La Cultural arrolla al Bilbao Athletic

La Cultural arrolla al Bilbao Athletic
Maika Salguero

Los durangarras enlazan su cuarta victoria en cinco partidos a costa de los cachorros, que prolongan su mala racha lejos de Lezama

FERNANDO ROMERODurango

El derbi de Tabira se quedó en casa. La Cultural de Durango venció con merecimiento en el encuentro ante el Bilbao Athletic, que pudo salir goleado en la segunda mitad de haber tenido los locales algo más de acierto. Con la de este sábado, los del duranguesado confirman su trayectoria ascendente y enlazan cuatro victorias en los últimos cinco choques. Con 29 puntos, ven aún más factible la permanencia. Los de Solabarrieta, mermados durante toda la segunda mitad por la expulsión de Areso justo antes del descanso, no encontraron la forma de frenar el empuje de los de Igor Núñez y se desquiciaron en batallas individuales y protestas al colegiado. Este nuevo tropiezo lejos de Lezama les complica un poco más la batalla por entrar en el play-off de ascenso.

El encuentro arrancó tibio, sin demasiado ritmo. El Bilbao Athletic trataba de llevar la manija del juego y la Cultural aguardaba muy ordenada en su campo. Unos primeros compases de respeto, que se vieron alterados de forma repentina en el primer lanzamiento a puerta del encuentro. A los doce minutos, en un saque de esquina para los cachorros, y tras un rebote en el corazón del área, apareció Villalibre solo en segundo para cazar el cuero y enviarlo al fondo de la meta defendida por Errasti. Decimonoveno tanto para el ariete de Gernika, que sigue mejorando sus números a cada jornada que pasa.

3 Cultural Durango

Errasti, Aranda, Jagoba, Galarza, Txapu, Iparra, Amorrortu, Ekaitz (Zuazo, 76'), Pradera, Ekain (Javi Alonso, 84') y Unai (Ibon, 73').

2 Bilbao Athletic

Etxebarria, Areso, Rojo (Muñoz, 64'), Murua, Vivian, Vencedor, Larrazabal, Nolaskoain, Villalibre, Vicente (Córdoba, 74') y Benito (Sancet, 46').

goles
0-1, m. 12: Villalibre; 1-1, m. 29: Pradera; 2-1, m. 53: Ekain; 3-1, m. 60: Ekaitz; 3-2, m. 90+: Villalibre.
árbitro
Manuel Pozueta Rodríguez (comité cántabro).Mostró amarillas a los locales Unai Ariz, Iparraguirre y Pradera, y a los visitantes Vicente, Sancet y Vivian. Expulsó por doble amonestación al rojiblanco Areso.
incidencias
750 espectadores en Tabira. La Cultural de Durango estrenó en este partido la camiseta del centenario.

Ese gol le dio un nuevo aire al encuentro. La Cultural reaccionó haciéndose con los mandos y buscando el área rojiblanca. Apenas un par de lances después de encajar, los de Igor Núñez reclamaron un posible penalti sobre Ekain, pero el colegiado decretó falta al borde del área. En el libre directo, Amorrortu buscó con mucha intención el palo del portero, pero el balón se le marchó a escasos centímetros de la madera. El propio Iker, cedido en Durango desde Lezama, tuvo en sus botas el empate en el 19'. Tras una muy buena acción de Pradera, que remontó línea de fondo para servir el balón atrás, el habilidoso delantero blanquiazul envío la pelota fuera, de nuevo rozando el poste.

El Bilbao Athletic se acercó poco al área durangarra durante la primera mitad, pero cada vez que lo hizo dio sensación de peligro. Mediado el primer periodo, Villalibre fue capaz de ganar en la pugna a dos defensores locales para sacarse un disparo mordido que no encontró puerta por poco. Las acometidas de la Cultural tuvieron su premio antes de la media hora. De nuevo Mikel Pradera, en acción individual, se marchó de su defensor en tres cuartos de campo para plantarse en la frontal del área, driblar ante la salida de Etxebarria y marcar a placer el tanto del empate.

A partir de ahí, el ritmo bajó de nuevo y el choque se equilibró. Villalibre, una vez más, estuvo muy cerca de marcar tras una falta que botó Vencedor, pero el testarazo del de Gernika, libre de marca en punto de penalti, se marchó desviado por muy poco. Antes del descanso, el Bilbao Athletic se quedó con un jugador menos tras ver Areso su segunda amarilla en un lance con Unai Ariz, una acción muy protestada por los de Lezama y que resultaría decisiva para el desarrollo del resto del derbi.

Tras el descanso, el Bilbao Athletic movió ficha para recomponer sus filas, con la entrada de Sancet, que va ganando minutos de competición poco a poco, en lugar de Benito. En el arranque del segundo periodo, un par de rápidos lances sobre cada portería que bien pudieron haber movido el marcador, pero no fue así. La Cultural, con uno más, supo explotar los espacios que dejó el filial de Lezama. Así generó multitud de llegadas a lo largo de todo el segundo periodo. En una de ellas, llegó el segundo tanto blanquiazul. Ekain estuvo muy vivo para meter la pierna por dos veces y anticipar tanto al defensor como al portero para terminar enviando el balón mansamente a la red.

Ese tanto hizo mucho daño al Bilbao Athletic, que acusó el golpe. Los durangarras, mientras, se crecieron y siguieron buscando con ahínco el área rojiblanca. En una gran acción a la contra, llegaría el tercero para los de Igor Núñez. Pradera, que batalló de forma incansable contra la zaga, protegió y dejó el balón para Ekain, quien la puso en segundo palo para la incorporación del capitán Ekaitz Molina, sin oposición para remachar. Con el 3-1, fueron los locales los que siguieron controlando con mucha comodidad el encuentro ante un Bilbao Athletic que funcionó a arreones.

Iñigo Vicente estuvo a punto de sorprender en el 65' con un disparo desde más allá del centro del campo. Errasti evitó a tiempo lo que hubiera sido un golazo del de Derio, metiendo la manopla junto a la escuadra. En el salto, chocó contra el poste y tuvo que ser atendido, aunque se recuperó sin mayores consecuencias. Prueba de ello fue la gran intervención que hizo apenas un minuto después en un barullo dentro del área, evitando el segundo de los de Solabarrieta, en la grada por sanción.

La Cultural tuvo en sus botas varias acciones para haber ampliado su ventaja. Iker Amorrortu protagonizó las más claras. En el 85', fue el meta Etxebarria el que le ganó en el mano a mano, y en el 89' no controló bien en segundo palo cuando estaba totalmente solo. Su disparo, forzado, se le marchó arriba. Con el tiempo ya cumplido, el colegiado decretó un penalti para los rojiblancos. Villalibre fue el encargado de lanzar y anotar desde el los once metros, para colocar en su casillero el gol número 20 de la temporada y maquillar el marcador.