El Brexit y otros retos que deberá afrontar el nuevo Parlamento europeo tras las elecciones

Imagen del Parlamento Europeo. /Agencias
Imagen del Parlamento Europeo. / Agencias

373 millones de personas están llamadas a las urnas para elegir a los 751 diputados de la Eurocámara

ALUMNOS MÁSTER EL CORREO | UPV-EHU

Más de 373 millones de personas están llamadas a votar del 23 al 26 de mayo a los representantes del nuevo Parlamento europeo. Serán sus novenas elecciones y, sin duda, las más importantes de su corta historia. La nueva Cámara de Estrasburgo que salga de las urnas tendrá la enorme responsabilidad de afrontar los grandes retos que marcarán el futuro de la Unión Europea como son la marcha definitiva de Reino Unido de las instituciones del viejo continente o la lucha contra la inmigración ilegal.

Noticias relacionadas

Para el 60% de los españoles, la economía, el desarrollo y el empleo son los temas que se deben priorizar en la siguiente legislatura de la Eurocámara. La inmigración, con un 52%, es otra cuestión que inquieta. Sube también la preocupación en relación a los derechos humanos y democracia. La lucha contra el terrorismo y el cambio climático son otras cuestiones importantes. Pero no son las únicas. Esta es una relación de temas clave que serán objeto de encendidos debates entre los diputados de distintos países y partidos tras la celebración de los comicios.

1.

Nuevo marco financiero

La Eurocámara deberá acordar los nuevos presupuestos para el periodo 2021-2027, con partidas económicas destinadas a la Política Agraria Común, Defensa, Fondos Regionales e Investigación. La conversión del MEDE, Mecanismo Europeo de Estabilidad que gestionaba los rescates bancarios con un fondo de 750.000 millones, en un nuevo Fondo Monetario Europeo supondría la culminación de la unión monetaria.

2.

Crisis de los refugiados y políticas de asilo

El Parlamento europeo ha destinado fondos y ayuda humanitaria para hacer frente a la crisis de refugiados que vive Europa. La unificación de un criterio común para todos los estados miembros en materia humanitaria y de asilo se antoja fundamental: desde las solicitudes de entrada hasta las autorizaciones de residencia y trabajo. Con estas medidas se pretende dar una cobertura global al problema.

3.

El Brexit

La repuesta a la próxima desvinculación del Reino Unido es uno de los temas más urgentes que debe afrontar el Parlamento europeo tras extenderse el pasado 12 de abril la prórroga otorgada por los 27 estados miembros a su marcha definitiva. Incluso para su mismo funcionamiento de la Cámara ya que los británicos podrán elegir a sus representantes a la Eurocámara pese a que el 31 de octubre vence el plazo que se le ha dado al Parlamento británico para alcanzar un acuerdo de salida.

La próxima votación del pacto en Westminster está prevista para el próximo mes de junio y laboristas y conservadores, los dos grandes partidos, están trabajando para lograr un acuerdo que dé el visto bueno. «Reino Unido se ha tenido que plegar a las condiciones de la UE y eso les ha llevado a un momento en el que han sido incapaces de tomar decisiones», afirma el catedrático de los cursos sobre estudios europeos Jean Monnet Francisco Aldecoa, haciendo hincapié en los cuatro intentos fallidos del Gobierno de Theresa May de aprobar el acuerdo de salida en Westminster.

Además, Aldecoa revaloriza el pacto entre Bruselas y Londres en el que los británicos «se comprometen de forma leal a no interferir en la marcha de la Unión Europea». Por ello, si se aprobase el acuerdo de salida antes del 31 de octubre, los parlamentarios británicos abandonarían la eurocámara de forma inminente y se reduciría el número de escaños. El Parlamento europeo, que se compone de 751 miembros, pasaría a 705 en el momento que se ratificase el pacto en Westminster.

Los 73 asientos de Reino Unido quedarían libres, de los cuales 46 se eliminarían y los 27 restantes se repartirían entre 14 países, en función de su peso económico y demográfico. En ese supuesto, España ganaría cinco escaños pasando de 54 a 59. Francia también se beneficiaría de la salida británica con otros cinco eurodiputados. Países Bajos e Italia obtendrían tres cada uno e Irlanda dos más. Estonia, Croacia, Finlandia, Eslovaquia, Rumania, Polonia, Austria, Dinamarca y Suecia lograrían un escaño cada uno.

Pese al Brexit, el Eurobarómetro muestra que el sentimiento de pertenencia y de solidaridad no se ha debilitado en el seno de la UE. El 66% de los encuestados europeos votaría permanecer en Europa, en España están a favor 7 de cada 10 ciudadanos.

4.

Surgimiento de los populismos

En relación a los populismos de izquierda y de derecha, Francisco Aldecoa señala que el crecimiento de unos y de otros es muy reducido. «El auge de estos partidos está en la inmigración, sobre todo en Hungría. Pero se trata de una competencia de los Estados, no de la UE. Para que se resuelva hay que cederla antes y es aquí precisamente donde radica el problema».

Competencias

Ahora sólo falta saber si la Cámara de Estrasburgo estará a la altura de las circunstancias. Por fortuna, cuenta con los mecanismos y las competencias necesarias para buscar una salida a problemas que parecen endémicos en el seno de la Unión Europea como la crisis de los refugiados. Entre ellas, ejercer, junto con el Consejo Europeo, la función legislativa y presupuestaria e incluso elige al presidente de la Comisión Europea. Pero aún hay más.

1.

Poderes legistativos

En Estrasburgo se celebran doce sesiones anuales. Al Parlamento, junto con los representantes de los gobiernos de los Estados miembros en el Consejo, le corresponde la capacidad de adoptar la legislación en materia de medio ambiente, transporte, mercado interior, empleo y política social, educación, salud pública, protección de los consumidores. El Tratado de Lisboa de 2009 aportó nuevas competencias en materias tan importantes como la agricultura y pesca, política comercial, y seguridad y justicia.

2.

Competencias presupuestarias

El Parlamento y el Consejo deben adoptar el presupuesto anual de la Unión. Le corresponde al Parlamento la función de supervisión de los fondos europeos por parte de la Comisión. Para ser plenamente conscientes de la importancia de esta competencia, sólo hay que recordar que la Unión Europea, a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, otorgó 176,5 millones de euros a Euskadi para el periodo entre 2014 y 2020. El destino de esta ayuda, entre otras, es para el uso de la tecnología y la informática en la comunicación de las empresas, prevención de inundaciones e incendios y la puesta en marcha de un Centro de Fabricación Avanzada Aeronáutica, además de un captador de energía mareomotriz, es decir, la que proviene de las olas.

Además de la cofinanciación de iniciativas a través de fondos europeos, Euskadi lidera otros proyectos como el que dirige el Gobierno vasco, Creadis3 – Smart Creative Districts, que tiene como objetivo impulsar la innovación y el desarrollo económico en torno a las industrias culturales y creativas. Aclima lidera el programa 'Erasmus+ CIR-ECO', cuyo fin es desarrollar una formación con base en la economía circular para profesionales del sector de los electrodomésticos.

La Fundación Hazi, con el proyecto transfronterizo 'LIFE Oreka Mendian' que gestiona la conservación de pastos de montaña, y el Sistema Sanitario Vasco con 'Carewell', una iniciativa sobre la integración de la atención médica en ancianos mediante la coordinación y el uso de la informática entre los profesionales, son otros de los proyectos que realiza Euskadi con la Unión Europea. Además, ha sido reconocido por parte de la Unión como uno de los más influyentes de la última década en investigación e innovación tecnológica para un envejecimiento saludable.

La Unión Europea también asigna fondos para las provincias vascas. En concreto, Bizkaia se llevó 9,3 millones de euros para el desarrollo urbano y sostenible del área de Zorrozaurre en Bilbao. Además, Europa confinancia con el 50% otros proyectos del territorio histórico como el de 'Apoyo a la investigación e innovación en Bizkaia', 'Movilidad responsable: intermodalidad y alternativas sostenibles', 'Proyecto Life+Ordunte sostenible' y diversas actuaciones en el patrimonio histórico cultural. Estas últimas iniciativas tienen una ayuda de 22,4 millones de euros.

3.

Competencias de control

Supervisa las decisiones del Consejo Europeo (jefes de Estado y de Gobierno), el Consejo de la Unión Europea ( ministros de los estados miembros), Comisión Europea, Tribunal de Justicia, Banco Central Europeo, Tribunal de Cuentas, y Defensor del Pueblo.

Organización

Tan importante como las competencias para afrontar los problemas es la organización que permite encararlos con garantías de solucionarlos. Así es, de forma esquemática, la estructura del Parlamento europeo.

1.

El Presidente

Es elegido para un periodo renovable de dos años y medio, lo que supone media legislatura. Supervisa todas las actividades del Parlamento y sus órganos, además de garantizar que se cumpla el reglamento.

2.

Grupos políticos

Existen ocho grupos con un total de 751 europarlamentarios. Los miembros de un grupo deben ser al menos de 25 y representar a más de la cuarta parte de estados de la UE. 'Los no Inscritos' tienen muchas dificultades para convertirse en ponentes de un informe.

3.

Comisiones

Preparan el trabajo del Parlamento en las sesiones plenarias. Los diputados se reparten en comisiones permanentes especializadas. Hay 27 y el número de parlamentarios oscila entre 25 y 73. Se reúnen una o dos veces al mes en Bruselas.

4.

Delegaciones

Mantienen relaciones con los distintos parlamentos de terceros países. Representan a la UE en el exterior y fomentan sus valores de libertad y democracia, respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales y el Estado de Derecho.

Elecciones

Pero nada de esto sería posible sin la celebración de las elecciones que sirven para elegir a los representantes de los países miembros de la UE que llenarán los escaños del Parlamento de Estrasburgo. En esta ocasión, nueve países han asegurado una cuota mínima de mujeres entre los candidatos: en el caso de España las listas electorales requieren un mínimo del 40%. Las diputadas han pasado de sumar un 15,2% del total de representación en la Eurocámara durante la primera legislatura, a un 36,4% de la que ahora acaba.

La participación en España en las elecciones de 2014 fue de 43,8%. En las próximas elecciones, las encuestas apuntan un porcentaje de participación superior al 60%. Aldecoa señala que ahora hay una percepción distinta. «Ha ayudado la salida de la crisis económica, y la iniciativa de la UE frente al Brexit».

Los sondeos de voto realizados por la UE apuntan un fuerte desplome de EPP y S&D, los dos partidos mayoritarios. En el caso del Partido Popular Europeo, Grecia es el único país que aporta escaños a sus filas. El grupo perdería dos delegaciones nacionales de un total de 26 y caería 5 puntos. España es el único país que integraría 4 asientos más a las filas de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D). Las aportaciones de Italia y Alemania al grupo disminuyen de manera notable. Iguala las 28 delegaciones nacionales que ya tenía pero bajaría 5 puntos.

C's y PNV, juntos pero no revueltos

Muchos de los partidos políticos en España concurren en coalición a las elecciones europeas, en este caso los nacionalistas y regionalistas. Al tratarse de un circunscripción única, es fundamental presentarse con otros partidos para lograr el escaño que les lleven a Europa. Pero además, también hay alianzas postelectorales que se han visto en la anterior legislatura y que ya están anunciadas para la que viene.

La más novedosa y que al votante le puede sorprender es la de Ciudadanos y PNV, ambos se presentan por separado en las elecciones pero sus integrantes se irán al grupo parlamentario de ALDE, 'Alianza de Liberales y Demócratas por Europa'. Este grupo lo encabeza el partido francés de Macron.

Además de esta alianza, ya es oficial también la integración del PP en el Partido Popular Europeo, el PSOE en el de los Socialistas europeos, Podemos en el grupo Confederal de la Izquierda Unitaria y Ahora Repúblicas, la candidatura que encabeza Junqueras con miembros de EH Bildu, en Alianza Libre Europea.

VOX aún no ha confirmado dónde se integraría aunque tiene la opción del grupo de Salvini y Le Pen, ENL, 'Europa de las Naciones y las Libertades'. También cabe la posibilidad de que no se inscriba en ninguno como va a hacer la candidatura de Puigdemont, 'Lliures per Europa'.