Aprender a decir 'no'

Cuando no negamos algo cuando así lo sentimos, no nos respetamos, no nos priorizamos, y damos alas a una autoestima cada vez más dañada

Aprender a decir 'no'
Fotolia
Olatz Barbarias
OLATZ BARBARIAS

En nuestras relaciones sociales, tanto personales como laborales, poder expresarnos es imprescindible. Sin embargo, en ocasiones no sabemos cómo hacerlo, y terminamos callándonos o diciendo que 'sí' cuando queremos decir 'no'.

Parece increíble como una palabra tan corta, es tan complicada de verbalizar en ocasiones. Y es que muchas veces no hemos sido entrenados para juntar esas dos letras y expresarlas, asociando el decir que 'no' a la imposición por excelencia, al inconformismo constante, a la desobediencia y rebeldía, y al egoísmo.

La realidad es que no es nada fácil pronunciar esa palabra, y cuando lo hacemos, muchas veces podemos sentir culpa al concebir que fallamos a la otra persona. Pero es importante recordar que negarnos a hacer algo no significa estar rechazando a quien nos pide el favor. Sin embargo, cada vez que no soltamos un 'no' cuando así lo sentimos, no nos respetamos, no nos priorizamos, y damos alas a una autoestima cada vez más dañada.

Por tanto, hay que recalcar que podemos aprender a decir 'no', y que aunque sea difícil, con la práctica cada vez va siendo más fácil, por lo que te propongo unas pautas para comenzar a cambiar:

1

Escúchate

En primer lugar, escúchate. Tomate un tiempo, el que necesites, para escuchar antes de decidir y responder que es lo que tú quieres y puedes hacer.

2

¿Cuáles son tus prioridades?

En segundo lugar, piensa en cuáles son tus prioridades, y dales el lugar que les corresponde. Haz aquellas cosas que realmente te importan, y empieza a decir que no y a eliminar aquellas que no sean relevantes para ti.

3

Di 'no'

En tercer lugar, cuando tu respuesta a la propuesta sea que 'no', simplemente di 'no'. La mejor forma de decir que 'no', es diciendo que 'no'.

4

No busques excusas

No hace falta que busques excusas. Recuerda esto: tienes derecho a decidir que no. Las excusas te pueden servir para sentirte mejor al dar tu respuesta, pero siguen reforzando la idea de que no estás en tu derecho.

5

Ponlo en práctica

Prueba al principio a recurrir al 'no' en cosas pequeñas para que te resulte más fácil.

6

Date tiempo

Al llevar estas pautas a la práctica, sobre todo al principio, es normal que nos invadan sentimientos contrariados. Es normal, estás intentando cambiar tu respuesta automática, esa que lleva muchos años instaurada y reforzada. Por ello, date un tiempo hasta que vaya menguando.

7

Pide ayuda

Por último, puede ser de gran ayuda acudir a un especialista de la psicología para que nos acompañe en el cambio que queremos experimentar, sobre todo, si en el proceso de empezar a decir que 'no' encontramos dificultades.

Recuerda que puedes llegar a expresarte sin que eso signifique ser maleducado hacia los demás, y que esa es la única forma de ser quien realmente eres, sin que eso te aleje de los otros.