Fallece Keith Flint, cantante de The Prodigy, a los 49 años

Flint, en un concierto en Francia en julio de 2015. / Efe

Ha sido hallado muerto en su casa de Essex. La Policía no considera su deceso «sospechoso» pero su compañero de banda, Liam Howlett, asegura en las redes sociales que se trata de un suicidio

Isabel Urrutia Cabrera
ISABEL URRUTIA CABRERA

El cantante de The Prodigy, Keith Flint, ha sido hallado muerto esta mañana en su casa de la localidad de Dumnow (Essex), al este de Inglaterra. «Nos ha llamado una señora preocupada por el estado de un hombre en una dirección en Brook Hill, a las 8.10 de la mañana. La muerte no está siendo tratada como sospechosa y se está preparando un expediente para las autoridades forenses. Sus familiares ya han sido informados», ha asegurado la Policía desde el lugar de los hechos. Ahora bien, su compañero de banda, Liam Howlett, ha declarado en unas líneas colgadas apresuradamente en Instagram que se trata de un suicidio: «(...) No puedo creerlo. (...) Nuestro hermano Keith se ha suicidado este fin de semana».

El vocalista, de 49 años, acababa de regresar a Inglaterra de una gira por Australia y en mayo tenía previsto un tour por Estados Unidos. En Bilbao tenía una legión de seguidores, que tuvieron oportunidad de jalear la pegada de su electro punk radical y festero. Hace un par de años actuó con The Prodigy en el BIME Live y en 2014 arrolló en el BBK Live. Era un animal de escenario, que había empezado como el bailarín de la banda. En 1996 debutó como cantante en el sencillo 'Firestarter', con la estética punk –inolvidables cortes de pelo– que contribuyó a lanzarles al estrellato. La BBC retiró el vídeo en blanco y negro de 'Firestarter' después de que varios padres llamaran indignados a la cadena pública inglesa porque las escenas habían aterrorizado a sus hijos. Pero ellos ya eran imparables.

Todo había empezado a finales de los 80, cuando Keith Flint conoció al DJ Liam Howlett en una fiesta rave de una discoteca. No tardaron en sumarse Leeroy Thornhill (compositor y teclados) y Maxim (vocalista). Entre sus álbumes, destacan 'The Fat of the Land' (1997), 'Invaders Must Die' (2009) y 'The Day Is My Enemy' (2015). La banda ha expresado en un comunicado su «profundo shock y tristeza» por el fallecimiento del cantante, al que ha calificado de «pionero, innovador y leyenda».