Befesa, líder en el reciclaje de polvos de acería, asienta su presencia en Corea del Sur

Los directivos de Befesa saludan tras la colocación de la primera piedra de la planta coreana./E.C.
Los directivos de Befesa saludan tras la colocación de la primera piedra de la planta coreana. / E.C.

Inicia la construcción de su primera planta de lavado en Asia para aumentar la calidad y pureza del producto final, que tiene gran demanda

José V. Merino
JOSÉ V. MERINO

La empresa vasca Befesa, con sede en Asua y líder del mercado internacional en servicios de reciclaje de polvo de acería y escorias salinas de aluminio, está de enhorabuena. Acaba de protagonizar la ceremonia de colocación de la primera piedra para marcar el inicio de la construcción de su nueva planta de lavado en Pohang, en Corea del Sur. La planta está diseñada para lavar 60.000 toneladas de Óxido Waelz (WOX) al año y aumentará la calidad y pureza de su producto final, altamente demandado por sus clientes. Está previsto que las operaciones comiencen a finales de 2019.

La ciudad de Pohang, con una población de más de 500.000 habitantes, está situada al este del país. Ha experimentado un rápido crecimiento en las últimas décadas, con un fuerte aumento de la presencia de productores de acero en la zona.

Befesa no es un recién llegado a la zona, aunque sí se trata de la primera planta de lavado de la firma en Asia. Desde 2012, ha realizado inversiones estratégicas en Corea del Sur para ampliar sus servicios de reciclaje en el mercado asiático. El desarrollo de su modelo de negocio se ha visto apoyado tanto por la fuerte industria de acero presente en la zona, como por una política medioambiental bien establecida. Befesa tiene una capacidad de reciclaje de polvo de acería de 220.000 toneladas en Corea del Sur y esta nueva planta de lavado complementa en gran medida sus operaciones, lo que le permitirá ofrecer a sus clientes asiáticos un producto de mayor calidad al ser lavado.

En la colocación de la primera piedra participaron Javier Molina, consejero delegado de Befesa, Asier Zarraonandía, vicepresidente del negocio de reciclaje de polvo de acero de la compañía, y Lee Gang Deok, alcalde de Pohang.

Durante el acto, Javier Molina mostró su satisfacción por el «progreso» de la compañía en Corea del Sur. «Estamos comprometidos con esta región y ahora reafirmamos nuestro compromiso de inversión para mejorar los servicios ambientales de la zona».

Befesa cuenta con instalaciones ubicadas en España, Alemania -donde cotiza en la Bolsa de Fránfort-, Suecia, Francia y Reino Unido, además de Turquía y Corea del Sur. A través de sus dos unidades de negocio, los servicios de reciclaje de polvo de acería y los de reciclaje de escorias salinas de aluminio, Befesa gestiona y recicla más de millón y medio de toneladas de residuos anualmente, con una producción de más de 600.000 toneladas de nuevos materiales, que reintroduce en el mercado, reduciendo así el consumo de recursos naturales.

Al término del primer trimestre, Befesa señaló que este año espera aumentar sus beneficios entre un 3% y un 5% gracias a la mejora del precio del zinc y la recuperación del negocio de acero inoxidable. En los tres primeros meses registró 43 millones de euros, un descenso del 3% atribuible al cierre temporal de la planta de Turquía, que reabrirá tras la ampliación en el segundo semestre. Su plan de expansión incluye dos plantas en China, ya en marcha.