El palacio de Artaza, amenazado por una «plaga» de termitas

El palacio de Artaza captado en una imagen aérea. / LUIS CALABOR
El palacio de Artaza captado en una imagen aérea. / LUIS CALABOR

El Gobierno vasco detalla que los insectos se concentran en la parte cerrada de la mansión. Aplicará un tratamiento que se alargará 5 años

TERRY BASTERRA LEIOA.

El palacio de Artaza es un edificio centenario. Inaugurado hace justo un siglo, cuando lo visitó Alfonso XIII, este caserón de estilo inglés fue ordenado construir cuatro años antes al arquitecto Manuel María Smith por el industrial Víctor Chávarri Anduiza, Marqués de Triano. Cien años de vida en los que sus estancias han visto pasar a innumerables personalidades y acogido diferentes actos sociales. En especial bodas durante las últimas décadas. Pero un siglo también es tiempo suficiente para que el palacete sufra los achaques propios de su edad, si a un inmueble histórico nos referimos. Y esta dolencia no es otra que la presencia de termitas.

Un estudio encargado por la Dirección de Patrimonio del Gobierno vasco ha detectado la presencia de colonias de este insecto en el interior del palacio, unos bichos que se alimentan de la madera que roen y su presencia es frecuente en los edificios históricos. Fuentes del Gobierno vasco explican que la incidencia de las termitas se localiza en el ala izquierda de la mansión, la zona cerrada al público. Allí se ubica una cocina, un almacén o las habitaciones de los hijos de los marqueses.

Desde el Ejecutivo autonómico recalcan que los espacios más reconocidos del palacio, los abiertos y que más uso tienen, como son el salón donde se ofician las bodas civiles, la estancia en la que se bailan los aurreskus o las habitaciones en las que durmieron los reyes durante su visita de 1996, «están perfectas». Fuentes oficiales añaden que en las zonas con presencia de termitas su incidencia no es grande, por lo que no será necesario realizar ninguna tarea de restauración de la madera afectada.

El tratamiento previsto por la Dirección de Patrimonio se prolongará durante cinco años y tendrá dos campos de acción. Por un lado incluirá la aplicación de una pintura en forma de espray sobre los elementos afectados, mientras que por otro se colocarán una serie de cebos en el jardín que rodea al edificio. Y es que según recoge un estudio encargado por el Gobierno vasco, el origen de esta «plaga», se ubica en esta zona verde, según se establecen en los pliegos del contrato. El Gobierno vasco destinará a esta labor 28.000 euros.

El palacio de Artaza preside un amplio solar de casi 300.000 metros cuadrados, un terreno subastados por el Estado en 1894 y adquiridos por la familia Chávarri. Fue su residencia permanente antes y después de la Guerra Civil -durante la contienda fue utilizado como cuartel por algunos batallones de gudaris-, y hasta 1979 sus descendientes utilizaron las instalaciones como lugar de veraneo.

En 1989 el Gobierno vasco se hizo con la propiedad del inmueble, mientras que la Diputación convirtió los jardines en parque público. Durante esta última etapa se han llevado a cabo dos restauraciones del inmueble, la primera en la década de los 90 y la segunda en la del 2000. Desde hace unas semanas el Ayuntamiento de Leioa ha obtenido la cesión del palacete. Quiere revitalizarlo y ampliar sus usos. Para ello tiene previsto aumentar el número de actividades culturales que se realizan en él.