Héctor Alterio encabeza el cartel de los 'Viernes Culturales de Sestao 2019'

La obra del actor argentino forma parte de un programa que cuenta con 35 actuaciones de todos los estilos

A. GARCÍA SESTAO.

Con el nuevo año llega también la nueva temporada de los Viernes Culturales. Desde enero hasta diciembre, con el correspondiente parón de los meses vacacionales del verano, la Escuela de Música de Sestao volverá a convertirse en escenario teatral para dar cabida a 35 obras. El delegado del área de Cultura, Juventud y Participación Ciudadana sestaoarra, Eduardo Abad, subrayó «el esfuerzo del Consistorio para mejorar lo que consideramos es una cita obligada para los vecinos de nuestra localidad y para la gente de otros municipios que también nos acompañan año a año». En esta ocasión, el esfuerzo que se ha visto reflejado en el aumento del presupuesto destinado a esta actividad, que ha pasado de los 92.000 euros del año pasado, a los 100.000 de este 2019.

El nuevo curso arranca esta tarde con la obra amateur 'El cielo en llamas'. Hasta febrero todas las actuaciones estarán protagonizadas por actores aficionados del municipio. No será hasta marzo cuando empiecen a llegar a Sestao creaciones profesionales entre las que destaca 'Como hace 3.000 años' del actor argentino Héctor Alteiro.

Como en ediciones anteriores, los vecinos podrán adquirir bonos mensuales que, si bien no aportan beneficios económicos, si garantizan la butaca en caso de que el salón complete su aforo. Lo que sí cambia este curso es el horario. Si bien hasta ahora todas las representaciones tenían lugar a las 20 horas, a partir de ahora se adelantarán 30 minutos para, en palabras de la animadora sociocultural, Begoña Gonzalo, «adaptarnos al horario europeo al que poco a poco se van sumando todas las ciudades».

Junto con el programa de actuaciones también comienza el de exposiciones. La Escuela de Música albergará un total de 14 muestras de diferentes disciplinas artísticas. Este año el Consistorio continuará con sus esfuerzos por acercar el arte a los ciudadanos exponiendo obras en la calle.

Así, una vez terminada la remodelación de la Plaza San Pedro, se volverá a reservar un espacio para el Colectivo Burdina y su mural. Si bien será imposible recolocar el antiguo por encontrarse deteriorado, la plaza podrá volver a lucirlo gracias a una fotografía a tamaño natural.