«El castigo ha sido excesivo», afirma Núñez

El Correo

El técnico blanquiazul lamenta haber sumado solo un punto «porque creo que solo hemos puesto fútbol nosotros y merecíamos un poquito mas»

FERNANDO ROMERO

El técnico Igor Núñez se mostraba poco satisfecho con el empate a un gol cosechado por su equipo en el duelo directo ante el CD Vitoria, un encuentro que se les puso cuesta arriba de nuevo demasiado pronto. En esta ocasión, además, con el agravante de haber protagonizado la que probablemente acción más desafortunada de la temporada, con el autogol de Ekaitz desde línea de medios. «Es la fatalidad al cuadrado. Que de una cesión de medio campo, te metas un gol en propia puerta… Parece que si se lo cuentas a a alguien, no te va a creer. Le cuentas cómo ha sucedido y te va a decir que no puede ser», relataba el técnico blanquiazul. «Pero nos ha vuelto a pasar, nos ha vuelto a poner el partido cuesta arriba. Sobreponernos a situaciones emocionales complicadas se está convirtiendo en un hábito. Ya nos gustaría ponernos por delante en el marcador alguna vez», aseveraba con pesadumbre. «Parece que semana tras semanas, nos van ocurriendo cosas extrañas que condicionan los partidos, y en este caso ha sido meternos un gol desde el medio campo», añadía.

«Creo que lo importante es siempre dar la cara. Y ser honestos con el juego y con lo que nosotros proponemos. En ningún caso nosotros nos cerramos a tener el balón, a construir desde atrás, a tener acciones ofensivas que nos den ventajas... y eso a veces tiene premio y a veces no. Creo que hoy el castigo ha sido excesivo porque creo que solo hemos puesto futbol nosotros en el campo y merecíamos un poquito mas», proclamaba Núñez.

Durante la primera mitad, a la Cultural le costó poder enlazar su habitual juego ante un Vitoria que concedió pocos espacios y defendía con contundencia. «En la interacción de los dos estilos, hay un punto en el que cuando un equipo de sus características se pone por delante, interrumpe mucho el juego, y eso hace que no tengas continuidad y que se atasque un poco el partido. Pero lo fundamental es que nosotros, independientemente de eso, acabamos buscando la portería contraria constantemente», explicaba el míster durangarra.

Ya en la segunda mitad, los de Tabira han estado mejor, con más posesión y facilidad para combinar gracias a que «nos han dado más campo, hemos tenido más facilidad para el inicio». «Nos hemos vaciado buscando opciones para lograr el empate lo antes posible. Éste ha llegado faltando un cuarto de hora. Y a partir de ahí hemos seguido siendo ambiciosos, buscando la portería contraria. Y eso implicaba dejar espacios atrás. En alguna nos han podido pillar, pero gracias a la actitud de los jugadores, hemos sido capaces de neutralizar esas acciones», detallaba.

Ese último cuarto de hora se convirtió en un correcalles en el que pudo pasar absolutamente de todo, con los dos equipos buscando una victoria que paliara su delicada situación clasificatoria. «Ha habido varios palos, situaciones ofensivas que podían haber cambiado el sentido del marcador, pero en este caso no ha sido así», apuntaba Igor Núñez. «Una vez que se te pone el partido en contra, hay que jugar cuesta arriba durante tantísimos minutos, y es complicado. Al final consigues empatar, y te vas con un sabor de boca menos amargo».