Choque de alto voltaje en Lezama

Choque de alto voltaje en Lezama
Fernando Gómez

Los fabriles defienden su cuarta plaza ante un filial rojiblanco que apura sus opciones de poder colarse en el playoff

J. BELTRÁN / P. OLAZABAL

Esta jornada 33 depara un derbi de convulsión en Lezama (18:00h), con el cuarto clasificado, el Barakaldo, bajo el gobierno de Aitor Larrazabal, y un Bilbao Athletic pujante en casa que apura además sus últimas posibilidades matemáticas del playoff de ascenso. En la factoría rojiblanca se verán las caras el segundo mejor ataque frente a la tercera mejor defensa del grupo, el segundo conjunto con mejores registros como local ante el tercer equipo que mejores resultados cosecha a domicilio. Todo apunta a que se vivirá un derbi de gran intensidad, donde puede ocurrir cualquier cosa.

El Bilbao Athletic ha anotado esta temporada 56 goles, unos números que solo supera el Racing de Santander (61). Aitor Larrazabal destaca un dato más: «Entre Villalibre y Larrazabal suman 29 goles, casi la misma cifra que el Barakaldo al completo». Los rojiblancos tendrán delante un equipo caracterizado por su solidez defensiva. los gualdinegros solo ha encajado 26 tantos, lo que les refrenda como el tercer mejor equipo en este aspecto.

Con la expulsión de Jesús Areso en el derbi de Tabira y la lesión de Jon Sillero, los dos laterales derechos específicos del Bilbao Athletic están fuera de combate. Javier Murua tiene muchas papeletas para ocupar ese puesto ante los fabriles. Aritz Solabarrieta, solvente en casa (seis victorias y dos empates ante Sanse y Racing) afronta el último cartucho ante el cuarto clasificado. Les separan diez puntos a falta de seis jornadas para colarse en un playoff de ascenso factible para los gualdinegros y empinado para los cachorros tras ser noqueados por la Cultural de Durango en la anterior estación. Aunque los de Lezama se aferran a sus buenos números en casa. Como anfitrión, el filial rojiblanco solo ha sido derrotado en una ocasión, ha firmado las tablas en otros cuatro encuentros y ha vencido en once ocasiones.

El exleón y técnico del Barakaldo, Aitor Larrazabal, exdirector deportivo además del Athletic, conoce al dedillo a los cachorros, entre ellos su hijo Gaizka, que ha entrenado esta semana en el primer equipo por la lesión de Ibai Gómez, y en proceso de renovación de su contrato con el club de Ibaigane. Además de Sillero y Areso, Gorka Pérez ha sufrido un rosario de lesiones cuando era un fijo en el eje de la zaga y es también baja, lo mismo que Baqué, que se recupera de una lesión de ligamentos cruzados, y Seguín.

«Todo pasa por marcar en Lezama, porque es difícil salir de allí con algo positivo si no has hecho gol», destaca el preparador gualdinegro. Larrazabal considera que será «un partido entretenido, donde la posesión la tendrá el Bilbao Athletic, con un rival enfrente que dejará pocos espacios». A pesar de lo atractivo que resulta el choque, el de Loiu recalca que «es un partido importante, pero para mí no es más importante que el del domingo pasado contra el Real Unión».

Un Barakaldo con mucho mérito, robusto y en la brecha pese a carecer de fichajes en el pasado mes de enero, que ha recuperado a Víctor Villacañas, resueltos sus molestias de pubis. Son bajas Xabi Galán, Manel Royo y el central Álvaro Arencibia, que ha abandonado el club de manera precipitada por una lesión lumbar que le obliga a pasar por el quirófano.