Pleno de política general de las Juntas de Bizkaia

La Diputación desembarca en la antigua torre del BBVA para centralizar servicios

Así quedará la futura 'Torre Bizkaia'./GONZALO DE LAS HERAS
Así quedará la futura 'Torre Bizkaia'. / GONZALO DE LAS HERAS

El edificio, propiedad de un fondo de inversión y donde la institución foral estará en alquiler, pasará a llamarse Torre Bizkaia e incluirá el centro de emprendimiento

JESÚS J. HERNÁNDEZ | XABIER GARMENDIAGernika

La antigua Torre BBVA, que durante décadas fue el epicentro de los negocios en Bilbao, recuperará su actividad gracias al desembarco de la Diputación, que alquilará el edificio para tratar de avanzar en la centralización de sus servicios a la ciudadanía. El inmueble pasará a llamarse 'Torre Bizkaia'.pese a que la institución foral estará «en régimen de alquiler» y que se mantendrá el uso privado en las cinco primeras plantas, donde tiene previsto instalarse la multinacional irlandesa Primark. «Será el nuevo faro de Bizkaia», según el diputado general, Unai Rementeria, que ha subrayado que este espacio estará «al servicio de los vizcaínos»

Es la mayor novedad anunciada por el diputado general en el pleno de Política General que las Juntas celebran en Gernika. Una intervención que arrancó con una cita de Eduardo Chillida («¿Qué somos? Lo que hacemos. Lo que decimos. Lo que escuchamos. Y lo que nos inspira. Eso es todo»). Rementeria concretó algunos detalles sobre el traslado a la icónica torre. «La Diputación ocupará todo el edificio libre» y lo hará en régimen de alquiler. Así, tras las primeras cinco plantas de Primark se instalará el anunciado centro de emprendimiento internacional, que llenará «el corazón de la torre», de la sexta planta a la décimotercera. A partir de ahí estarán las oficinas forales. Todavía se desconoce qué areas y qué servicios al ciudadano serán trasladados allí. En total el inmueble tiene 21 plantas y 88 metros de altura.

Rementeria aseguró que «lo verdaderamente valioso e importante será el centro de emprendimiento», un proyecto en el que agradeció «la implicación directa y personal del alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, sin el que no habría sido posible». El acuerdo entre ambas instituciones podría estar listo para finales del mes que viene y el diputado general dejó caer que no descarta «la incorporación de nuevos agentes». «Es un proyecto transformador que puede marcar un antes y un después. Trabajamos para que sea el proyecto disruptivo que necesitamos. Esto no va de abrir una oficina, poner un cartel en inglés, encender la luz y esperar que entre gente. Es mucho más complejo, mucho más ambicioso. Esto va de construir un ecosistema de emprendimiento, de innovación, conectado a las necesidades del territorio y conectado al mundo. Hemos invertido mucho tiempo y mucha ilusión y estamos muy cerca de verlo, de tocarlo». «Los próximos meses» serán, en ese sentido, «determinantes».

«Cuando ese edificio se apagó, también se apagó el peso financiero de Bilbao, de Bizkaia. Fue el final de una época. Esta Diputación vuelve a encender la torre y enciende también una nueva época que alumbre ideas y negocios nuevos, que contribuya a generar otras empresas, recupere nuestro peso económico, refuerce nuestro perfil innovador y nuestro carácter emprendedor. Esperamos que esa torre se convierta en un faro para Bizkaia que alumbre un futuro mejor. Y que la que durante muchos años se conoció como torre BBVA se conozca de ahora en adelante como Torre Bizkaia».

En un discurso con un espacio exiguo para la autocrítica, que limitó a la gestión en la llegada de los MENAs (Menores Extranjeros No Acompañados), el diputado general hizo un pormenorizado repaso los avances «porque cumplimos nuestra palabra» en una Bizkaia que retrató como «un elogio de la normalidad». «Somos un Gobierno social. Dudo de que alguien nos pase por la izquierda. Hemos incorporado más de 2.018 cláusulas sociales y medioambientales en 217 contratos públicos para favorecer la calidad del empleo, la igualdad, el euskera o el medioambiente, hemos iniciado el despliegue de la cartera de servicios sociales, hemos ayudado a medio millar de personas en riesgo de exclusión social, hemos acercado al empleo a 310 personas con discapacidad, hemos estado muy cerca de 133 mujeres víctimas de la violencia sexista, hemos dado cariño y protección a 38 niños víctimas de esa violencia y hemos proporcionado un hogar a veinte personas que vivían en la calle».

Ante líderes de los partidos vascos (Itxaso Atutxa (PNV), Jasone Agirre (EH Bildu), Mikel Torres y Raquel González (PP), Rementeria defendió que la tasa de empleo está «a niveles anteriores a la crisis» e hizo repaso de los logros de su Gobierno: «los fondos de inversión son una realidad, el Estatuto del Cuidador ya cuida de quien cuida, hemos dado otro impulso a la igualdad con una norma foral, hemos impulsado una fiscalidad más atractiva y competitiva, una fiscalidad como la de las locomotoras de Europa, hemos mejorado las carreteras y las comunicaciones, la variante de Ermua, la primera fase de Lea Artibai, los túneles de Autzagane, Gerediaga-Elorrio». De su hoja de ruta, el plan Goazen 2030, «43 de las 120 actuaciones estan ya finalizadas, 71 en distintas fases de ejecución y 6 en diseño». También apostó por ayudar a las personas migrantes «hasta donde se pueda» y pidió «evitar la demagogia». «El total siempre es 100%. ¿Qué quitamos? ¿Quitamos ayudas a las pymes? ¿Quitamos financiación municipal? ¿Quitamos obras? ¿Quitamos eventos internacionales? Mi respuesta es no. Necesitamos ser una sociedad equilibrada para seguir siendo una sociedad solidaria, y si solo nos dedicamos a la solidaridad romperemos el equilibrio. Debemos proteger ese equilibrio».

Catas en la ría

Rementeria miró también al futuro. «Avanzamos decididos en el túnel bajo la ría que unirá la Margen Izquierda y la Margen Derecha así como en la segunda fase de la Supersur. En unos días instalaremos una plataforma sobre la ría para realizar las primeras catas, imprescindibles para conocer el subsuelo y definir el trazado final de ese túnel. Una infraestructura que dará una solución a los atascos en la A-8, La Avanzada y el puente de Rontegi. Tener una red más segura es prioritario y ese túnel va a revolucionar Bizkaia», anunció. Finalmente puso fecha al inicio de los trabajos de ampliación de la Supersur y de conexión con la AP-68, que calculó que «será en enero si nada se tuerce».

El otro pilar de su discurso fue el envejecimiento y la concreción del Nagusi Intelligent Center, al que destinará «20 millones de euros en cuatro o cinco años». «Se levantará en Bilbao», concretó. Es parte de apuesta por la economía plateada. «Hasta ahora el envejecimiento sólo entraba en la partida de gastos y ahora queremos que sea un ingreso» por la creación de servicios y aparatos sanitarios y sociosanitarios que sean útiles para el colectivo de los mayores en una sociedad cada vez más envejecida.

 

Fotos

Vídeos