Un punto agridulce

Un punto agridulce
F. Romero

Los durangarras logran un empate que deja las cosas prácticamente como estaban en su lucha por la permanencia

FERNANDO ROMERODurango

La Cultural de Durango no ha podido pasar del empate a un gol en el duelo directo que les enfrentaba al CD Vitoria en Tabira. Un encuentro en el que los de Igor Núñez no pudieron desplegar su habitual juego facilidad ante un rival que apostó por el otro fútbol y que se encontró con un gol sin haber rematado a portería. Un tanto anotado por Ekain Zenitagoia desde campo rival sobre su propia portería, que sorprendió a propios y a extraños. En la segunda mitad, los durangarras salieron mejor y lograron la igualada, por medio del propio Ekain. Pero el punto sabe a muy poco, a tenor de la necesidad del conjunto blanquiazul. Este empate deja las cosas prácticamente como estaban, con la Cultural colista, con 17 puntos, y una jornada menos para tratar de buscar la salvación.

El partido arrancó con tibieza, con los dos equipos guardándose demasiado respeto, tratando de asentar sus posiciones sobre el terreno de juego. De eso mismo, juego, costó ver durante muchos minutos, con la Cultural de Durango dando sensación de nerviosismo y un Vitoria que tampoco arriesgaba demasiado. Así las cosas, la única acción de cierto peligro que ofreció el encuentro en su primer tramo fue un disparo lejano de Jaime, ajustado al palo pero sin demasiada fuerza, y que Peio se encargó de desviar a saque de esquina.

1 Cultural Durango

Peio, Javi Alonso, Ibon (Amorrortu, 60'), Txapu, Aranda, Iparra, Unai (Zuazo, 60'), Ekaitz, Pradera, Ekain y Alberdi (Unzueta, 72').

1 CD Vitoria

Areitio, Brani, Camus, José, Malón, Atienza, Luis (Ángel, 60'), Txaber, Xesc (Ríos, 75'), Obieta y Jaime (Alain, 68').

goles:
0-1, m. 20: Ekain (p.p.); 1-1, Ekain, 77.
árbitro:
Cueto Amigo (colegio castellano-leonés). Amonestó a los locales Txapu, Ekaitz y Pradera, y los visitantes Malón, Xesc y Alain.
incidencias:
Tabira, 650 espectadores.

Mediado este primer periodo, se produjo la acción del tanto para los de Fagoaga. En una jugada en el círculo central, con balón en poder de los de Tabira, Ekain lanzó una cesión bombeada sobre su propia portería. El cuero rebotó delante del guardameta, que no llegó a despejar con la cabeza, y acabó dentro de la propia meta durangarra. Una acción realmente inverosímil que dejó helada a la grada blanquiazul a pesar de lo agradable de la tarde.

Le costó reponerse a una Cultural de Durango que durante todo el primer periodo no fue capaz de desplegar su habitual juego combinativo. El filial del Eibar, mientras, iba a arreones, buscando de forma más vertical el área vizcaína. Al filo de la media hora, un centro chut con mucha intención desde al costado izquierdo estuvo a punto de colarse en la meta defendida por Peio, que llegó a despejar con ciertos apuros.

La respuesta de los durangarras llegó casi acto seguido, con una de las pocas buenas acciones colectivas que conectaron en la primera mitad. Saliendo bien desde atrás, el balón le llegó a Pradera, que condujo y logró sacar un centro raso que Beñat remató en semifallo cuando estaba en buena posición para marcar. Aranda se animó un par de minutos más tarde con un disparo casi desde tres cuartos de campo, pero el lanzamiento, raso, no llevó peligro sobre el arco defendido por un muy tranquilo Markel Areitio. Antes del descanso, el Vitoria pudo hacer daño de nuevo tras perdida de los de Igor Núñez en el centro del campo. Luis penetró por banda zurda y buscó área, pero Aranda frenó bien su internada.

Tras el paso por vestuarios, la Cultural de Durango salió con aires renovados, mucho más reconocible en su juego. Apenas iniciado este segundo periodo, tras buena jugada en la que movieron el balón de un lado a otro del campo, Javi Alonso puso un centro chut que acabó en saque de esquina. En el córner, el propio Alonso estuvo a punto de sorprender con un envío muy cerrado que no acabó en gol olímpico por muy poco.

Tras una fase en la que el balón no tenía un dominador claro, los de Igor Nuñez comenzaron a encontrarse mejor sobre el césped, llegando cada vez con más asiduidad al área del filial armero. En el 70', una falta peinada por Pradera en el área llevó peligro, pero faltó el remate. Un minuto después, Molina llegó a perforar la red vitoriana, pero el colegiado anuló de forma correcta su gol por fuera de juego. Un par de lances más tarde, Ekain Zenitagoia pudo resarcirse la acción de la primera mitad anotando el tanto del empate en el 77'. En una jugada sin demasiado peligro aparente, el balón quedó muerto en el área, una situación que el ariete no perdonó, golpeando con potencia ante la salida de Areitio y marchando a recoger con rapidez el balón del fondo de la portería, casi sin celebrarlo.

Tras la igualada, el encuentro se convirtió en un correcalles en el que los dos equipos buscaron la victoria y en el que ambos tuvieron sus opciones. Obieta perdonó en el área prácticamente solo ante Peio, que sacó a relucir sus reflejos poco después para despejar otro disparo de Txaber. Amorrortu, con el tiempo casi cumplido, disparó potente y con mucha intención desde la frontal, pero el balón se estrelló en la madera. Igual que el zapatazo de Camus ya en tiempo de descuento.