20.000 vecinos de Uribe se quedan sin agua por una avería en plena ola de calor

Un camión cisterna abastece de agua esta tarde a una residencia de ancianos en Barrika. /PEDRO URRESTI
Un camión cisterna abastece de agua esta tarde a una residencia de ancianos en Barrika. / PEDRO URRESTI

Urduliz, Sopela, Plentzia, Gatika, Barrika, Laukiz y Maruri recuperarán el suministro «de manera paulatina» a lo largo de la tarde

XABIER GARMENDIA

La red que abastece de agua a los vecinos de Uribe ha elegido un mal día para fallar. En una de las jornadas más calurosas en lo que llevamos de verano, con la alerta roja activada por las asfixiantes temperaturas que se están registrando en toda Bizkaia, más de 20.000 residentes de Urduliz, Sopela, Plentzia, Gatika, Barrika, Laukiz y Maruri-Jatabe han podido comprobar cómo no salía nada del grifo. Ni siquiera un pequeño chorro o un líquido algo turbio. Nada de nada. Un problema detectado en la noche del lunes en el depósito ha provocado el desabastecimiento de toda la zona. Fuentes del Consorcio aseguran a este periódico que la avería ya ha sido solucionada y se ha comenzado a introducir agua en la red, por lo que el suministro se recuperará «de manera paulatina» a lo largo de la tarde.

Todo comenzó hacia las 22.00 horas del lunes, cuando el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, el ente que gestiona la red primaria en la mayoría del territorio, registró un problema en la regulación de la válvula de entrada al depósito de Kurkudi, situado en Leioa. Se trata de un gran tanque con capacidad de 20.000 metros cúbicos que el organismo público inauguró hace ocho años tras haber invertido 4,8 millones de euros. Una de sus características es su gran autonomía, capaz de seguir proporcionando agua potable durante horas pese a haber registrado alguna avería.

Es por eso que los habitantes de Uribe han tardado unas cuantas horas en advertir el fallo en la red. Según fuentes del Consorcio, las primeras llamadas se han registrado en torno a las once de la mañana, cuando varios residentes de Urduliz han avisado de que no salía una sola gota del grifo. Para entonces los operarios llevaban toda la noche tratando de solucionar la avería, que ha ido desabasteciendo a toda la zona según avanzaba la mañana. En el caso de Sopela, por ejemplo, los primeros avisos se han recogido hacia las 13.30 de la tarde. «Dependiendo de la zona, el depósito tarda más en vaciarse. Al ser más grande para abastecer a un núcleo de población más grande, el de Sopela aguanta algo más», explican desde el ente.

Tres camiones cisterna

La incidencia ha obligado al Consorcio a activar medidas de apoyo que cubrieran las necesidades más acuciantes. Así, se han enviado dos camiones cisterna con 11.000 litros de agua potable a Urduliz y Sopela, los dos principales núcleos de población afectados. Durante la tarde se ha mandado también un tercer vehículo a una residencia de ancianos de Barrika debido a una petición expresa del Ayuntamiento de esta localidad, preocupado por la afección que el corte podía provocar en los ancianos.

Finalmente, el agua volverá progresivamente esta tarde, si bien el Consorcio pide que se extremen las precauciones en caso de que salga turbia. El de este martes es el segundo problema en el suministro que sufren los vecinos de Uribe en poco más de tres meses. En concreto, el 12 de abril unas obras para realizar una nueva toma para Berango provocaron un fallo que enturbió el agua del grifo en Sopela, Urduliz y Barrika durante casi 24 horas.