Tres 'brasileños' en España, más que en ningún torneo

Diego Costa, durante el entrenamiento de este lunes en Krasnodar. /Reuters
Diego Costa, durante el entrenamiento de este lunes en Krasnodar. / Reuters

Diego Costa, Rodrigo y Thiago pudieron jugar con 'la caraninha' pero prefirieron participar con La Roja

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial a Krasnodar

Sólo siete selecciones de las 32 que participan en el Mundial pueden decir que tienen una plantilla únicamente con futbolistas nacidos en suelo patrio. En un mundo tan globalizado lo más normal es justo lo contrario. Por ejemplo, Suiza que tiene siete nacionalizados: Granit Xhaka (Albania), Xherdan Shaqiri (nacido Serbia y de origen kosovar), Yvon Mvogo, François Moubandje y Breel Embolo (Camerún), Johan Djourou (Costa de Marfil) y por último Gelson Fernandes (Cabo Verde).

España es un buen ejemplo de ese cambio de tendencia, ya que Julen Lopetegui ha citado a Diego Costa, Rodrigo Moreno y Thiago Alcántara para el torneo mundialista si bien los tres pudieron haber elegido Brasil para disputar la cita. El primero, el punta del Atlético, llegó a jugar con la absoluta 'cararinha' dos amistosos antes del anterior torneo en 2014. A esa cita no pudo acudir, por lesión, Thiago Alcántara, que había elegido España y no el país de su padre, Mazinho, como su hermano Rafinha. La misma decisión que el mediocentro del Bayern tomó su 'primo' Rodrigo, que ya ganó torneos con La Roja en las distintas categorías inferiores. Sólo en el Mundial de 1962, España tuvo más 'extranjeros' en sus filas: Alfredo Di Stéfano (Argentina), Santamaría (Uruguay), Eulogio Martínez (Paraguay) y Ferenc Puskas (Hungría).

Otros que también pudieron jugar con los brasileños son, por ejemplo, Pepe (que lo hace con Portugal tras su paso por el Oporto), Mario Figueira Fernandes (con Rusia),

En el primer rival de España está Raphaël Guerreiro, del Borussia Dortmund, nacido en Francia por el origen de su madre pero que optó por el país de su padre... con el que ganó la Euro en París ante Francia. Ahí juega Samuel Umtiti, nacido en Camerún antes de que sus padres se mudaran a Lyon cuando era muy pequeño. Incluso más temprano llegó a Dinamarca el jugador del Celta Pione Sisto tras nacer en Uganda, de donde emigró por la guerra de Sudán del Sur.

Por contra en Marruecos, rival de España en el grupo B, finalmente no podrá participar como era su deseo Munir, ya que debutó en un encuentro oficial ante Macedonia en 2014 con España. En Marruecos juegan dos 'españoles': Achraf Hakimi, de 19 años, lateral derecho madridista nacido en la capital y el otro Munir, el portero del Numancia nacido en Melilla. Con el equipo magrebí también estarán Nordin Amrabat, delantero del Leganés -que estuvo a punto de formar parte del equipo olímpico holandés en Pekín 2008-, y su hermano menor Sofian que se suman a Mehdi Carcela-González (ex del Granada), que es hijo de español y de marroquí y defiende al país de su madre, después de haber sido dos veces internacional con Bélgica tras su paso por el Standard.

En Irán la defensa de la selección española se las verá con Saman Ghoddos, que actuó en dos amistosos con la absoluta de Suecia antes de alistarse con el cuadro farsí. Keita Baldé, gerundense del Mónaco tras brillar en la Lazio, será la referencia de Senegal, el país de sus padres y no el suyo de origen.

Once ideal de nacionalizados (sin españoles)

Portero
: Mouez Hassen (Túnez)
Defensas
: Kalidou Koulibaly (Senegal), Mehdi Benatia (Marruecos) y Leon Balogun (Nigeria)
Centrocampistas
: Amine Harit (Marruecos), Granit Xhaka (Suiza), Naïm Sliti (Túnez), Pione Sisto (Dinamarca) y Raphaël Guerreiro (Portugal)
Delanteros
: Keita Baldé (Senegal) y Daniel Arzani (Australia)

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos