«Tienen que hacer algo, es muy peligroso circular por la N-240»

En diferentes puntos de la rotonda de Gorosibai se concentraron unas 200 personas./ASIER ANDUEZA
En diferentes puntos de la rotonda de Gorosibai se concentraron unas 200 personas. / ASIER ANDUEZA

Vecinos de Usansolo y Legutiano se manifiestan de forma simultánea para reclamar medidas

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

Usansolo y Legutiano (Álava) compartieron el jueves por la tarde reivindicación. Vecinos de las dos poblaciones se manifestaron de forma simultánea para denunciar el intenso tráfico de la N-240, especialmente de vehículos pesados. Esta vía ha sido el escenario, desde el año 2000, de «600 accidentes, más de 50 graves, con 25 fallecidos», dos de ellos a comienzos de año tras el choque frontal entre un camión y un 'bizkaibus', siniestro en el que murieron los dos conductores. En la media hora que duró la protesta, en la rotonda de Gorosibai, los en torno a 200 asistentes pudieron contabilizar más de un centenar de camiones y autobuses transitando por esta carretera, muchos de los cuales mostraron su apoyo a la concentración con pitidos.

Las reivindicaciones de Usansolo Herria y Legutio Bizirik, organizadores del acto de denuncia, son compartidas también por los camioneros. Y es que la principal reclamación de estos colectivos es la «implantación de un peaje social» (bonificaciones) para los vehículos pesados en la AP-68, que conecta Bilbao y Vitoria, y de la Supersur, trazado que, si van por la N-240, también sortean al enlazar en Galdakao con el corredor del Txorierri para llegar al puerto.

Semáforo en Gorosibai

Otra de las peticiones, esta ya menos centrada en los intereses comunes y más a nivel local, fue que «se tomen medidas para que los coches tengan que reducir su velocidad» cuando llegan a la rotonda de Gorosibai, una zona en la que la Diputación descartó actuar. Asimismo, reclamaron la gratuidad de la AP-8, puesto que algunos vehículos pesados que se dirigen al Duranguesado, para no abonar los peajes, salen de la vía rápida en Usansolo y utilizan la nacional hasta Lemoa, donde conectan con Amorebieta.

A la protesta, de hecho, se acercaron vecinos de otras localidades del valle de Arratia, igualmente afectadas por el tráfico de camiones. Ruth Tucker, residente en Dima, fue una de las asistentes, y se desplazó hasta Usansolo porque, a su juicio, «es una vergüenza que vivíamos en Europa como si fuéramos tercermundistas». «Tenemos que soportar camiones que transportan turbinas a cualquier hora del día, cuando les viene bien, porque no les interesa pagar lo que cuesta la autopista. Tienen que hacer algo». Iñaki de la Torre e Izortze Legarreta, otros de los manifestantes, recordaron que «es muy peligroso circular por aquí».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos