Félix Rodríguez de la Fuente, otra personalidad que ya surca los cielos

La imagen de Rodríguez de la Fuente en uno de los aviones de Norwegian./AP
La imagen de Rodríguez de la Fuente en uno de los aviones de Norwegian. / AP

El histórico realizador y divulgador científico entra en el Olimpo de Norwegian. Dos aviones llevan su imagen

I. CUESTA

Cuando Norwegian hizo su entrada en el mercado de los altos vuelos, en 2002, tenía por delante un reto complicado: desafiar a una compañía consolidada con un enorme monopolio: Ryanair. Por eso, aseguran, les pareció de lo más normal adornar las colas de sus aviones con el retrato de personalidades que habían transgredido los límites, desafiado los convencionalismos y servido de inspiración a otras personas.

Desde entonces, decenas de esos personajes han entrado en el particular Olimpo de la compañía noruega y surcan los cielos desafiantes oteando el mundo desde el ala de cola. Un selecto club al que se acaba de incorporar el naturalista, realizador y divulgador científico Félix Rodríguez de la Fuente, cuya imagen sobrevolará el mundo desde ahora a bordo de dos Boeing: un 737-8 MAX y un 787-9.

Rodríguez de la Fuente, que nació el 14 de marzo de 1928 en Poza de la Sal (Burgos) y falleció en Shaktoolik (Alaska) el mismo día de 1980 en un accidente aéreo cuando filmaba una carrera de trineos tirados por perros para su programa 'El Hombre y la Tierra', es el primer gran divulgador de la naturaleza que ha alumbrado España. Referencia indiscutible en el mundo del naturalismo, el médico que cambió su destino para entregar su vida a lo que realmente le apasionaba se suma a otras once personalidades españolas que ya fueron elegidas por la compañía aérea como símbolo de valentía y talento. Desde Colón a María Zambrano, pasando por Ramón y Cajal y Gloria Fuertes.

Odile Rodríguez de la Fuente, hija del naturalista español y presidenta de la fundación que lleva su nombre, ha declarado a Flynews, una publicación especializada en información aeroespacial, que la familia está encantada con la idea. «Celebro que Norwegian haya decidido homenajear a mi padre nada menos que en dos de sus aviones. Estoy segura, dada la pasión que tenía por las aves de presa como el halcón, y su dilatada colaboración con los aeropuertos de Torrejón y Barajas en el control de aves a través de la práctica de la cetrería, de que se sentiría enormemente inspirado y halagado al verse simbólicamente recorriendo los cielos de nuestro continente y el océano Atlántico», ha dicho la mujer que ha dedicado su vida a tratar de preservar el legado de su padre.

Desde luego, nadie duda de que al aventurero español le habría alegrado compartir honores con gente como Charles Lindbergh, el aviador e ingeniero estadounidense que cruzó por primera vez el Atlántico, o Helmer Hanssen, el explorador noruego que acompañó a Amundsen.