Músculos bajo sospecha en Santurtzi

El cartel anunciador de la competición./
El cartel anunciador de la competición.

La II Copa Euskadi de Fitness y Culturismo fue suspendida por la retirada de la mayor parte de los participantes cuando se supo que habría controles antidopaje

Jon Garay
JON GARAY

Los amantes del culto al cuerpo tenían una cita este pasado domingo en Santurtzi. La localidad marinera acogía la II Copa Euskadi de Fitness y Culturismo. La competición debía arrancar a las 10.00 horas. El evento contaba incluso con la presencia del campeón de Europa de este año en esta especialidad. Pero al final todo quedó en nada. Y es que el evento quedó suspendido al abandonar la mayor parte de los participantes cuando se supo que se realizarían pruebas antidopaje.

Todo sucedió con la competición ya en marcha. Una vez realizado el pesaje -estas pruebas se dividen, como el boxeo u otros deportes, por categorías de peso-, los agentes de la Agencia Vasca Antidopaje (AVA) se presentaron sin previo aviso, como suele hacerse en estos casos, en el Teatro Serantes Kultur Aretoa, donde se debía desarrollar la competición. Mientras se preparaban para llevar a cabo las pruebas, la organización les informó de que la mayor parte de los competidores habían decidido retirarse. «Esto no significa que el abandono de la competición por parte de las y los participantes haya sido debido a la existencia de control de dopaje. Dicha aseveración debe ser realizada, en todo caso, por parte de la IFFBB-Euskadi (organizador) y/o por las personas participantes», asegura el Gobierno vasco en el comunicado de prensa hecho público este lunes. Este periódico ha tratado de ponerse en contacto con los responsables de la prueba sin obtener respuesta. Su última publicación en Facebook data del sábado y nada hacía presagiar lo que iba a suceder.

Ya el pasado 16 de junio, el Gobierno vasco sometió a controles a los deportistas presentes en otra prueba de culturismo y fitness. En este caso se trataba de la Copa Federación. Y se disputaba también en Santurtzi. En aquella oportunidad se tomaron doce muestras, cinco de las cuales dieron positivo por una o varias sustancias prohibidas, desde anabolizantes hasta estimulantes, diuréticos y drogas sociales.

La Agencia Vasca Antidopaje llegó a un acuerdo el pasado mes de mayo con la Asociación de Euskadi de Fisioculturismo y Fitness, encargada de la organización de estas competiciones en el País Vasco, para poder controlar una disciplina en la que, de acuerdo a los foros y encuentros internacionales a los que ha asistido la agencia, «existe una importante problemática en relación con el uso de sustancias dopantes».

Incluso lejos del deporte de alto nivel, lo ocurrido en Santurtzi no es un caso aislado. Una inocentada que aseguraba que habría test antidrogas llevó a varios corredores a no participar en la San Silvestre de Salamanca de 2014. Un años después, un hecho similar tuvo lugar en la localidad alicantina de Crevillente. Entonces, la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte anunció la misma mañana de la prueba que realizaría análisis a los primeros clasificados. La reacción de algunos de los competidores fue distinta respecto a lo ocurrido en Salamanca o este domingo en Santurtzi. En aquella ocasión, decidieron saltar las vallas antes de entrar en meta y desaparecer entre el público.

Erkoreka: «Es un espaldarazo para la Agencia Vasca Antidopaje»

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha puesto en valor el trabajo de la Agencia Vasca Antidopaje, ya que cree que lo ocurrido en Santurtzi pone de manifiesto que «no es un organismo inservible o inútil», sino que «está desempeñando y puede desempeñar un papel importantísimo de cara a la limpieza de las competiciones deportivas».

«Es un espaldarazo hacia esta organización -dependiente de la Dirección de Actividad Física y Deporte del Gobierno vasco- y una revalidación por si alguien la ponía en cuestión», ha insistido .

Según ha explicado, «la Agencia tiene conocimiento de que, no en Euskadi necesariamente, pero sí proliferan sustancias que están contribuyendo a alterar los resultados de las competiciones a través de mecanismos que no son legales, y por tanto, desempeña las funciones que tiene legalmente encomendadas con rigor, seriedad, diligencia y así piensa seguir haciéndolo en los próximos tiempos».

«Si a partir de ahí va a haber otras medidas o se diseñarán otras estrategias, ya irán teniendo conocimiento pero por lo pronto, no es poco que un organismo creado por el Gobierno vasco para luchar contra el dopaje, que toda la sociedad considera de forma unánime que es algo negativo en la práctica deportiva, está poniendo en valor la existencia de este organismo y su función social», ha subrayado.

Preguntado sobre si se está investigando sobre los canales de distribución de este tipo de sustancias, Erkoreka ha explicado que toda la información de la que se dispone que puedan aportar a un hecho delictivo se «comparte y pone en conocimiento» de la Ertzaintza para que desarrolle la investigación correspondiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos