Fútbol internacional

La Copa América, un bálsamo para Messi, James y Coutinho

Messi, durante el partido que midió a Argentina con Nicaragua el pasado 7 de junio. /Andrés Larrovere (Afp)
Messi, durante el partido que midió a Argentina con Nicaragua el pasado 7 de junio. / Andrés Larrovere (Afp)

El argentino tratará de resarcirse del mal cierre de temporada con el Barça, mientras que el colombiano y el brasileño necesitan reivindicarse después de sus deslucidas actuaciones durante la última campaña

MAURICIO ARBILLA (COLPISA / AFP)RÍO DE JANEIRO

Con un atribulado Neymar fuera por lesión, Messi, Luis Suárez, Alexis Sánchez, James Rodríguez y Philippe Coutinho ven a la Copa América de Brasil 2019, que se inicia este viernes, como un bálsamo para sanar heridas tras una decepcionante temporada europea.

Neymar confiaba en ganar ante su público la Copa América y por ello se fue a Brasil días antes de la fecha prevista, para prepararse a conciencia y por fin poder levantar el trofeo de selecciones más antiguo del mundo.

El paulista, que no pasó de cuartos de final en las dos Copas América que disputó (Argentina 2011 y Chile 2015) y que busca desesperadamante ganar un torneo grande con la Canarinha tras los fiascos de los Mundiales de Brasil 2014 y Rusia 2018, se lesionó el tobillo derecho el pasado miércoles en un amistoso contra Catar y quedó fuera del torneo. Pera además está inmerso en un torbellino judicial por la denuncia de violación de parte de una mujer y por haber difundido imágenes íntimas de su acusadora, que le habrían agregado una gran presión en caso de tener que jugar la Copa.

«Quiero terminar mi carrera habiendo ganado algo con la selección o intentarlo todas las veces posibles», declaró Lionel Messi de cara a la Copa América de Brasil. Será en el país en el que sufrió la mayor frustración de su carrera -la final perdida ante Alemania en el Mundial de 2014- donde buscará acabar con su obsesión y la de todos los argentinos: ganar un título con la Albiceleste, con la que jugó cuatro Mundiales y cuatro Copas América y nunca pudo consagrarse campeón.

Messi viene de ganar por sexta vez la Bota de Oro como máximo goleador europeo -el primer jugador de la historia en lograrlo- y su décima Liga de España con el Barcelona. Todo parecía ir sobre ruedas para el rosarino, pero la temporada europea terminó siendo una pesadilla, con la memorable remontada del Liverpool en semifinales de la Liga de Campeones, que derrotó al Barça por 4-0 en Anfield tras perder 3-0 en el Camp Nou, y con la derrota ante el Valencia en la final de la Copa del Rey.

Y si para Messi fue una pesadilla, peor lo ha sido para Luis Suárez y ni que hablar de Philippe Coutinho. El uruguayo, que ya lleva cuatro años sin poder marcar un tanto de visitante en Champions, comenzó a sentir el fastidio de la afición culé cuando se operó de una rodilla y no pudo disputar la final de la Copa del Rey. Los hinchas criticaron el hecho de que faltara al choque con el Valencia y sí estuviese listo para jugar con Uruguay la Copa América.

Redención

Coutinho por su parte ya parece tener los días contados en el Barcelona, tras una temporada aciaga en la que nunca terminó de levantar cabeza y en la que ha sido silbado y criticado en el propio Camp Nou. El talentoso volante brasileño es uno de los jugadores que el Barça ha colocado en el mercado y la Copa América le viene como anillo al dedo para intentar relanzar su carrera.

Coutinho, durante el partido que midió a Brasil con Honduras el 9 de junio.
Coutinho, durante el partido que midió a Brasil con Honduras el 9 de junio. / Sebastião Moreira (Efe)

También James y Alexis ven en la Copa América la posibilidad de relanzar sus carreras tras su decepcionante temporada en el Bayern de Múnich y el Manchester United, respectivamente.

El talentoso zurdo colombiano de 27 años vuelve al país donde se consagró máximo goleador del Mundial de 2014 dispuesto a reivindicarse. Su continuidad en el Bayern de Múnich fue el tema favorito de la prensa alemana durante semanas. El miércoles pasado el club bávaro sentenció su marcha tras dos años de altibajos. Siete lesiones en 24 meses y una relación cambiante con el entrenador Niko Kovac le condenaron.

Alexis Sánchez, por su parte, que nunca estuvo a la altura esperada en el Manchester United desde que llegó procedente del Arsenal en 2018, parece tener los días contados con los 'diablos rojos'. Su futuro podría estar en Italia, donde comenzó su carrera europea en el Udinese y luego la Juventus, y la Copa América le llega en el momento justo.

A diferencia de su compadre en la 'generación dorada' del fútbol chileno, Arturo Vidal, que se ganó un lugar en el Barcelona a base de esfuerzo y entrega -fue uno de los pocos que se salvó de las críticas-, Alexis buscará en Brasil volver a ser aquel 'Niño maravilla' que llevó a Chile a ganar las dos últimas ediciones de Copa América y relanzar su carrera.