claro.

Para organizar el evento, la duquesa de Sussex se ha metido en otro jardín -la prensa del corazón la tiene entre ceja y ceja, y en los últimos meses se ha publicado que sus caprichos tienen a sus asistentes de los nervios, algunos incluso han dejado el puesto-. Se ha ido de viaje cinco días a Estados Unidos, de donde ella es originaria. Los Windsor ya avisaron de que se trataba de un viaje privado, pero lo que ha sorprendido es la cantidad de dinero que se ha gastado en esta escapada, fiesta incluida.

Megan se ha quedado cinco días en Nueva York. Y no en un hotel cualquiera, sino en uno del Upper East Side, 'The Mark', cuya factura total solo por el alojamiento ha ascendido a 11.000 euros. A partir de ahí hay que sumar las comidas, los viajes -se calcula en unos 220.000 euros-, los detalles, la seguridad (tenía dos guardaespaldas)... y la fiesta, que ha sido a todo lujo. Solo la estancia que se ha usado durante dos noches ha costado 130.000 euros. Se trata de la más cara del mundo y está en el Penthouse Hotel. Pero la factura se engrosa al sumar la decoración (unos 500 euros), el transporte (3.000), los músicos (contrató a la arpista Erin Hill por 550 euros)...

Invitadas de relumbrón

A la fiesta tampoco podía ir cualquiera. La lista de invitadas incluía rostros muy conocidos y que son, obviamente, del círculo íntimo de la duquesa, que era actriz antes de su boda. Estaban la estrella de la televisión Gayle King, la diseñadora Misha Nonoo y la abogada Amal Clooney, otra reciente madre que también organizó una 'baby shower' para no olvidar...

No se han visto los regalos para el próximo integrante de la Casa de Windsor, entre los que seguro que no faltaron ni la tarta de pañales ni los chupeteros, pero sí han trascendido algunos presentes que quitan el hipo, más su precio que por otra cosa. Entre ellos, una cuna convertible de la firma Babyletto, que cuesta 330 euros. Para que el bebé de los duques tenga dulces sueños.