Escaso rédito ante los equipos punteros

Errasti atrapa un balón por alto en el partido en El Sardinero. /Daniel Pedriza
Errasti atrapa un balón por alto en el partido en El Sardinero. / Daniel Pedriza

La Cultural apenas ha podido sumar dos puntos en sus enfrentamientos ante los seis equipos que lideran la competición

FERNANDO ROMERODurango

Enfrentarse al líder del grupo, el todopoderoso Racing de Santander, es siempre un reto mayúsculo y motivador para cualquier equipo. No lo será menos para una Cultural de Durango que se aferra a las matemáticas para afrontar este último tercio de liga. Y más que en los fríos números, los blanquiazules creen en sus sensaciones. Esas que les dicen que están haciendo las cosas bien pero -dichoso pero-, que no terminan de ir como deberían. Ese punto de mira desviado del que adolecen a lo largo de todo el curso les mantiene condenados en el farolillo rojo. La pasada jornada, al menos, lograron empatar y salir de la espiral de la derrotas en la que estaban inmersos. Este fin de semana, ante los de Iván Ania, el propósito es claro: dar la sorpresa, sumar tres muy valiosos puntos y recortar distancias sobre quienes les preceden.

El lleno en Tabira está más que asegurado, y no solo por el buen número de aficionados racinguistas que les suelen acompañar en sus desplazamientos. La afición durangarra está con el equipo, y confían en que la situación se podrá revertir. En el choque de la primera vuelta, la Cultural plantó cara a los cántabros en El Sardinero. Fieles a su estilo, trataron de quitarle la pelota al Racing. No siempre lo consiguieron, pero sí que mantuvieron a raya a los verdiblancos hasta el tramo final. Solo tras la expulsión de 'Txapu' Infante, el cuadro santanderino pudo batirles, con el partido ya agonizando.

Ante los equipos punteros del grupo, los de Igor Núñez han dado la cara, pero casi todos esos encuentros tienen un denominador común. Durante la primera vuelta, los blanquiazules han hincado la rodilla casi siempre que se han medido a uno de los equipos que comandan la tabla. Además de los cántabros, que se terminaron imponiendo por 2-0, Mirandés, Barakaldo y Oviedo B han derrotado a los de Tabira. Los rojillos golearon por 1-4 en la cuarta jornada, dando muestras de su efectividad goleadora. Los fabriles ganaron por su resultado fetiche durante la primera vuelta: 0-1 en una acción de enorme calidad y que decidió un derbi muy abierto. Y el filial azulón venció con autoridad en El Requexón por 3-1, tras el parón navideño. Aunque hay dos honrosas excepciones. La UD Logroñés no pudo pasar del 0-0 en el partido que dio el pistoletazo de salida a la competición. Idéntico resultado al que se produjo en el derbi de Sarriena.

Un total de dos puntos sobre dieciocho posibles que, si se tienen en cuenta los dos encuentros ante los rivales 'top' que se han disputado en lo que llevamos de segunda vuelta, se agrava un poco más. La Cultural ha devuelto ya la visita a Mirandés y UD Logroñés, y en ambos casos acabó perdiendo por 1-0. Lo positivo, la buena imagen ofrecida en esos encuentros. Esas sensaciones a las que se aferran en Durango y que les hacen confiar que el cambio de rumbo está por llegar. Y quién sabe si ese punto de inflexión puede producirse este mismo sábado, ante el todopoderoso Racing.