«La victoria es un aliciente más para seguir pensando en mantenernos»

Igor Núñez y Ekaitz Molina, tras el triunfo de la 'Cultu' ante el Langreo. /F. Romero
Igor Núñez y Ekaitz Molina, tras el triunfo de la 'Cultu' ante el Langreo. / F. Romero

Igor Núñez destaca de su equipo que «nunca hemos bajados los brazos» y afirma que van a seguir « empujando en este sueño que tenemos de mantener la categoría»

FERNANDO ROMERODurango

Diez partidos. Treinta puntos. Todo un mundo lo que queda todavía por disputarse, y unas matemáticas a las que se aferran en la Cultural de Durango para mantener vivas las esperanzas de conseguir la permanencia este curso. Tras el triunfo ante el Langreo del pasado fin de semana, la zona de salvación queda a 11 puntos, una distancia importante pero no insalvable. Porque si algo ha demostrado el conjunto blanquiazul jornada tras jornada es que no se rinde en ningún momento, por más golpes y sinsabores que acumule en su camino. Otro arreón como el ya vivido en aquel 'noviembre dulce' podría servir para cumplir el objetivo.

El carácter luchador y el espíritu combativo que, unidos al particular modo de entender el fútbol de los de Tabira, se convierten en sus mejores armas para afrontar este tramo final de la competición. «Si algo nos ha caracterizado es que no hemos bajado los brazos, no hemos cambiado el estilo ni la idea y siempre hemos sido fieles a una identidad que nos ha traído hasta aquí», destaca Igor Núñez. Una propuesta diferente, valiente, ejecutada por un grupo joven sin experiencia en una categoría tan dura como la Segunda B y reconocida por quienes se han enfrentado a ellos. Pero que, sin embargo, no ha tenido en la mayoría de las ocasiones el botín merecido en forma de puntos. «La forma en la que estos jugadores se enfrentan a esta categoría» es uno de los aspectos que siempre ensalza el míster. «Eso lo que hace es afianzar esta identidad, que es la que nos tiene que seguir empujando para intentar mantenernos», añade.

La falta de acierto ha sido una constante que ha penalizado a la Cultural durante todo el curso. Con solo 19 dianas a favor, es el segundo peor atacante del grupo, tan solo por detrás de la Gimnástica, que tiene 15. Aunque el cuadro cántabro los tiene mejor rentabilizados, puesto que aventaja en 4 puntos a los vizcaínos. Tres nombres propios copan los tantos durangarras: Ekain Zenitagoia, Ekaitz Molina e Iker Amorrortu, autor del golazo que dio la victoria ante el Langreo. Cinco para cada uno. Jurgi, Abasolo, Alberdi y Galarza se reparten el resto. «Hemos tenido muy mala suerte tanto de cara a la portería contraria como en situaciones defensivas, que nos costaba muy caro», admite el técnico durangarra, para quien «todo el castigo que estábamos sufriendo en todas estas semanas en las que hemos hecho méritos más que suficientes para puntuar de tres en tres» era tan excesivo como inmerecido.

La victoria del pasado sábado supuso el final de una muy negativa dinámica de 12 jornadas sin conocer la victoria. Y se produjo, curiosamente, en circunstancias idénticas al primer triunfo del curso, cosechado allá por el mes de octubre ante el Sporting B. Tanto el filial rojiblanco como la UP Langreo, equipos asturianos los dos, llegaron a Tabira después de ganar al Racing de Santander en el partido precedente. Y ambos acabaron hincando la rodilla ante los vizcaínos. «Qué más asturianos ganen al Racing...» bromea Núñez, que califica el triunfo del fin de semana como «un aliciente más para seguir pensando en mantenernos».

La próxima jornada, la Cultural de Durango se mide precisamente al segundo equipo sportinguista, «un rival que nos trae buenos recuerdos porque es el primero al que ganamos esta temporada», señala el técnico de Llodio. «Iremos allí igual que hemos ido a cualquier campo: a disputar el partido, a ganar, a dar la cara, a no escondernos y a ser honestos con nuestro juego». De lo que nadie puede dudar es de que la Cultural va a seguir «empujando en este sueño que tenemos de mantener la categoría» hasta el final.