El campo de regatas también es para ellas

Este domingo se celebró el último test de pretemporada en aguas de Lekeitio. / PEDRO URRESTI

Este fin de semana arranca una nueva temporada, en la que cumple una década la competición femenina. Lo hará en plena explosión del remo en Euskadi, con 13 clubes con su trainera entre la Liga Euskotren y la ETE, junto a un sinfín de bogadoras

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Ellas siempre habían estado ahí, a lo lejos, divisando las paladas y analizando las ciabogas. Testigos de todo, que ahora han pasado a ser principales protagonistas. Y es que el remo femenino en Euskadi no para de avanzar, como la propia marea que impulsa las olas, en un viaje, en su caso sin retroceso, que ellas mismas se han encargado de hacer aún más grande. Un deporte más que tradicional en el que las mujeres han tomado el remo con fuerza. Ya venían compitiendo asiduamente en trainerillas y bateles, pero su mirada estaba puesta, principalmente en Bizkaia, en las traineras, embarcación reina dentro del remo de banco fijo, que desde el pasado año posee una competición propia en femenino con dos categorías (Liga Euskotren y Liga ETE) y con una destacada y cada vez más importante presencia de mujeres.

En Gipuzkoa la relación de las féminas con las traineras viene de muy atrás. Con varias de ellas sin descanso en los últimos años en la máxima categoría, Orio se presenta este año como el principal rival a batir, las favoritas a ganarlo todo. Ayer mismo se hicieron con el último test de pretemporada en Lekeitio y tratarán de aprovechar la renuncia de San Juan a remar en la Liga Euskotren. Las de Koxtape, ganadoras de los últimas ligas y banderas de La Concha, han sufrido una fuga de un gran número de remeras, por lo que han decidido bajar un peldaño y sumarse a la Emakumeen Traineru Elkartea, en la que habrá un total de once equipos en liza. Arrancarán este fin de semana en Pasaia. Hasta el 29 de junio no hará lo propio la competición superior, en este caso en aguas cántabras, en Astillero, con cuatro rivales, todas guipuzcoanas.

El amarillo de Orio, principal favorita de la Liga Euskotren, volvió a triunfar en Lekeitio.
El amarillo de Orio, principal favorita de la Liga Euskotren, volvió a triunfar en Lekeitio. / PEDRO URRESTI

Todo ello cuando se cumple justo una década de la puesta en marcha de la primera liga femenina. En ella tomaron parte cuatro escuadras: Galicia, Cantabria, Gipuzkoa y Bizkaia. Y es que antes era común ver más estas selecciones provinciales o autonómicas, antes de que los equipos fueran reuniendo las fichas necesarias para salir en solitario. Por aquel entonces gobernaba en Euskadi Juan José Ibarretxe, quien llegó a decir que hasta ese momento las mujeres habían sido «testigos mudos de los éxitos» de los demás, pero que en adelante las féminas serían también «las encargadas de escribir las nuevas páginas de la historia», considerando una «injusticia» tratarlas de forma diferente por hacer las mismas cosas que los hombres.

Deusto en 2016

Las guipuzcoanas pisaron el acelerador y mientras ya varios de sus clubes veían surcar las aguas a sus propias embarcaciones, Bizkaia se tenía que conformar con un único bote representativo, que no salió todos los años. Hubo alguna intentona de cambiar esta situación, pero hasta 2016 no se puso sobre la mesa un proyecto sólido con visos de permanecer en el tiempo, como fue el caso de Deusto. «En el club siempre ha habido chicas remando pero nunca se había alcanzado un número tan grande como para competir en trainera. Se dio la circunstancia de que vinieron varias más y se tomó la decisión», asegura Fernando Beperet, quien se mantiene al mando desde entonces de la parcela técnica.

En ese momento para competir tenían que unirse a la liga federativa guipuzcoana. Lo hicieron, y lograron clasificarse para pelear por la bandera de La Concha, cuando muy pocos apostaban por ellas. «Es cuestión de tiempo que el remo femenino en Bizkaia se vaya poniendo más a la par. En 2018 fue el décimo año que se remaban en La Concha y allí ya tienen mucho nombre tanto Orio como San Juan o Zumaia», afirma el preparador de Deusto, que se alegra de que cada vez más chicas se interesen por este deporte. «Cuando sacamos la trainera a pasear por la ría la gente se suele parar a verlas. Eso y la visibilidad que se le está dando hace que tenga mucha más demanda«.

«Es cuestión de tiempo que el remo vizcaíno se vaya poniendo más a la par del guipuzcoano» fernando beperet - deusto

El club bilbaíno se verá las caras en el agua una vez más con Kaiku, conjunto para el que este año será el segundo con equipo femenino. Un proyecto que nació de la mano de Lutxo Flores. «Siempre se había intentado sacar pero por lo que fuera nunca se había terminado de dar el paso. En 2018 vinieron otras remeras de otros clubes y nos liamos la manta a la cabeza», explica el entrenador. «Se han ido dando poco a poco pasos adelante, compitiendo en los campos de regatas como los chicos, y en línea, que antes la mayoría, salvo las citas de Euskotren, eran a contrarreloj, lo que no era nada atractivo ni para ellas ni para la gente«.

Kaiku preparándose en un entrenamiento. / PEDRO URRESTI

Un auge en Bizkaia que ha hecho que, como apunta el preparador del conjunto sestaoarra, las chicas «se fidelicen más con los clubes y todo vaya para arriba». Antes el panorama era bien distinto y muchas de las que optaban por practicar este deporte a un nivel más allá del amateur, terminaban haciendo las maletas rumbo a Gipuzkoa. Ese fue el camino que tomó precisamente Zuriñe San Martín. «Yo empecé hace 5 años después de practicar otros deportes, abandonándolos por motivo de lesión. El remo siempre me había llamado la atención porque soy de Zierbena y tengo el club de allí al lado de casa. Un día bajé a probar y me gustó tanto que me metí de lleno, sin saber que era tan sufrido. Luego ya dije 'donde me he metido', pero se le coge rápido el gusto. La exigencia y la competición te hace querer más y seguir. Me fui fuera pero cuando arrancó Kaiku me llamaron y me vine».

«Un día probé y me gustó tanto que me metí de lleno, sin saber que era tan sufrido. La exigencia y la competición te hace querer más y seguir» zuriñe san martín - kaiku

Después de un año solo como remera en Kaiku, San Martín compaginará esto con un puesto de entrenadora ayudante de Lutxo Flores, el mismo equipo en el que aporta su experiencia Ainhoa Zurinaga, quien no está dispuesta a colgar aún el remo. «Empecé con 14 años, en el 89. En mi casa todos han remado», apunta. Para ella, la situación actual que atraviesa este deporte en el ámbito femenino en Bizkaia «es lo que tiene que ser». «Yo siempre me he rebelado y nunca quise irme a Gipuzkoa, me agarraba a un clavo ardiendo. ¿Al final han sido los clubes los que han puesto las herramientas necesarias o hemos sido nosotras las que nos hemos ido buscando ese hueco y ese reclamar que estamos aquí y que podemos hacerlo igual de bien o mejor que los chicos? Lo importante es que la gente buena de Bizkaia reme en Bizkaia y gane en Bizkaia«, remarca.

Para Zurinaga, la evolución que se ha producido en los últimos años ha sido «abismal». «Estamos consiguiendo casi que esté normalizado el remo femenino», aunque asegura que aún hay ciertas cosas por hacer. «Las embarcaciones no están preparadas para nosotras, se construyen con unas medidas determinadas y los entrenadores se matan por adaptarlas lo máximo posible. Pero por el resto, metemos los mismos días de entrenamiento, pasamos el mismo frío y el mismo calor y nos implicamos igual, aunque en su caso es un remo profesional por así decirlo y en nuestro caso todavía es otra historia«, declara, confiando en que poco a poco esto también cambie, y en ver lo antes posible a Kaiku formando parte de la Liga Euskotren.

Objetivo La Concha

Lo que sí les une tanto a ellos como a ellas es La Concha, que para ambos es uno de los principales objetivos con los que parten al inicio de la temporada. El campo de regatas por excelencia, el lugar en el que todo el mundo quiere brillar. Allí lo hizo Nagore Osoro en 2013, ondeando la bandera con Zumaia, como patrona. «Hasta entonces siempre ganaba Galicia y fuimos las primeras vascas en conseguirla. Tengo muy buenos recuerdos, pero se me pasó demasiado rápido el día«. Natural de Ondarroa, ella empezó allí, en su club, siendo infantil, una entidad a la que ha vuelto después de un parón de tres años, para entrenar e impulsar una trainera propia femenina, después de competir el año pasado junto a Isuntza bajo el nombre de Lea Artibai. »Los pueblos vamos sacando traineras y vamos para arriba, pero en realidad estamos aprendiendo. En Gipuzkoa nos llevan años de ventaja. Este es un trabajo duro y si esa primera trainera conjunta de Bizkaia no hubiese estado en el agua igual todavía el remo aquí seguiría dormido«.

La vizcaína Nagore Osoro ondeando la bandera de La Concha como patrona de Zumaia.
La vizcaína Nagore Osoro ondeando la bandera de La Concha como patrona de Zumaia. / DIARIO VASCO

Al igual que Ondarroa, Isuntza también saldrá en solitario, formando parte de la Liga ETE. «Estamos muy contentos porque tenemos a un montón de chicas. Contando las senior, habrá más de 70 en el club«, asegura el presidente del conjunto de Lekeitio, Santi Zumaran. ¿El motivo de esa cifra histórica? »La moda. Ahora se habla de remo femenino y la gente se anima y viene. Aquí hacen deporte y están muy a gusto. Hay un ambiente fenomenal«. Además de las bogadoras también ha crecido el número de regatas en los últimos años, haciendo que la competición sea mucho más atractiva y evidenciando que las chicas se han lanzado al agua para demostrar que en el mundo del remo también tienen mucho que decir.