Semifinales | Vuelta

¿Qué pasó en el cuarto gol del Liverpool al Barcelona?

El balón sacado por Alexander-Arnold antes de ser rematado por Origi./Movistar
El balón sacado por Alexander-Arnold antes de ser rematado por Origi. / Movistar

El tanto de Origi que dejó fuera de la final de la Champions al Barcelona pilló despistada a toda la defensa azulgrana

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

El cuarto gol del Liverpool que certificó su pase a la final de la Liga de Campeones y la eliminación del Barcelona ya es parte de la historia negra del conjunto azulgrana y de la épica del Liverpool. Una jugada que tuvo dos protagonistas: Trent Alexander-Arnold y Divock Origi. El primero, aficionado a la ajedrez, firmó una jugada de estrategia que sorprendió a todos menos al delantero de los 'red', que firmó su segundo gol en la Champions y de paso sacó el billete a la final y los colores a los jugadores del Barcelona.

La jugada fue tan rápida que pilló por sorpresa a todos, futbolistas, aficionados y la realización del partido. El propio Alexander-Arnold explicó cómo se gestó la jugada que significó el 4-0 del Liverpool. «Dejé el balón en el saque de esquina, vi el espacio y que Origi se encontraba solo. Saqué lo más rápido que pude para que la jugada finalizara en gol. Fue algo del momento, algo instintivo», reconoció en los micrófonos de Fox Sports. Parece sencillo pero la picardía del futbolista del Liverpool pilló desprevenido a todo el equipo del Barcelona que parecía estar pensando en otra cosa. «En el cuarto gol parecíamos juveniles», lamentaba Luis Suárez tras el choque.

La eliminatoria estaba empatada en el minuto 78 cuando el Liverpool forzó un córner. El balón, tras salir por la línea de fondo, rebota en la publicidad estática cercana al terreno de juego y regresa al césped, donde mientras los jugadores del Barcelona hablan entre ellos, se animan y buscan posicionarse para el lanzamiento del saque de esquina, Origi manda el balón fuera para que su compañero saque el córner. Mientras, Arnold-Alexander, con otro balón junto al banderín dejado por un recogepelotas, parece retrasar el saque de esquina, pero viendo que la defensa del Barça no está bien posicionada para defender el córner, decide anticiparse y sacar rápido, antes incluso de que el especialista en sacar los córners del Liverpool, Shaqiri, llegue a su posición.

«¡Wow! Vi la pelota entrar y no tenía ni idea de quien había sacado el córner y quien había marcado. Fue demasiado rápido para mí» JÜRgen Klopp

Origi, que tras mandar fuera el balón mira a su compañero, intuye que Alexander-Arnold va a lanzar el córner y se adelanta a todos los jugadores del Barcelona que, incomprensiblemente, siguen despistados y sin mirar el balón que está en el saque de esquina. Jordi Alba, el más cercano al córner y el que provocó el saque de esquina, está de espaldas al balón regresando al centro del área. Ter Stegen aplaude a sus compañeros intentado darles ánimos y colocar a la defensa antes del lanzamiento. Sergi Roberto, el más cercano a Origi, también está de espaldas al balón por lo que no ve salir el esférico de las botas del futbolista 'red'. Arthur y Luis Suárez parecen protestar algo pero sin reaccionar al saque de esquina de Alexander-Arnold.

En el centro del área, Semedo, Sergio Busquets, Clement Lenglet y Rakitic están de espaldas a su portero esperando la llegada de los rematadores del Liverpool y apenas se enteran de lo que pasa detrás de ellos. El único que reacciona es Gerard Piqué, pero tarde. El central ve salir el balón, pero cuando intenta taponar el remate de Origi poco puede hacer. El delantero 'red' marcó casi a placer el definitivo 4-0 que supuso el delirio de Anfield y la eliminación del Barça en la Champions.

Y si en el campo apenas se enteraron, salvo los dos protagonistas de la jugada, desde los banquillos tampoco se vio claro. «Me ha sorprendido, a mí y a todo el mundo. Ha sido increíble y nos ha sacado de la eliminatoria», lamentaba Ernesto Valverde. «Supongo que ellos han sacado rápido y no nos han dejado tiempo a colocarnos. No he visto claramente la jugada porque cuando he visto el balón ya estaba dentro», añadió. Una situación similar le pasó a Jürgen Klopp, técnico del Liverpool, que fue más expresivo para contar cómo vivió el gol. «¡Wow! Vi la pelota entrar y no tenía ni idea de quien había sacado el córner y quien había marcado. Fue demasiado rápido para mí. Ahora lo acabo de ver y es simplemente increíble e inteligente».

Tampoco se entendió desde el palco, donde lo vio Josep Maria Bartomeu, presidente del Barcelona. «No tiene explicación. Despiste, sorpresa... No lo sé», dijo con cara de estupor y decepción.«Todos recordarán ese momento», sentenció Trent Alexander-Arnold.

Más información