Un dragón de fuego paseará por la ría en la Noche Blanca bilbaína

Un dragón de fuego paseará por la ría en la Noche Blanca bilbaína

Un «ballet de llamas» en un escenario de 180 metros entre la pasarela Arrupe y el puente de Deusto y espectáculos en el Parque de Doña Casilda y en el de la Misericordia, entre las novedades de esta vigésima edición

Itsaso Álvarez
ITSASO ÁLVAREZ

15 de junio, año 1300. Se funda la villa de Bilbao. Son ya setecientos y pico años, y veinte se cumplen desde que esta fecha es recordada con toda una noche de celebraciones al aire libre. Una noche... o dos, como sucedió el año pasado y como lo será este también, las veladas del 14 y 15 de junio. Espacios emblemáticos de la ciudad volverán a ofrecer un aspecto distinto al habitual gracias al programa 'Gau Zuria' (noche blanca), cuyas propuestas incluyen música, artes escénicas y llamativos espectáculos de luz y sonido en calles, museos, edificios públicos y privados e infraestructuras emblemáticas. Un variado planteamiento compuesto por una treintena de actos para disfrutar gratis de las creaciones de 15 artistas locales, 7 del resto de España y 5 internacionales.

La edición de este año vuelve a traer novedades. Entre otras, la reincorporación de las aguas del Nervión a su paso por Bilbao al programa, el único lugar posible donde un dragón que echa fuego por la boca podría estar a sus anchas durante dos horas. La hazaña es obra de la compañía francesa Groupe F, especializada en la creación y realización de espectáculos vivos y eventos pirotécnicos. Ella fue la artífice de los efectos pirotécnicos de la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Barcelona y de los de Río de Janeiro en 2016, y también la que llevó a cabo un espectacular evento pirotécnico que marcó el paso al año 2000 en la torre Eiffel. Recientemente, han hecho algo similar en los jardines del Palacio de Versalles y en Burdeos. Para Bilbao, la compañía ha ideado un «ballet de llamas» que estará instalado entre la pasarela Arrupe y el puente de Deusto y que servirá de escenario central para dar entrada al dragón.

Un homanoide estará en la azotea del Euskalduna y una instalación de vídeo-mapping 'Argizko izakiak', en la que las siluetas pequeñas de los semáforos generan situaciones insólitas.

Otra de las grandes sorpresas del programa es la incorporación de nuevos espacios de la ciudad, como el Parque de Doña Casilda y el Parque de la Misericordia, a este aniversario. Estos dos vergeles no habían concentrado hasta la fecha ningún espectáculo durante la Noche Blanca bilbaína. Esta vez sí lo harán. En el caso de Doña Casilda, a lo grande además, porque exhibirá una serie de «píldoras teatrales» desde la noche del 14 hasta la del 15 de forma ininterrumpida, rompiendo así la tradición de desarrollar todas las actividades durante las horas nocturnas. En la Misericordia, el estudio audiovisual bilbaíno Gheada va a organizar el 'Jardín de medianoche', con «seres que aparecen y desaparecen, mensajes escondidos que invitan a explorar y descubrir cosas y aguas luminosas que permiten entrever destellos de magia inesperados». Por otra parte, no faltarán las clásicas proyecciones de vídeo sobre las fachadas del Arriaga y el Ayuntamiento, coreografías en el Museo de Bellas Artes y en el Guggenheim...

Además, habrá en la Noche Blanca las ya clásicas proyecciones de vídeo sobre las fachadas del Teatro Arriaga y el Ayuntamiento, espectáculos de danza en el Casco Viejo, coreografías en el Museo de Bellas Artes y en el Guggenheim... En la azotea del Palacio Euskalduna gigantescas figuras humanoides luminosas dejarán sin habla a más de uno y en el atrio de la Torre Iberdrola el pianista Joshua Edelman transportará al público al Nueva York de los años 50 (habrá cuatro pases cada noche). «Gau Zuria aúna vanguardia, participación y sostenibilidad», ha señalado Miren Josune Ariztondo, directora de la Fundación Bilbao 700-III Millenium Fundazioa, organizadora del evento. 600 personas entre artistas, técnicos, montadores y personal de seguridad están implicados en este programa que tiene cerca de un millón de euros de presupuesto. La Fundación Bilbao 700 ha distribuido entre los centros municipales de distrito un programa de mano, donde figura un itinerario ordenado de todos y cada uno de los actos previstos.

Más información