Por qué leer 'Actitud emprendedora'

Por qué leer 'Actitud emprendedora'

José V. Merino
JOSÉ V. MERINO

Pasión y tesón. Así se subtitula 'Actitud emprendedora', de María Ángeles Chavarría, quien parte de que «ser emprendedor o emprendedora no equivale exclusivamente a tener una empresa». Es, dice, y tiene toda la razón, «mucho más». En suma, es un compendio de «determinación, querer hacer con cierto criterio, actitud», que resulta «apasionante y entregado» y, a la postre, «necesario y útil».

La autora se plantea detectar y despertar el espíritu emprendedor y, al final de cada capítulo, ofrece una serie de sugerencias destinadas, de forma especial, a las edades más tempranas, porque a su juicio la tarea emprendedora va de los 0 a los 100 años.

Hay dos frases que encabezan su trabajo y que dan un poco la idea de por dónde van las cosas. «Si deseas algo y no existe, créalo». Lo dijo Santa Teresa de Jesús. «El mejor momento para plantar un árbol fue hace veinte años. El segundo mejor momento es ahora». En este caso, es un proverbio chino.

Y hay un epílogo estimulante, protagonizado por un buen ramillete de emprendedores que ofrecen logros y consejos. Los hay humildes y los hay muy conocidos, como Amancio Ortega, Henry Ford, Jeff Bezos, la madre de Harry Potter, J. K. Rowling, Juan Roig, Steve Jobs o Walt Disney. Además, y de postre, hay un montón de sentencias con mucha sustancia sobre la cuestión.

Lo dicho, hay que leerlo.