El Superior se niega a dar prioridad a otro juzgado de violencia de género en Bilbao

Juan Luis Ibarra, durante el acto de condena del asesinato de Maguette que se celebró en Bilbao. /El Correo
Juan Luis Ibarra, durante el acto de condena del asesinato de Maguette que se celebró en Bilbao. / El Correo

La decisión de la Sala de Gobierno del Tribunal vasco se impone a las de su presidente, Juan Luis Ibarra, y del juez decano, Aner Uriarte, para quienes urge tomar esta medida

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Los magistrados en Euskadi coinciden en la necesidad de reforzar los servicios jurídicos para atender en condiciones los casos de violencia de género, pero su principal órgano gestor ha desvelado la existencia de importantes discrepancias internas a la hora de fijar esta actuación como una de las grandes prioridades de inversión para mejorar la judicatura en la comunidad autónoma. El pleno de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, en contra del criterio de su propio presidente, Juan Luis Ibarra, y del juez decano de la capital vizcaína, Aner Uriarte, rechazó el pasado 30 de noviembre situar este proyecto entre los que solicitará al Ministerio de Justicia y al Gobierno vasco, instituciones competentes para acometer las inversiones necesarias.

Los planteamientos de los dos responsables judiciales quedaron en franca minoría. Junto al presidente de la sala de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal, Luis Garrido, fueron superados por dos votos de diferencia (7 a 5) por los que apostaron por abrir antes otros dos juzgados: el de Primera Instancia número 16 de Bilbao -exclusivo en juzgar casos de incapacidades- y una tercera sala de lo penal en Barakaldo.

Este resultado ha abierto una discrepancia de tal calibre en el seno de la judicatura vasca que el propio Aner Uriarte presentó un voto particular. En él insiste en la urgencia de crear el nuevo juzgado para mejorar la eficacia de la actuación judicial en su lucha contra la violencia de género, a la vez que denuncia «el ninguneo» al que se ha sometido al presidente del Superior vasco.

Porque, según remarcaron fuentes judiciales, Juan Luis Ibarra ya negocia desde hace tiempo con el Consejo General del Poder Judicial y el Departamento de Justicia del Gobierno vasco la creación de esta sala exclusiva para casos de maltrato y agresiones sexuales. Forma parte de un ambicioso plan que contempla unificar todos los servicios de Bizkaia en Bilbao con el fin de garantizar una intervención integral que mejore la atención y protección a las víctimas y evite «fracasos» como el que evidenció el asesinato de la senegalesa Maguette el pasado octubre, a la que se le denegó una orden alejamiento de su marido y a la postre presunto asesino.

Servicio de guardia específico

El proyecto contempla una reorganización de los juzgados de violencia de género. En la actualidad hay uno que recibe las denuncias en cada partido judicial de la provincia, «aunque al que le toque no sea experto en la materia». El objetivo es que la sala exclusiva para atender casos de violencia de género que hay en el Palacio de Justicia de Barakaldo se traslade a Bilbao, donde ya hay otros dos. Con el que Ibarra propone crear, se habilitaría ya una red de cuatro salas y facilitaría el funcionamiento de todas ellas «de forma coordinada e incluso crear un servicio específico de guardia, ya que ahora las agresiones que se producen en fin de semana son atendidas por el juez que esté de turno ese día y hay que esperar hasta el lunes para que se derive a la víctima a un magistrado especializado».

Esta unificación exigirá también un espacio único para los cuatro juzgados y otros servicios añadidos que garanticen el mencionado servicio integral. «Entre ellos, una sección de la Fiscalía, unidades de valoración forense integral (que evalúan tanto el riesgo para la víctima como la veracidad de su testimonio), el servicio de asistencia a la mujer e incluso un equipo psicosocial que la atienda a ella y sus hijos si los tiene», detallaron las mismas fuentes.

La pérdida de la votación no implica necesariamente que se paralice este plan integral. «Habrá que ver qué inversiones determinan finalmente como prioritarias el Consejo General del Poder Judicial y el Gobierno autónomo», señalan en los órganos judiciales vascos.

Las claves

Centralización.
El plan integral contra el maltrato contempla unir en la capital todos los servicios especializados.
Iniciativa.
Juan Luis Ibarra ya negocia con los gobiernos central #y vasco la puesta en marcha de esta nueva sala.