OJO POR OJO

OJO POR OJO
Anton Merikaetxebarria
ANTON MERIKAETXEBARRIA

Quien a hierro mata

España. 2019. 107 m. (16). 'Thriller'.
Director:
Paco Plaza.
Intérpretes:
Luis Tosar, María Vázquez, Tania Lamata.

Calificación:

Si la venganza es una especie de justicia salvaje y el odio puede convertirse en la furia de los más débiles, este duro 'thriller' del director valenciano Paco Plaza lo confirma de manera terminante. 'Quien a hierro mata' se convierte así en un implacable descenso a los infiernos del narcotráfico en Galicia, descrito a través de los ojos de un modesto enfermero que, tras entrar en contacto con un siniestro capo enfermo, su vida experimentará un cambio radical, hasta el punto de sufrir una mutación que le llevará, de ser poco menos que un ángel, a convertirse en un demonio.

La huella de un recuerdo, terrible, espantoso, amigo del dolor, de la pena y de las lágrimas, tiene asimismo una importancia fundamental en el desarrollo de la acción, por la que desfilan toda una serie de brutales personajes, encarnados por actores muy identificados con sus respectivos papeles. Sin embargo, es de ley destacar la poderosa interpretación de Luis Tosar: un actor todoterreno, que en la actualidad ha alcanzado una notoriedad a la altura de su indiscutible talento. Luis Tosar, actor trágico de Cospeito (Lugo), caballero del cine español, en la periferia del cine clásico.

'Quien a hierro mata' es una historia que ha podido ser verdad o no, incluso ha podido consistir sólo en el sobresalto de sombrías ensoñaciones o en la liberación de reprimidos anhelos. Sea como fuere, deja al espectador en una voluntaria incertidumbre, que no resta nada a la visión fantasmal que late bajo la trama. Y en ese ambiente desolador, en ese mundo asfixiante, la mayor parte de los personajes caen en la bestialidad. Son formas semihumanas revolcándose en su propia manteca, animadas por el odio y la sed de venganza. Es cierto que el cine no sirve de consuelo o refugio ante el espanto. De hecho, sólo ayuda a registrar el horror, mientras el extraño carnaval de la vida prosigue su andadura.