El césped de Lasesarre, un quebradero de cabeza para el Barakaldo

El césped de Lasesarre está en mal estado./MIREYA LÓPEZ
El césped de Lasesarre está en mal estado. / MIREYA LÓPEZ

El mal estado del terreno de juego vuelve a repetirse una campaña más y el Consistorio lo achaca a una infección por hongos

PERU OLAZABAL

El césped de Lasesarre continúa siendo un quebradero de cabeza para el Barakaldo. Una temporada más el mal estado del verde vuelve a ser objeto de crítica y preocupación tanto por parte del club como de los socios y aficionados. En el arranque de la campaña pasada, la hierba ya se mostraba muy deteriorada con enormes calvas en ambas porterías y en la zona más cercana a la tribuna este. Los problemas continúan.

En los dos primeros partidos disputados en el feudo fabril, ante Unionistas e Izarra, se han hecho palpables las condiciones actuales del terreno de juego, con más puntos despoblados de hierba. El recinto deportivo es de propiedad municipal y, por lo tanto, el cuidado de la superficie se le encomienda al Instituto Municipal del Deporte de Barakaldo. Desde este organismo afirmaron ayer a este periódico que «el césped de Lasesarre está afectado por hongos, por lo que en las últimas semanas se ha realizado un tratamiento fungicida para intentar pararlos».

El pasado curso el malestar del club baracaldés fue evidente. El entonces técnico, Aitor Larrazabal, no dudaba en expresar su total disconformidad con un «estado lamentable» del terreno de juego que impedía la fluidez del juego y que podía ser peligroso por las lesiones que pudiera ocasionar. El excapitán del Athletic fue claro y admitió que, en esas condiciones, no era un campo a la altura de un club de Segunda B. Esta campaña, tanto Hernán Pérez, el nuevo entrenador del equipo fabril, como el director deportivo, Iñaki Zurimendi, han vuelto a criticar las condiciones del tepe, tachándolo de «deplorable». «Desde el club se está haciendo todo lo posible, se está dedicando un gran esfuerzo en tiempo en intentar que la empresa esté a la altura», declaró Zurimendi. «El año pasado, Aitor Larrazabal casi no toca el campo, a cambio de no entrenar en las mejores condiciones porque se entrenó en el campo de hierba artificial de Zuazo, que es muy pequeño. Este año prácticamente tampoco se ha tocado –el equipo entrena en la remozada Ciudad Deportiva de San Vicente–, se han sacado dos amistosos fuera como son los del Basconia y los de la Real Sociedad B, que se jugaron en Artunduaga y en Sondika», apuntó el dirigente gualdinegro. Además, las condiciones del campo no son propicias para el estilo de juego que propone Hernán Pérez, quien puntualiza que el estado del campo es «lamentable». «Confiamos en que cada uno en su parcela haga bien su trabajo», suspiró el preparador asturiano.

Obras previstas

El césped de Lasesarre no se cambia desde 2003, cuando se inauguró el campo. En aquel momento, la empresa encargada de llevar a cabo las labores de mantenimiento fue Cengoitia, hasta que el verano pasado concluyó el contrato entre esta entidad y el Ayuntamiento de Barakaldo. Fue entonces cuando se responsabilizó a la compañía Grupo Disport de la manutención del tepe del estadio del Barakaldo, una empresa con una oferta mucho más económica que la anterior. Desde ese momento, comenzaron los problemas.

Fuentes municipales informaron que, ante la infección por hongos, se está realizando, en las últimas semanas, «un tratamiento fungicida». Asimismo, anuncian que se ha llevado a cabo «una resiembra en el terreno para que vuelva a estar el campo verde» y también sostienen que «se han instalado nuevos tepes en las áreas de las porterías para subsanar las deficiencias en esas zonas del terreno». Cabe recordar que el Consistorio fabril trabaja en un plan de renovación del campo de Lasesarre, en el que se prevé una partida de 1,89 millones de euros. El Ayuntamiento actuará tanto en la cubierta como en el drenaje y en el propio césped.