«Jugando así, las tornas van a cambiar», proclama Abasolo

Abasolo festeja con Pradera el tanto anotado en su reaparición ante el 'Sanse'. /F. Romero
Abasolo festeja con Pradera el tanto anotado en su reaparición ante el 'Sanse'. / F. Romero

El delantero blanquiazul va recuperando protagonismo poco a poco después de ocho meses fuera de los terrenos de juego por lesión

FERNANDO ROMERODurango

El gol está siendo la asignatura pendiente a lo largo de esta temporada para una Cultural de Durango que lucha por salir desde lo más bajo de la clasificación. Una circunstancia agudizada en las últimas semanas, con solo dos tantos en las últimas ocho jornadas. Un lastre para un equipo batallador, que genera ocasiones pero no termina de convertirlas. Para ayudar en esta tarea, Igor Núñez cuenta de nuevo con un 'refuerzo' esperado, el ariete Adrián Abasolo. Recuperado ya de la lesión que le ha tenido casi ocho meses fuera de los terrenos de juego, el durangarra va ganando poco a poco protagonismo mientras recupera el tono adecuado para estar al mismo nivel que sus compañeros. Ganas de aportar, desde luego, no le faltan.

- Por fin vuelve a jugar, después de tanto tiempo.

- Sí, gracias a Dios, después de la avería que tuve, vuelvo a jugar. Tenía ya un 'mono' de la pera. Afortunadamente, cada vez los dolores son menores y se me hincha menos la rodilla. Lo importante es volver al campo y que esté bien la rodilla.

- ¿Todavía le queda alguna secuela?

- Tuve una luxación de rótula y un edema óseo que me ha dado mucha guerra. Parece que ha quedado todo bien. Aunque, lógicamente, la rodilla se resiente un poco después de tanto tiempo parado. No se puede estar al mismo nivel que los compañeros, que esos no paran. Hay veces que se inflama un poquito. Pero estoy mejor de lo que pensaba que iba a estar.

- Le toca hacer su particular pretemporada, por tanto.

- Eso es. Y estoy con muchas ganas de ir cogiendo forma física. Esto no es volver y estar como el mejor. Hay que coger confianza, tono muscular… pero todo eso se suple con la actitud y las ganas de hacer las cosas bien. Eso da un plus. No tenía tanto mono de jugar al fútbol desde hacía años.

- Ante la falta de fichajes en el mercado invernal, usted y Unai Ariz, que también vuelve tras otra larga lesión, son los refuerzos de la Cultural.

- Sí, justo el otro día se comentaba eso. Y es nuestra intención que así sea. Vamos a intentar aportar un poco de frescura y de esas ganas que tenemos. Volvemos como si fuéramos niños después de tanto tiempo sin jugar, con ese plus de energía para ayudar al equipo.

- ¿Cómo se vive desde la grada la situación del equipo?

- Muy mal. Y más viendo que toda ayuda de cualquiera de nosotros al equipo le viene bien. Se lleva mal porque desde que era juvenil, que estuve en 2ªB con el equipo, nunca había vuelto a jugar en la categoría con la 'Cultu'. Y este es un año especial, con el centenario… el año pasado logramos el ascenso jugando bien al fútbol, con un grupo humano que es más una familia que compañeros. Son un cúmulo de cosas que hacen que este año sea especial… y empezarlo en la grada cuesta. Se pasa muy mal.

- Siendo delantero como es, la falta de acierto será una cuestión que le preocupe.

- Estamos haciendo todo para hacer goles, eso es indudable. El equipo tiene calidad de sobra para hacerlos. Si le haces un resumen a alguien que no haya visto los partidos, seguramente no se lo creerá. Hemos tenido muy mala suerte. Algo más nos hará falta seguramente, pero el juego y las oportunidades, las tenemos. Pero queda mucho y el equipo está con fuerza.

- Poco a poco, va entrando en el equipo, y además con goles. Marcó en su estreno en Copa Federación y también lo hizo en su 'redebut' en Liga

- Si, llevo 45 minutos jugados y dos goles, la media sale muy buena. Si siguiera con ella, no estaría mal. Siempre intentas ayudar con goles, que nos están faltando un poco. Creo que haré goles este año.

- Harán falta para sacar al equipo de la dinámica en la que está inmerso...

- Queda mucho todavía, casi una vuelta entera. Son muchos puntos, y más para los que estamos ahí abajo. Vendrá la racha positiva, estoy convencido. Estamos dominando muchos partidos, estamos creando ocasiones, pero nos está faltando ese punto de fortuna. Estamos jugando bien al futbol, proponiendo lo mismo que el año pasado pero en una categoría superior. Que es algo que pocos equipos proponen en todas las ligas. Y lo hacemos bien. Creo que el fútbol es muy caprichoso, y los goles más. Igual ahora empezamos a marcar y en cuatro partidos metemos doce.

- ¿Cómo vive el vestuario este momento delicado?

- No estamos desanimados, ni mucho menos. Nos estamos llevando unos palos sin merecerlo… no hay ningún partido que nos hayan ganado por goleada o pasándonos por encima. Hemos peleado todos los partidos, hemos tenido oportunidades para ganar en todos… El otro día tuvimos la mala suerte un error humano que nos cuesta un gol. Y luego hacemos media docena de ocasiones y una va al palo, otra te sacan en la línea… Somos conscientes, y como digo, no hay caras largas ni nada por el estilo, de que jugando así las tornas van cambiar.

El equipo está convencido de que vamos a sacar esto. Que no nos dé por muertos nadie. Porque una cosa es lo que pueda verse reflejado en la clasificación, pero otra distinta son las sensaciones, que en este caso no tienen nada que ver. El equipo siente que hace las cosas bien, que a los más grandes les cuesta ganarnos… estamos con ganas y convencidos de que vamos a salir de aquí.

- Hablando de partidos con mala suerte, este fin de semana juegan contra el Izarra, un rival del que se guarda mal recuerdo del choque de Tabira, precisamente por esa falta de acierto.

- Fue un partido para golearles en el primer tiempo. Estos partidos, ya no solo por el mero hecho de poder ganar de forma clara, sino por la confianza que te dan, son importantes. Para un equipo que va abajo y que le cuesta hacer gol… En ese partido, si hubiéramos metido la mitad de las que tuvimos, hubiera sido un cambio en la confianza. Pero el que perdona, lo acaba pagando.

- ¿Hay ganas de 'venganza'?

- Yo tengo todas conmigo de que vamos a ganar allí. Es un rival prácticamente directo, al que se le puede hacer mucho daño. Ganar fuera de casa es importante, por cómo afrontas después los siguientes encuentros. Puede haber un punto de inflexión. Si ganamos, podemos cambiar hacia bien. Todos tenemos muchas ganas de acabar con esta racha y volvernos con tres puntitos importantes.

 

Fotos

Vídeos