Massiel desvela el misterio de Eurovisión y su drama personal

Bertín y Massiel, flanqueados por Salvador Sobral al piano y Ara Malikian al violin /Telecinco
Bertín y Massiel, flanqueados por Salvador Sobral al piano y Ara Malikian al violin / Telecinco

La ganadora del certamen en 1968 fue la invitada en 'Mi casa es la vuestra' y le contó a Bertín Osborne por qué aquel triunfo la hizo «infeliz»

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

En plena dictadura franquista, una joven cantante acudió a Eurovisión a última hora para interpretar 'La la la', un tema con el que hizo historia. Ya se sabe que no era ella la primera elegida, Joan Manuel Serrat iba a embarcarse en la difícil misión de representar a España en el concurso europeo, pero a pocos días del espectáculo advirtió de que cantaría la pieza en catalán y aquello le costó el puesto. A solo diez días de la cita se decidió que fuera Massiel quien le sustituyera y aquel dictamen cambió su vida. «Aquí jode mucho que ganes y siempre he tenido que pedir perdón por ello», desvelaba la 'Tanqueta de Leganitos' ante un sorprendido Bertín Osborne. Su padre ya se lo advirtió antes de viajar al Royal Albert Hall de Londres: «Si ganas te crujen y si no ganas, también». Y siguió su relato contando que Eurovisión le hizo «infeliz». Y es que el dictador quiso llevarla a El Pardo a su regreso, pero la artista se negó y, para colmo, se declaró «antifranquista». Y en los tiempos que corrían la libertad de expresión no estaba de moda, así que acabó siendo vetada en la única televisión que había en aquel entonces durante casi un año.

Si hay algo que derrocha Massiel es sentido del humor. Su dura narración estuvo jalonada de bromas y quiso dejar claro que, pese a que aquel triunfo siempre la acompañará, «lo más importante de mi carrera lo he hecho después de Eurovisión», aseguró. Censuras aparte, la intérprete también contó que se inició en el oficio a escondidas de sus padres, «dando clases de madison y twist», apuntó. Y las lecciones de la joven llegaron incluso a la mítica Ava Gardner, que se apuntó en su escuela.

Otro de los temas delicados que Massiel abordó sin problemas en la charla con Bertín fue la complicada enfermedad que le afecta a la vista. «Me estoy quedando ciega», se lamentaba la madrileña descubriendo que padece una degeneración macular que ya le ha privado de la vista en un ojo. «Solo pido que me quede como estoy porque al médico le da miedo operarme la catarata», explicaba la artista con una naturalidad pasmosa, ante la atenta y emocionada mirada de su anfitrión.

El cantante Salvador Sobral, también ganador de Eurovisión -éste en 2017- fue otro de los invitados del programa. El portugués sufrió un trasplante de corazón para solventar sus graves problemas cardíacos y la operación acabó generando las risas de todos tras un comentario divertido de Massiel. La charla derivó en temas sexuales y la artista no dudó en expresar sus dudas. «Es que yo creía que después de la operación no…», comentó, dejando en el aire que quizá la intervención había afectado a su vida sexual. «Lo de ahí abajo no te lo tocan, eso está intacto», respondió el luso con sorna generando las carcajadas de los comensales.

 

Fotos

Vídeos