¡Esto es jauja! El complemento bilbaíno para triunfar en el BBK Live

Laura Marchante posa con una de las riñoneras de su firma Jauja./Curruscu
Laura Marchante posa con una de las riñoneras de su firma Jauja. / Curruscu

Laura Marchante confecciona alegres y coloristas riñoneras con la máquina de coser de su abuela, además de bolsos o textiles para el hogar. Divertidos diseños que invitan a salir de fiesta y darlo todo en las campas de Kobetamendi

Virginia Melchor
VIRGINIA MELCHOR

Quién podía imaginar en los noventa que las riñoneras, aquel primer bolso de toda una generación que nos servía para guardar la cartera cuando íbamos de excursión, volverían a estar de moda. O que después de ser denostadas durante años, se convertirían en el accesorio por excelencia en los festivales. Porque sí, este complemento cómodo, versátil y de estética deportiva seguro que adorna todo tipo de estilismos durante el BBK Live. Las riñoneras lo tienen todo: al colocarse en la parte delantera es más fácil esquivar los robos y permiten llevar las pertenencias sin ocupar las manos. Libertad total para saltar, bailar y disfrutar sobre las campas de Kobetamendi. Quién le iba a decir a Glori, la abuela de Laura, que con su máquina de coser su nieta acabaría confeccionando las riñoneras más divertidas y alegres de Bilbao. «Ella hacía tiempo que no la usaba, así que le hace mucha ilusión que su máquina vuelva a tener vida. '¡Aiii qué cosas más bonitas haces!', me suele repetir. La verdad es que con mi familia tengo la autoestima bien cubierta», bromea esta licenciada en Bellas Artes de 29 años.

Curruscu

Durante la época universitaria, Laura visitaba la tienda de decoración de su tío, Rosita, en Particular de Estraunza, para llevarse sobrantes de tela o tejidos de muestrarios con los que creaba complementos para ella y sus conocidos. «Aprendí a coser poco a poco y de forma autodidacta», asegura. Hasta que hace dos años se fue a vivir a Barcelona para completar su formación. Allí trabajó de camarera para poder pagarse un curso de costura y otro de estampación digital textil. «Cuando empecé con esto era un hobby, pero después descubrí que coser me hacía feliz». Así que se dedicó a confeccionar maxi-bolsos, neceseres, riñoneras y textiles para el hogar, como cojines y cestas de almacenaje, con las telas que iba comprando en sus viajes. «En Bilbao me costaba encontrar unas que me gustasen, pero cuando visitaba Madrid y Barcelona empleaba un día en hacer ruta de telas».

Curruscu

Con el tiempo, esta joven creadora sintió la necesidad de agrupar sus coloristas diseños bajo un mismo nombre. Tras darle «muchas vueltas» y consultar con todos sus amigos, encontró la denominación perfecta para su firma: Jauja. «Los estampados que utilizo invitan a la diversión, al juego, a echarse una risas... son una fiesta, colores que embellecen y alegran nuestro día a día, además me gusta decir: ¡Esto es jauja!».

Curruscu

Hoy concibe sus creaciones en un taller que comparte con otros diseñadores locales y cuenta con un equipo de costura que le ayuda «de vez en cuando, porque sino sería imposible abarcar todo el trabajo». Además, está realizando un curso de formación en Lan Ekintza, donde le instruyen sobre finanzas, marketing, contabilidad, redes sociales... «Estoy aprendiendo todo lo necesario para poner mi negocio en marcha, asentando las bases para empezar con las cosas claras y los números hechos». Eso sí, sin olvidar nunca cuál es su mayor aspiración: «meter menos horas de camarera y más horas de taller, rodeada todo el día de telas preciosas».

Curruscu

Mientras persigue su sueño de dedicarse «a jornada completa» a Jauja, recorre todos los mercadillos que puede para dar a conocer sus alegres accesorios. También se pueden encontrar sus diseños en la 'e-shop' Etsy, que apoya a creadores independientes, y en la tienda Serie B del Casco Viejo, donde venden la mayoría de sus riñoneras, la opción artesana y 'made in Bilbao' perfecta para marcar la diferencia en el BBK Live. Además, llevan un bolsillo en la parte de atrás «con seguridad anti-cacos» para ponérselo difícil a los amigos de lo ajeno.

Curruscu

Después del verano, su intención es lanzar una colección cápsula en colaboración con artistas e ilustradores locales. Es decir, crear un bolso, una riñonera y una mochila que lleven estampados sus propios dibujos o pinturas. Su objetivo es dejar aparcadas las telas que compra en Madrid o Barcelona para dar forma a una firma con sello propio. Y, sobre todo, aparcar sus trabajos como camarera para vivir de su gran pasión. Con sus ganas y la máquina de coser de Glori seguro que ¡esto es... y será Jauja por mucho tiempo!