Dantzaris y txalaparta con Crystal Fighters

El vocalista de Crystal Fighters, en su ensayo en San Mamés, entre los dantzaris y los surtidores de fuego. :/Borja Agudo
El vocalista de Crystal Fighters, en su ensayo en San Mamés, entre los dantzaris y los surtidores de fuego. : / Borja Agudo

EL CORREO asiste a unos minutos del ensayo general de la banda británica, que promete fiesta vasca en San Mamés

Carlos Benito
CARLOS BENITO

A eso de las seis y media de la tarde de este viernes, las tripas de San Mamés parecían un hormiguero, con un montón de gente afanada en sus tareas: desde operarios con casco y chaleco reflectante que movían cosas de aquí para allá hasta periodistas de distintas secciones internacionales de la MTV, algunos de ellos con más pinta de artista que los propios artistas. En cambio, cuando se salía al campo, sobrecogía la sensación de vacío: en todo el estadio no había más de quince personas, sin contar a los miembros de Crystal Fighters, que probaban sonido en el escenario. Una carretilla elevadora trasladaba bultos, algunos trabajadores colocaban vallas, un técnico de la cadena manejaba cuidadosamente una cámara y, claro, los responsables de sonido lo seguían todo con atención desde la mesa.

En realidad, más que una prueba, lo que llevaba a cabo la banda británica –que este sábado tocará entre Berri Txarrak y Muse– era un ensayo general, con decoración de ramajes y hojarasca en los amplificadores y pies de micrófono. El escenario estaba cubierto por una pérgola transparente –al parecer, la misma que utilizaron U2 en la edición del año pasado, en Londres– y tenía pantallas a los lados y unos paneles cuadrados que se iluminaban y cambiaban de color, sencillos pero muy efectivos. Y los Crystal Fighters en sí siempre han sido muy vistosos, aunque este viernes no lucían sus clásicos atuendos blancos de ceremonia tribal: lo más cercano a esa sensibilidad ancestral tan suya era el gorro con pompones colganderos del cantante, Sebastian Pringle.

«Hey, Bilbao!»

Estaban tocando 'Champion Sound', uno de sus clásicos, aunque bastaron los siguientes diez minutos de ensayo para disfrutar de sus distintas facetas. Después probaron sonido los dos txalapartaris, mientras el vocalista aprovechaba para grabar un vídeo con el móvil. La txalaparta es un instrumento habitual en la música de Crystal Fighters, obsesionados desde sus comienzos por el folclore del País Vasco, hasta el punto de que algunas biografías los identifican erróneamente como navarros. La siguiente fue 'I Love London', con graves potentísimos –el sonido, con el estadio vacío, era de sobresaliente– y derroche de percusión: les sirvió para probar la pasarela de unos pocos metros que se interna entre el público, que este sábado será real pero el viernes se quedaba en imaginario. Las dos cantantes-coristas meneaban los brazos en mitad del estadio desierto como si una multitud las estuviese aclamando. «Hey, Bilbao!», saludó Sebastian.

Los diez minutos, implacablemente cronometrados por la MTV, dieron para un tema más, 'Plage', con el que llegó la sorpresa. Crystal Fighters fueron generosos con el grupito de periodistas que presenciaba su ensayo y desvelaron una de sus bazas de esta noche, con aspecto de apoteosis final: la pasarela fue ocupada por siete 'dantzaris' que ejecutaron unos pasos híbridos entre lo tradicional y lo contemporáneo, como el propio grupo. El cantante se unió a ellos mientras, alrededor, brotaban surtidores de fuego, en lo que esta noche promete ser una memorable fiesta vasca y global.

Servicios especiales de Bilbobus por el concierto

El Ayuntamiento ofrecerá servicios especiales en varias líneas de Bilbobus a fin de garantizar el regreso a casa de los asistentes este sábado al concierto MTV. De este modo, las últimas salidas en la línea 28 en dirección a Uribarri, desde Sagrado Corazón serán a las 23.15 y las 23.30 horas, mientras en dirección a Altamira desde Sabino Arana, 34, el último autobús saldrá a las 23.30 horas.

En la línea 38, entre Otxarkoaga, Basurto y Termibus, las últimas salidas desde Termibus serán a las 23.15 y las 23.30 horas, mientras que en la línea 56, desde Sagrado Corazón, el autobús partirá a las 23.15 y las 23.30 horas. En la línea 57, la última salida desde el Hospital será a las 23.30 horas, mientras que en la línea 62, que discurre entre San Mamés y Arabella, las últimas salidas desde Sagrado Corazón serán a las 23.15 y las 23.30 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos