Novedad

Jaime Mata, obrero del gol a coste cero

Jaime Mata, el lunes en la Ciudad del Fútbol /@sefutbol
Jaime Mata, el lunes en la Ciudad del Fútbol / @sefutbol

El delantero del Getafe, por quien nunca se ha pagado un traspaso, es una de las novedades de la selección y vive un sueño a sus 30 años

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

«Es uno de los delanteros que en mejor estado está y no sólo por los goles. Actitud, cualidades técnicas... Juega en una posición en la que creo que influyen el estado de ánimo y la situación actual. Le veo mucho potencial y capacidad de mejora». Son palabras de Luis Enrique sobre Jaime Mata, que vive el mejor momento de su carrera y está disfrutando del éxito en la élite tras años de trabajo duro en el que parecía que el fútbol profesional iba a pasar de largo.

La presencia de Jaime Mata en la selección es una señal de esperanza para todos esos jugadores que han pasado por el fútbol modesto con la ilusión de poder llegar a lo más alto. La suya ha sido una carrera llena de obstáculos. «Ves el largo camino que he tenido que recorrer y eso hace que esté disfrutando estos días con la selección a tope», cuenta un jugador que arrancó su carrera cerca de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Cuando allí se entrenaba la campeona de Europa antes del Mundial de Sudáfrica Jaime Mata estaba en Tres Cantos, club que se había fusionado con el mítico Pegaso madrileño.

Vivió los impagos en Tercera, en plena crisis, y la plantilla tomó iniciativas diversas para llamar la atención. Una fue bajarse los pantalones como señal de protesta antes de un partido o posar en el vestuario de La Foresta mostrando el número de cuenta del club, por si alguien podía ayudarles. «Vino la prensa y todo el mundo supo lo que estaba pasando en el mundo del fútbol. Era una época dura por la crisis. Muchos presidentes de clubes venían del mundo de la construcción y hubo impagos. Yo era joven y no cobraba casi nada al ser del pueblo, pero tuve suerte de que me pillase en casa de mis padres», recuerda el delantero madrileño.

Desde entonces nueve veces ha cambiado de club desde 2010 y nunca hubo un traspaso. S iempre llegó a su nuevo destino a coste cero. Algo muy diferente a lo que han vivido sus compañeros de ataque en la selección, como Rodrigo Moreno o Álvaro Morata, que suma más de 100 millones en sus traspasos.

Sin pasar por cantera mediática

Comenzó un peregrinar en clubes de Madrid (Rayo B, Socuéllamos y Móstoles) pero sin perder la cabeza, siendo consciente de que vivir del fútbol era una quimera. Tras dejar Derecho optó por hacer dos grados (Administración y Finanzas primero y Comercio Internacional después) de Formación Profesional. Los sueldos en Tercera y Segunda B daban para vivir al día, pero a los 25 años tomó la decisión de apostar para saber si valía para el fútbol o debía empezar a trabajar en otro sector. Se fue a Lleida solo, lejos de su familia, a un histórico que llegó a estar en Primera que podía ser su escaparate para dar el salto al fútbol profesional.

Hasta los 26 años no llegó al fútbol profesional tras vivir impagos en Tercera en los años de la crisis

Anotó 34 goles en 82 partidos, rozando el ascenso, y a sus 26 años fichó por el Girona de Pablo Machín, donde rozó el ascenso. De allí pasó a otro Segunda, el Valladolid, donde explotó el segundo año (tras uno inicial de sólo cinco goles tras compartir delantera con Raúl de Tomás), dejando a todo el mundo con la boca abierta. Marcó 35 goles en un ejercicio que le sirvieron para atar un contrato con el Getafe, cerca de casa, a principios de 2018... semanas antes del ascenso de los pucelanos en el 'play-off', en el que anotó dos tantos.

No ha notado el salto final a Primera. Sus 13 goles en Liga (lleva otros dos en Copa) le convierten en el Zarra como mejor artillero español, y suma seis asistencias en un Getafe que está peleando por la Champions. Pese a su buen rendimiento muchos no se esperaban que Luis Enrique fuese a apostar por un delantero de 30 años. Algunos otros incluso se confundían al ver el J. Mata en uno de los muñecos que usó Luis Enrique para dar la lista. «Muchas gracias a tod@s por los mensajes... pero no soy yo, ¡es Jaime Mata! Enhorabuena crack, que lo disfrutes!», escribió en sus redes sociales Juan Mata, un habitual en las listas hasta 2017.

El lunes, antes de su gran día, Jaime fue a la peluquería. No quería desentonar aunque después lo que se ha encontrado le ha sorprendido. «El ambiente en la selección es fabuloso. Los compañeros me han felicitado. El trato es muy cercano. Es un lujazo estar aquí. Ni en el mejor de los sueños pensaba que pudiera llegar a la selección. Estoy muy contento por haber llegado hasta aquí. Sólo quiero disfrutar con la absoluta. No he venido a pasar el rato. Quiero aprovechar la oportunidad», avisa.

El viernes, tras ser convocado con la selección
El viernes, tras ser convocado con la selección / EFE

Alternativo, como Vetusta Morla

Su padre Carlos reconoce que su hijo «está como en una nube». Los que mejor le conocen dicen que es humilde, con los pies en el suelo y hombre de principios. Que mantiene los amigos de toda la vida. Algunos de ellos también están disfrutando del reconocimiento público tras años de trabajo en la sombra, como algunos miembros de Vetusta Morla, que también tienen un pasado futbolístico, como Guillermo, guitarrista, o Jorge, percusionista de una banda indie que ha completado una exitosa gira con su último álbum, 'Mismo sitio, distinto lugar'.

Desde 2010 cambió hasta 9 veces de equipo pero en todas las ocasiones llegó con la carta de libertad

«La gracia es no buscar una meta, no buscar llegar a nada. Pensar que donde estás es lo máximo y disfrutarlo». Llegados a este punto, no hay vértigo alguno. «He estado con muchos entrenadores, cada uno con su estilo, y siempre me he adaptado. Luis Enrique me ha dicho que esté tranquilo, que he llegado por méritos propios. Así que a disfrutar y a pelear», insiste Jaime Mata. Y lo tiene claro: «Si debuto contra Noruega y marco un gol, me vuelvo loco. Me vuelvo loco».