Las 44 cosas que no sabías de Estíbaliz Prieto, la instagramer vizcaína con más seguidores

La instagramer Estíbaliz Prieto arrasa en Instagram, donde tiene más de 360.000 seguidores./Borja Agudo
La instagramer Estíbaliz Prieto arrasa en Instagram, donde tiene más de 360.000 seguidores. / Borja Agudo

Esta influencer de 36 años quería ser veterinaria, de niña casi pierde la visión de un ojo y desvela en esta entrevista cuál es su talento oculto

Virginia Melchor
VIRGINIA MELCHOR

Estíbaliz Prieto (Bizkaia, 1982) recaló en Instagram hace más de seis años. Esta licenciada en Turismo aprovechaba «las horas muertas» que tenía como recepcionista de un hotel para colgar fotos en esta red social. Buscaba divertirse, sin más pretensiones. Hasta que un día Instagram se convirtió en su único trabajo. No tiene jefes, ni horarios, pero su cometido es mucho más exigente de lo que la gente cree. Realiza colaboraciones con diferentes marcas y tiendas para darles publicidad desde su perfil, donde cuelga fotos con las prendas que le regalan. Y eso significa vivir pendiente del móvil desde que se levanta hasta que se acuesta y sonreír siempre a cámara en los 'selfies' que se hace en casa delante del espejo para enseñar los diferentes looks. Además, intenta contestar a todas las seguidoras -tiene más de 366.000- que le preguntan a diario por el tallaje de la ropa que enseña, por el color, por cómo sienta... para que después corran a la tienda a comprarla, o no.

Tras varios intentos por WhatsApp para concertar la entrevista -«a veces tardo días en contestar, pero lo acabo haciendo», asegura- nos responde y quedamos en Jardínes de Albia. Se disculpa por llegar diez minutos tarde. «No encontraba sitio para aparcar, lo he tenido que dejar en el parking». Y accede con timidez a que esta vez las fotos se las saque un fotógrafo. «Me dan un poco de vergüenza estas cosas, como siempre me las hago yo...». Eso sí, antes de que el cámara dispare deja muy claro cuál es su lado bueno. «El izquierdo ¿eh?», aclara entre risas. A pesar del recelo inicial, no pone ninguna pega y resuelve la sesión con maestría. «Sonríe, no mires el objetivo, métete la mano al bolsillo...» Así hasta que llega el turno de la entrevista. «¿Me vais a sorprender?, porque siempre me preguntan lo mismo», bromea. Aquí van 44 preguntas para conocer mejor a la Esti que está detrás del espejo.

-¿Qué es lo primero que haces cuando te levantas?

-Mirar el móvil para ver qué percal tengo ese día (risas), porque normalmente el WhatsApp echa humo, hay días que tengo unos 100 mensajes.

-¿Un recuerdo bonito de tu infancia?

-Los veranos en el pueblo de mis abuelos, Osorno, en Palencia. Allí podía ir por la calle sin tener que ir de la mano de ningún familiar y llegar a casa prácticamente cuando quisiera.

-¿Qué principio te han enseñado tus padres?

-A trabajar y ahorrar para el día de mañana.

-¿Y el mejor consejo que te han dado?

-Que sea yo misma.

-¿Eras buena estudiante?

-En mi casa estaba prohibido dejar más de tres asignaturas para verano. Yo era de seises o sietes, pero suspendía matemáticas.

-¿Qué querías ser de mayor?

-Veterinaria o azafata de vuelo, aunque en realidad siempre me ha dado mucho miedo volar.

-¿Cuál fue tu edad más feliz?

-La época universitaria, porque fui siempre al mismo colegio, el Askartza Claret, y yo quería haber ido al instituto como mis amigas, que tenían más libertad. En la Universidad descubrí otra vida y adquirí la responsabilidad de ir a clase porque yo quería.

-¿Cómo te definirías con tres adjetivos?

-Cabezota, alegre y sencilla.

-¿Qué es lo que más te gusta de ti?

-Que le echo un par de huevos a la vida.

-¿Y lo que menos?

-Que a veces soy un desastre con mi gente, es algo que he heredado de mi padre, que también es un poco así. No es porque sea egoísta, sino porque voy con ocho mil cosas en la cabeza. Y después me paro a pensar: ¿cuánto tiempo hace que no llamo a mi madre?

Estibaliz Prieto posa entre luces y sombras en el pórtico de la Iglesia de San Vicente de Abando.
Estibaliz Prieto posa entre luces y sombras en el pórtico de la Iglesia de San Vicente de Abando. / Borja Agudo

-¿Qué emoji te describe?

-La flamenca, que además es rubia.

-¿Qué eres ahora que no eras hace 10 años?

-Antes hablaba y luego pensaba, ahora pienso y luego hablo. Y he aprendido también a relativizar.

-¿Cuál es tu talento oculto?

-Tengo memoria fotográfica, ¿eso cuenta como talento? (risas). Tampoco como para ir a un concurso, pero recuerdo las cosas que veo.

-¿No podrías vivir sin...?

-Sin mis tres gatos, pero que esté el móvil al lado... (risas)

-¿Cuando estás en casa cómo estás a gusto?

-Con una pinza en el pelo, unas mallas y una camiseta.

-¿Qué palabra describe tu vida?

-Torbellino, porque estoy todo el rato de aquí para allá. Hasta el día que no tengo prisa voy revolucionada.

-¿Y que palabrota es la que más repites?

-¡Joder!

-¿A qué serie estás enganchada?

-Me quedé en 'Friends' y en 'Sexo en Nueva York', que las veo en bucle. No he vuelto a ver una serie, no tengo Netflix ni nada de eso.

-¿Y tu película favorita?

-Tampoco veo películas, pero me gustó mucho 'Desayuno con diamantes'.

-¿Qué libro estás leyendo?

-'Gente que viene y bah', es una comedia que trata sobre una chica que rompe con su pareja.

-¿Con qué personaje conocido tomarías un café?

-Con Joaquín el del Betis, pero me tomaría un kalimotxo (risas).

-Si tu vida fuera una canción, ¿cómo se titularía?

-'Felicidad', bueno no, porque a veces estoy feliz y otras no. 'Vida', así tal cual.

-¿Qué te pone triste?

-Últimamente las noticias, a veces quito el telediario.

-¿El mejor regalo que jamás te han hecho?

-Una vez me dedicaron una canción.

-¿Con qué estás obsesionada?

-Con el orden, pero tampoco en plan loca de la vida.

-¿Qué llevas en el bolso?

-Normalmente, el monedero, un labial y el teléfono. Pero hoy llevo también maquillaje, dos baterías externas y una pera.

Estibaliz Prieto cuelga dos o tres fotos al día en su perfil de Instagram.
Estibaliz Prieto cuelga dos o tres fotos al día en su perfil de Instagram. / Borja Agudo

-¿Crees en el destino?

-A veces sí y a veces no, pero en general sí (risas).

-¿Y en el amor a primera vista?

-Sí, sí, sí... Bueno no, ahora que lo pienso, no.

-Si pudieras reencarnarte en otra persona o animal, ¿qué serías?

-Un gato que viva como los míos.

-¿Qué te molesta especialmente?

-La osadía de algunas personas y que no sean agradecidas.

-¿Qué es lo que más miedo te da?

-Sufrir una enfermedad o un accidente, tanto yo como mi familia y amigos, por el sufrimiento que produce.

-¿Qué es lo más guay que has hecho en tu vida?

-Un viaje en avioneta de Las Vegas al Gran Cañón.

-¿Y el mejor secreto de moda que has aprendido?

-A sacar partido a mi cuerpo, marcando lo que tengo que marcar y disimulando lo que no.

-¿Por qué crees que tienes tantos seguidores?

-Porque empecé en el momento adecuado, hace seis años no había tanta gente que hiciese lo que hago yo. Y también porque todos los días genero contenido, subo dos o tres fotos.

-¿Qué es lo que más sorprendería a tus seguidores de ti?

-Que con seis o siete años estuve a punto de perder la visión del ojo izquierdo por un herpes. Afortunadamente, quedó en un susto, pero después tuve que llevar un parche mucho tiempo.

-¿Sientes presión por estar constantemente conectada a Instagram?

-Lo que más presión me da es contestar los mensajes directos de Instagram, a veces recibo hasta doscientos en un día, pero siento que tengo que responder a mis seguidores porque si estoy aquí en parte es por ellos.

Una de las mejores experiencias de su vida fue el viaje en avioneta de Las Vegas al Gran Cañón.
Una de las mejores experiencias de su vida fue el viaje en avioneta de Las Vegas al Gran Cañón. / Borja Agudo

-¿Cómo desconectas?

-Durmiendo (risas) y cuando voy a entrenar, porque si estoy viendo la tele por la noche también estoy con el móvil.

-¿Dónde vas cuando quieres estar sola?

-Suelo ir a andar por Punta Galea.

-¿Qué es lo que más te gusta hacer con tus amigas?

-Pasar el día por ahí, ahora estamos en la edad en la que nos gustan más los planes de día que de noche.

-¿Te queda algo por hacer?

-Tener dos hijos y hacer muchos viajes.

-¿Cómo te ves en diez años?

-A veces lo pienso, porque sé que mi trabajo es muy incierto, no sé cuánto tiempo va a durar esto... pero mi intención es tener en el futuro una tienda online de ropa con el dinero que estoy ahorrando.

-¿Cómo te gustaría ser recordada?

-Como alguien que fue amiga de sus amigos y una buena persona.

-¿Qué es lo último que haces al acostarte?

-Mirar el móvil y poner la alarma (risas).