Los Bomberos de Bizkaia modernizan su flota con 20 vehículos y 7 millones de inversión

Simulacro de un accidente, realizado por los Bomberos de la diputación en Cruces, en el que muestran cómo liberar a un conductor atrapado./YVONNE FERNÁNDEZ
Simulacro de un accidente, realizado por los Bomberos de la diputación en Cruces, en el que muestran cómo liberar a un conductor atrapado. / YVONNE FERNÁNDEZ

Autobombas, cisternaws, furgones, todoterrenos y escaleras automáticas sustituirán a unidades antiguas o que «han sufrido mucho a diario»

Jesús J. Hernández
JESÚS J. HERNÁNDEZ

Los ciudadanos sólo tomamos conciencia de su importancia cuando hacen sonar su sirena y parecen inclinarse al doblar la calle a toda velocidad. Es decir, cuando sabemos que hay un fuego que acecha una vivienda o un bosque cercano. Los vehículos de bomberos, como los de otras emergencias, forman parte de esos servicios que sería preferible que no hagan falta pero que deben estar en perfecto estado de revista para cuando sean necesarios. Y la Diputación de Bizkaia se ha puesto a ello. Su consejo de Gobierno aprobó el martes una inversión de 7,1 millones de euros que permitirá renovar el 25% de la flota de vehículos contra incendios. Una veintena de nuevos modelos llegarán a los parques del servicio de extinción en los próximos meses. Serán seis nuevas autobombas urbanas -el camión de bomberos que se ve más habitualmente en las calles, con 6 ocupantes y 4.000 litros de agua -, tres nodrizas pesadas -una especie de enormes cisternas que llevan hasta 8.000 litros de agua y 200 de espumógeno-, tres furgones de útiles para atender accidentes de tráfico y liberar atrapados, tres autoescaleras automáticas -esas que se elevan sobre los tejados para lanzar agua o rescatar personas en peligro- y cinco todoterrenos para mandos y coordinación. «Todos de última generación», celebraron desde el área de Emergencias.

Ernesto García, subdirector del servicio, explica que «la parte más importante de esta renovación, que es muy notable, son las autoescaleras. Tenemos una en cada parque y nos va a llegar una más dentro de un mes. Son el elemento más caro -cuestan unos 700.000 euros- pero resultan claves en los rescates». Las tres que renuevan ahora y esa cuarta que llegará pronto alcanzan «hasta 32 metros de altura, con una parte articulada que gira y llega más lejos que las actuales, y tienen una capacidad mayor, de 500 kilos, en la cesta de salvamento. Es un peso que permite evacuar holgadamente a cinco personas a la vez o tratar casos especiales que se nos presentan, como afectados por obesidad mórbida». Estos nuevos equipos, como el resto de vehículos «tienen nuevas medidas de anclaje y seguridad, además de que emiten menos emisiones».

En su contexto

94
vehículos y cuatro remolques componen la flota contra incendios en Bizkaia. Hay 429 Bomberos en plantilla en el Servicio de Extinción foral.
Ocho parques forales
Repartidos por todo el territorio histórico, hay parques forales en Urioste -es la sede central-, Zalla, Artaza, Derio, Gernika, Markina, Iurreta y Basauri. Está prevista la construcción de dos más en Zalla y Arratzu.
Dotaciones externas
Además de los bomberos de Bizkaia, hay otras dotaciones en el territorio. Bilbao tiene dos parques en Miribilla y Deusto y tanto el aeropuerto de Loiu como Petronor disponen de equipos propios que salen para apoyar intervenciones cercanas.

Algunos de los viejos vehículos, aunque hayan terminado una vida útil que ronda los 15 años, podrán servir para labores de apoyo y los que presenten carencias irán al desguace. «Unos se mantendrán en uso como vehículos de segunda salida y podrán ser cedidos a las agrupaciones de Protección Civil que tienen suscritos convenios con la Institución foral y otros serán dados de baja definitivamente». Hay cuatro Agrupaciones de Voluntariado de Protección Civil con convenio vigente en las localidades de Lanestosa, Orduña, Karrantza, Bermeo y Otxandio.

«Con esta renovación, la mayoría de nuestra flota va a ser muy moderna. Estamos retirando vehículos que no tienen muchos kilómetros porque nuestra respuesta está entre 10 y 15 minutos, pero que sufren bastante a diario porque siempre van en emergencia, atraviesan pasos con dificultades, tienen que superar elementos de mobiliario. Además, todos somos conductores, con lo que hay muchas manos diferentes».

«Más personal»

Para Ibone Bengoetxea, diputada de Administración Pública y Relaciones Institucionales, «este es un paso más para lograr la aspiración de ser un servicio de emergencias referente en Europa. Completamos así otros aspectos a los que les hemos dado una vuelta en estos cuatro años: la incorporación de personal, con 67 nuevos bomberos y más mandos, o las nuevas infraestructuras con los parques de Zalla y Arratzu». El Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento foral tiene hoy ocho parques distribuidos por las diferentes comarcas. Están en Urioste -donde está la sede central- Zalla, Artaza, Derio, Gernika, Markina, Iurreta y Basauri.

En total hay 429 bomberos forales en plantilla, que trabajan con una flota de 94 vehículos y 4 remolques. «Nos hemos impuesto una vida útil corta para que los vehículos tengan la última tecnología», apuntó Bengoetxea. Avances que pueden marcar la diferencia en caso de incendio.