Polémica en la Premier

«En ningún momento quise desobedecer a Sarri», se justifica Kepa

Kepa, en el momento en el que se niega a ser sustituido. /AGENCIAS
Kepa, en el momento en el que se niega a ser sustituido. / AGENCIAS

El portero del Chelsea y ex del Athletic achaca, al igual que su entrenador, la surrealista situación vivida el domingo en la final de la Copa de la Liga a un «malentendido»

Iñaki Juez
IÑAKI JUEZ

Sus aspavientos sobre el césped han dado la vuelta al mundo. Kepa Arrizabalaga se convirtió, a su pesar, en el gran protagonista de la final de la Carabao Cup (Copa de la Liga), disputada este domingo entre su equipo, el Chelsea, y el Manchester City de Pep Guardiola. Tras su insólita negativa a abandonar el campo, el exportero del Athletic tuvo que salir del paso horas después de incidente para asegurar que «en ningún momento quise desobedecer a Sarri». El técnico italiano, nada más terminar el partido, atribuyó la airada y surrealista reacción del guardameta a un «gran malentendido» en un intento de quitar hierro al asunto.

El caso es que el gesto de Kepa ha puesto en duda en el entorno del club británico el liderazgo de Maurizio Sarri en la plantilla. De hecho, la actitud del guardameta, de tan solo 24 años, parece la confirmación de que el técnico italiano ha perdido el control del vestuario. Estas sospechas y el hecho de que los resultados deportivos de los Blues en las últimas jornadas no están acompañando al equipo ha puesto en el disparadero la continuidad de su puesto.

Consciente de que había prendido fuego al vestuario con su gesto de rebeldía, el guardameta vizcaíno trató, a través de un comunicado publicado en las redes sociales, de apagar el incendio. O por lo menos intentarlo. «En ningún momento ha sido mi intención desobedecer al técnico o ninguna de sus decisiones. Creo que todo ha sido un malentendido a altas pulsaciones y en el tramo final de un partido por el título«, ha asegurado el portero dando por zanjado el asunto.

La jugada que desencadenó la polémica imagen se produjo a tres minutos para llegar a los penaltis con 0-0 en el marcador, una tanda en la que se impuso el Manchester City (4-3). Kepa logra ataja un peligroso un disparo del delantero argentino Sergio Agüero, pero queda tendido en el suelo, aparentemente con un problema muscular. El portero es atendido por los servicios médicos del Chelsea, al tiempo que Sarri pide al arquero suplente, el veterano argentino Willy Caballero, de 37 años, que se disponga a ingresar en la cancha.

Pero una vez recuperado, Kepa dice a su banquillo que se encuentra bien y que puede continuar jugando. A pesar de ello, Sarri le da indicaciones de que abandone el campo. En ese momento comenzó una secuencia insólita que duró más de dos minutos: Sarri y su segundo Gianfranco Zola pidiendo desde la banda al de Ondarroa que se retire, mientras el arquero se negaba con gestos ostensibles a abandonar la cancha.

Escena surrealista

Y durante ese tiempo, Caballero, vestido de corto, en la zona de cambios esperando a que se realizase una sustitución que al final no se llevó a cabo, provocando que un Sarri encorelizado comenzara a hacer aspavientos: casi se arranca la sudadera e hizo amago con marcharse a los vestuarios. «Creí que tenía un problema y que necesitábamos un cambio. No lo descubrí (que Kepa no estaba lesionado) hasta que el médico me lo dijo en el banquillo unos minutos después», señaló el técnico tras el partido.

La versión de Kepa coincidió con la del míster: «El entrenador ha pensado que no estaba en buenas condiciones de seguir ayudando al equipo, mientras el cuerpo médico que me había atendido llegaba al banquillo y daba el mensaje«. «Sólo quería volver a tranquilizarme», respondió Sarri, que cuando fue preguntado si Kepa había desobedecido sus órdenes. Y añadía: «Tengo que hablar con él pero solo para clarificar la situación porque es ahora cuando lo entiendo todo bien«, concluyó.

Eso sí, la escena surrealista vivida en Wembley llamó la atención incluso de sus rivales. «Nunca había visto nada igual», dijo el capitán del City Vincent Kompany. «Desearía poder hacerlo yo mismo cuando no quiero que me cambien», añadió con sorna. Por su parte, el legendario jugador del Chelsea John Terry, ahora comentarista de televisión, instó a Sarri a resolver de inmediato la situación. «Será interesante ver si Kepa juega el próximo partido. Si estuviera en el vestuario, esperaría a que entrara el entrenador y lo tratara de resolver de inmediato«, aconsejó. La respuesta llegará dentro de tres días, el miércoles, cuando el Chelsea reciba en Stamford Bridge al Tottenham.