Arbeloa: «Vitoria es la mejor opción para mí»

Arbeloa participa en pruebas de triatlón tras dejar el Real Madrid/www.triatlonweb.es
Arbeloa participa en pruebas de triatlón tras dejar el Real Madrid / www.triatlonweb.es

El exfutbolista, ahora embajador del club blanco, se preparará en la capital alavesa para dar el salto a la larga distancia

OLGA JIMÉNEZ

Álvaro Arbeloa (Salamanca, 1983) es uno de los futbolistas españoles que tiene el privilegio de haber participado en la década dorada de La Roja, conquistando el Mundial y las dos Eurocopas. Su madurez futbolística está vinculada a sus siete temporadas consecutivas en el Real Madrid (2009-2016), hasta fichar por el West Ham United donde colgó las botas. Su afición por el triatlón se inició en 2014 con su debut en la prueba olímpica de San Sebastián. Enganchado a este deporte, y bajo el asesoramiento de su entrenador Iván Álvarez, vencedor en las dos ediciones anteriores de la larga distancia en Vitoria, el exfutbolista se estrena en la capital alavesa en distancia half. Llegar a meta por debajo de las cinco horas será el objetivo del embajador del Real Madrid, su actual ocupación.

-¿Desde cuándo le viene esta afición por el triatlón?

-En verano siempre me ha gustado practicar otros deportes, aunque dentro de unos límites siendo profesional del fútbol. Hace cuatro años, cuando aún era futbolista, hice mi primer triatlón olímpico en San Sebastián, un año antes también hice otro en distancia sprint en Zaragoza. Fui probando y aprovechando el tiempo libre de vacaciones haciendo algo que me gustaba mucho. La bici siempre me había atraído, correr, además de hacerlo como obligación en nuestra preparación de fútbol, también me gusta y se me da bien y para la natación me fui preparando. El triatlón me enganchó desde el principio y ahora con más tiempo, retirado del fútbol, tengo esa libertad para entrenar más en serio y afrontar pruebas más largas.

-¿Significa que el cuerpo le ha ido pidiendo más y por eso se atreve con la distancia half en Vitoria por primera vez?

-Eso es. Creo que es un proceso. Se empieza de menos a más, y quien más quien menos sueña con hacer un ironman para dar un pasito más. Yo estoy en el camino. Este año, después de correr la Behobia y hablando con un amigo elegimos hacer el triatlón de Vitoria porque para nosotros era la mejor opción. Es un paso previo para dar el salto a la larga distancia, que es el objetivo. Vamos paso a paso.

-Behobia, Triatlon Vitoria, ¿tiene algún vínculo especial con Euskadi?

-Para mí es la comunidad autónoma que tiene mayor tradición y pasión por el deporte. Cada vez que he competido en el País Vasco he vivido un ambiente muy especial y me han tratado con mucho cariño. Fíjate que cuando hice el triatlón en San Sebastián hace cuatro años aún era jugador del Real Madrid y pensé que quizás la gente me podía señalar por todas las pasiones y odios que despierta el fútbol, pero todo lo contrario. La gente me recibió con mucho cariño y estoy muy agradecido por el trato exquisito. Por eso, cuando vimos la opción de Vitoria y las buenas experiencias que me han contado muchos amigos, no lo dudé. Además, me está ayudando con los entrenamientos Iván Álvarez, ganador de las dos últimas ediciones. Por muchas razones, Vitoria era la opción única y más adecuada para mí para estrenarme en un half.

-Tras años de profesional del fútbol con mucha presión dentro y fuera, ¿le ha liberado poder practicar otro deporte?

-Muchos otros exdeportistas de otras modalidades se acercan al triatlón, al igual que futbolistas. Muchos vienen de correr y otros como profesionales de la bicicleta. Cuando llegas del fútbol, no dominas ninguna de las disciplinas y se te hace duro. A mí me gustó mucho entrenar y he comprobado que el triatlón es un deporte muy exigente y que para poder mejorar tienes que tener mucha disciplina. Este año me lo he tomado con calma, he estado entrenando y veremos el resultado. Estoy ahora en el proceso de coger el ritmo. Cuando acabas de jugar profesionalmente durante muchos años necesitas vivir el deporte de otra manera, sin tanta presión.

-¿Su gen competitivo le arrastrará a tomárselo más en serio a medio plazo?

-(Risas). Está claro que no voy a pasearme. Intentaré competir a mi nivel y tener objetivos. A mí me gusta entrenar para acabar cansado y tener esa sensación de que no puedes más. El triatlón te lo da. Voy a Vitoria consciente del nivel que tengo, pero seguro de que después de llegar a meta no podré dar tres pasos más porque quiero exprimirme al máximo. Me gustaría bajar de las cinco horas. Lo que más me cuesta es nadar, así que ahí tengo mi mayor hándicap porque a nivel mental, me cuesta. La bici me gusta, pero hay que dedicarle muchas horas y lo mejor para mí es correr.

Papel de España

-¿El Ironman de Hawai planea entre sus aspiraciones futuras?

-¡Claro! ¿A quién no le gustaría? Lo que pasa es que son ya palabras mayores. Hay que dedicarle muchísimo tiempo, y no sé si estoy en ese momento de mi vida. Puede ser que algún día entre dentro de mis metas altas. Sería un sueño.

-Se retiró hace un año y ahora vive el fútbol desde otro ámbito como embajador del Real Madrid. ¿En qué consiste esa labor?

-Los primeros meses tras la retirada me costó ubicarme porque pierdes la rutina que hacías durante muchos años. Con el triatlón intento entrenar todos los días y desde diciembre estoy en esa labor de embajador del Real Madrid que consiste en representar al club desde diferentes ámbitos. Por ejemplo, si la Fundación del club abre una escuela en Argentina, voy. Hace poco estuve en Australia porque se abrió el primer museo itinerante en Melbourne o la presentación de la gira de pretemporada que se hará en Miami. Estoy trabajando también en Real Madrid TV. En definitiva, es representar a la entidad en las diferentes áreas que tiene. Estoy disfrutando muchísimo.

-Como hombre de fútbol e integrante de la época dorada de La Roja, casi es obligado preguntarle por el Mundial y la eliminación de España.

-Sabía que me ibas a preguntar sobre ello, pero como soy embajador del Real Madrid, las preguntas relativas al fútbol no puedo contestar. Solo puede decirte que ha sido una pena la eliminación de España y que a todos nos hubiese gustado que hubiesen ido un poco mejor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos