El Ballet del Teatro de Basilea, un lujo en danza en el Arriaga

El Ballet del Teatro de Basilea, un lujo en danza en el Arriaga

La compañía suiza ofrecerá el viernes y el sábado en el Arriaga un programa triple con ritmos salvajes, poesía y una profunda intimidad

Isabel Urrutia Cabrera
ISABEL URRUTIA CABRERA

El Ballet del Teatro de Basilea ha cumplido 18 años y está sobrado de energía. Cuenta con el apoyo incondicional del Ayuntamiento de su ciudad, las segunda economía más potente de Suiza después de Zúrich. Tiene una plantilla de 37 bailarines, especializados en danza neoclásica y contemporánea, que todas las temporadas estrenan montajes de primera categoría. Se puede permitir el lujo de fichar a los mejores coreógrafos del momento. Este viernes y sábado, a las 19.30 horas, ofrecerá un espectáculo de hora y media en el Teatro Arriaga con montajes rompedores de Hofesh Shechter, Jiří Pokorný y Bryan Arias.

'The Fools'. Coreografía, música y vestuario de Hofesh Shechter.
'The Fools'. Coreografía, música y vestuario de Hofesh Shechter. / w. s.

Cada pieza dura 30 minutos y saca partido de la versatilidad de los bailarines. El primer número del show se titula 'The fools' y tiene el sello salvaje y percutivo del coreógrafo israelí Hofesh Shechter. Con música de Scarlatti, Sergio Mendes y el propio Shechter, se recrea la lucha sin tregua por la supervivencia en un mundo infernal. Un esquema que Shechter explota con habilidad y sentido del espectáculo. De hecho, repitió la fórmula en Londres hace cuatro años, en su debut operístico, al concebir un ballet primitivo y espasmódico para 'Orfeo y Eurídice', de Gluck. Todo un éxito de crítica y público. Lírica y danza triunfaron por igual. El tenor Juan Diego Flórez, que cantaba el rol de Orfeo, recibió tantos aplausos como los bailarines.

'Day without night'. Montaje con el sello de Jirí Pokorný.
'Day without night'. Montaje con el sello de Jirí Pokorný. / lucia unziker

Trece bailarines españoles

«Hay que defender la danza. Queremos que exista igualdad entre las distintas categorías artísticas. No es de recibo que la ópera esté en primer nivel, el teatro en segundo y el ballet en el subsuelo», ha denunciado siempre Richard Wherlock (Bristol, 1958), director del conjunto de Basilea desde sus inicios. Bailarín y coreógrafo, se ha fogueado en los teatros de Alemania, con amplitud de miras y debilidad por las vanguardias. Nada que sea incompatible con un respeto exquisito por el ballet clásico. «Me encanta 'El lago de los cisnes'. Lo moderno no tiene que ser provocativo por obligación», razona Wherlock.

Los profesionales del Ballet del Teatro de Basilea no solo saben moverse al ritmo brutal de los montajes del israelí Hofesh Shechter. Tampoco tienen problema en adaptarse al estilo del checo Jiří Pokorný, mucho más pausado y cargado de símbolos. El montaje que ofrecerá el Arriaga se titula 'Day without night', bebe de la poesía persa y les permitirá mecerse al compás de las melodías de Davidson Jaconello. Todo gira en torno a los versos del poeta místico musulmán Rumi.

'This is everything'. Coreografía y decorado de Bryan Arias.
'This is everything'. Coreografía y decorado de Bryan Arias. / werner tschan

El Ballet del Teatro de Basilea se muestra permeable a influencias muy variadas. Lo lleva en el ADN. Es un conjunto internacional, con predominio de españoles (13), seguidos de italianos (6) y franceses (5). Son 37 en total y solo hay una bailarina suiza. Se fomenta la iniciativa y la creatividad. Muchos de sus miembros son también coreógrafos y tienen su propio grupo. Eso sí, cierran filas cuando trabajan en equipo. Esta semana, como colofón del espectáculo, se replegarán en el clima intimista y muy físico de 'This is everything', un trabajo que lleva la impronta de Bryan Arias, portorriqueño afincado en Nueva York. La música del montaje es una mixtura, con toques de Nils Frahm, Camilla Hannan, A Setting Sun y NSDOS.