Un sorteo amenaza el Mundial 28 años después

Iniesta y Bernardo Silva, durante el Portugal-España./REUTERS
Iniesta y Bernardo Silva, durante el Portugal-España. / REUTERS

Holanda e Irlanda decidieron sus posiciones de grupo en la primera fase del Mundial del 90 mediante un sorteo, lo cual determinó su desarrollo en la competición

COLPISAMadrid

Alrededor de las diez de la noche de este lunes deberían conocerse los dos primeros emparejamientos de octavos de final del Mundial de Rusia. Sin embargo, esto no es seguro. España y Portugal lideran el Grupo B empatadas a todo, salvo a tarjetas amarillas, donde los españoles cuentan con una menos, lo que les hace estar por delante. Pero si después de la noche del lunes, España y Portugal logran el mismo resultado y los primeros ven una tarjeta amarilla más que los lusos, el empate sería total. Un empate que se resolvería en un sorteo a las once de la noche de este lunes, que decidiría quién queda por delante. Esta solución, que puede parecer una forma un poco simple de decidir el futuro de dos selecciones, ocurrió una vez en la historia de la Copa del Mundo.

Italia, 1990. Final de la primera ronda del Mundial. En aquella ocasión, la distribución de los equipos era un poco diferente. 24 selecciones, seis grupos, donde las dos primeras de cada uno, y las cuatro mejores terceras lograban el pase a octavos de final. En casi todos los grupos, los dos primeros estaban claros, pero en el F la cosa se complicó.

De los seis partidos que se jugaron en ese grupo, cinco terminaron en empate. Una victoria de Inglaterra ante Egipto hizo que los británicos terminasen como líderes, mientras que en segunda posición, Holanda y Irlanda empataron a tres puntos. Pero ese no era el único elemento en el que estaban igualados. En diferencia de goles, goles a favor, y resultado entre ellos, los tres criterios de desempate de la época, estaban también empatados. En aquel tiempo no se tenía en cuenta el fairplay, por lo que se decidió quién quedaba por delante de la manera más simple posible: por sorteo.

La suerte sonrió a Irlanda, que fue segunda, mientras que Holanda acabó tercera, aunque pudo pasar a octavos como una de las mejores terceras. Sin embargo, ese fue el único beneficio que lograron los holandeses con el mencionado sorteo, porque su cruce de octavos fue contra Alemania Federal, que terminaría siendo campeona, y que venció a los tulipanes por 2-1. Irlanda, por su parte, tuvo doble suerte. No solo le sonrió el sorteo, si no que se encontró en octavos con una selección asequible, Rumania, a la que venció en penaltis. En cuartos, Italia puso fin al sueño irlandés, que firmaba su primera participación en un Mundial. La diferencia de rivales entre Irlanda y Holanda, por un simple sorteo, fue muy grande.

28 años después la historia puede repetirse. Varios equipos pueden terminar teniendo que acudir a este mencionado sorteo, como España y Portugal, o Inglaterra y Bélgica. En el caso de los españoles y de los lusos, el sorteo sería determinante para el futuro de las selecciones en el mundial: quedar primero asegura ir por un lado más fácil del cuadro.

Más inforación

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos