Decoración

Cómo crear una zona de estudio confortable en casa

Cómo crear una zona de estudio confortable en casa

La iluminación, el mobiliario o la ubicación de este espacio son fundamentales para lograr un rincón en el que encontrar la comodidad, la paz y la concentración necesarias

Natalia Zubizarreta
NATALIA ZUBIZARRETA

¡Hola a todos! Si en el artículo anterior escribí sobre los bancos a medida, una solución decorativa muy eficaz para ahorrar espacio, hoy os explico cómo y dónde podréis ubicar una zona de estudio en vuestro hogar. Trabajar desde casa está en auge, es un hecho que las empresas empiezan a externalizar servicios que se pueden realizar desde casa. Cuando nos piden una zona de trabajo dentro de un nuevo proyecto, en la mayoría de los casos, los clientes se refieren a un «pequeño» espacio. Suelen querer integrar la zona de trabajo en la decoración general de su vivienda sin hipotecar muchos metros. Normalmente se trata de personas que quieren hacer tareas de trabajo rápidas y ligeras, no estar muchas horas, ya que cuando necesitan trabajar más, solemos proyectar despachos dentro de casa.

Siempre recomiendo «sacar» la zona de trabajo del dormitorio. ¡Ya nos llevamos suficientes preocupaciones a la cama como para tener de fondo el ordenador! Además, es donde habitualmente se suele ubicar el router o el pc por lo que las ondas de los aparatos electrónicos pueden interferir en el sueño. En ocasiones, una zona de paso como un hall o pasillo, o el bajo de una escalera puede ser un buen sitio para sacar un pequeño rincón de trabajo. Si se ubica en la zona del salón, se corre el riesgo de sufrir demasiadas distracciones, pero también tiene la ventaja de que se fomenta una mejor comunicación en familia ¡todo depende de los gustos de sus usuarios!

Ten en cuenta que es posible que se necesite llamar a algún electricista para mover alguna toma de enchufe o datos (internet). Te preguntarás: ¿Es mejor espacios interiores para evitar distracciones o mejor mirando al exterior para recibir inspiración, creatividad, relax visual? En mi opinión, es algo que depende del carácter del cliente y de la rama laboral a la que esté orientado. Hay personas que te confiesan que se distraen con el zumbido de una mosca y piden que su mesa mire hacia una zona interior. Otras, valoran mucho trabajar con un buen paisaje o con vistas a la calle para poder conectar con estímulos diferentes y hallar una mayor inspiración, relax... Lo que sí es importante es que la zona en cuestión tenga una buena entrada de luz natural, esto fomenta un mayor confort al usuario.

Sin duda la silla es el primer punto a tener en cuenta. No recomiendo poner una silla de estética 100% de oficina por muy cómoda que resulte, esto rompería con el aire hogareño de la casa y «rechinaría» con el resto de la decoración. Existen varias (aunque no muchas) firmas de mobiliario que presentan sillas de trabajo ergonómicas y estéticas también. En ocasiones, se trata de firmas de mobiliario de oficina que sacan líneas más de hogar.

La mesa debe ser lo suficientemente amplia como para poder desarrollar las tareas cómodamente. Lo ideal sería partir de una mesa de 140 x 60 centímetros en adelante. Conviene compararla con la de la oficina real para tener una referencia. Además, si hay necesidad y espacio, un armario, aunque sea bajo o de mediana altura es de gran ayuda para archivar carpetas, material, etc.

Una habitación antes de la reforma para convertirse en zona de estudio.
Una habitación antes de la reforma para convertirse en zona de estudio.

La iluminación es muy importante

En nuestros proyectos, solemos colgar unas baldas sobre los escritorios para que los clientes puedan acceder fácilmente a su material prácticamente sin moverse. ¡Ojo! Si la pared no es de ladrillo, es muy posible que la estantería no aguante el peso, el papel es un elemento muy pesado por lo que, en el caso de ser pladur, deberás reforzar la pared u optar por una estantería con apoyo a la mesa.

Una cajonera a un costado siempre ayuda para el pequeño material. La iluminación es muy importante también para no sufrir de vista cansada. Un flexo con una iluminación potente ayudará a aguantar las horas de trabajo.

Para que la zona de trabajo se integre en el resto de la decoración es imprescindible un orden y que cuanto menos elementos de oficina se vean mejor. Recomiendo el uso de cajas o archivadores de estética limpia y coordinada con el resto de la decoración. Por lo general, los libros, cuadernos y carpetas de trabajo no son muy estéticos por lo que ocultarlos aportará orden visual, equilibrio y armonía. Meter los lápices y bolígrafos en cubiletes bonitos integrados con los colores y materiales de alrededor es otro detalle que ayuda a fusionar la zona. Incluye fotos de familia o alguna lámina o cuadro que te genere buen rollo y sea acorde al resto de la decoración del lugar donde esté ubicado y por supuesto, una planta, algo verde siempre aportará alegría y buena energía.

La habitación anterior después de la reforma por el estudio de interiorismo de Natalia Zubizarreta.
La habitación anterior después de la reforma por el estudio de interiorismo de Natalia Zubizarreta.

¡Cuidado con los cables!

La impresora y los aparatos como el router no son nada estéticos, si es posible, ocultarlos dentro de un armario es una maravilla. Otro factor a tener en cuenta son los cables. Ordenarlos bien y usar canutillos de plástico o accesorios similares para que se mantengan unidos y organizados es algo que ayuda considerablemente en el aspecto de esta zona.

Respecto a la elección de colores, sin duda opto por tonos neutros: blanco, madera, beige, gris... Colores que no condicionen ni distraigan. Las pequeñas notas de colorido recomiendo que vengan de los detalles decorativos.

Hasta aquí mis recomendaciones, espero que os sirvan. Y, ya sabéis, nos vemos muy pronto en esta sección de Bizkaia Dmoda.

¡Sed felices y disfrutad de vuestra casa!