El cuartel de Mungia forma a los militares españoles que partirán en la nueva misión a Irak

Varios soldados entrenan una batalla cuerpo a cuerpo en el interior de las instalaciones./Manu Cecilio
Varios soldados entrenan una batalla cuerpo a cuerpo en el interior de las instalaciones. / Manu Cecilio

El regimiento de infantería 'Garellano 45' celebra mañana el Día de las Fuerzas Armadas con una jornada de puertas abiertas y espera recibir a más de mil visitantes

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Ahora mismo, seis de sus efectivos participan en una misión humanitaria en Letonia, y varios centenares más se preparan en el cuartel de Mungia porque, en noviembre, se integrarán en el destacamento de 480 soldados que irá a Irak para formar a los soldados del país del Golfo. El regimiento de infantería 'Garellano 45' se ha erigido en el principal centro de entrenamiento del Ejército a nivel nacional de los militares que son enviados a misiones internacionales. Con motivo del Día de las Fuerzas Armadas, la unidad con sede en la localidad vizcaína celebra mañana una jornada de puertas abiertas que, entre las 11.00 y las 14.00 horas, mostrará a la ciudadanía su historia, recursos y los últimos métodos de entrenamiento que se aplican en el ámbito castrense. El año pasado recibieron la visita de más de 1.100 personas y éste prevén que la afluencia sea mayor, por lo que contarán con el apoyo de voluntarios de Protección Civil.

«Hemos estado en Bosnia-Herzegovina, Kosovo, Irak, Afganistán, Somalia, Mali o Líbano, y en cada intervención hemos tenido que realizar un adiestramiento específico. Estamos bien preparados». El suboficial mayor del regimiento, José Ignacio Urbaneja, supervisa un entrenamiento del combate cuerpo a cuerpo que sus soldados escenificarán mañana. También pule los últimos detalles de la exhibición que harán del dispositivo más seguro para hacerse con el control de un barrio de viviendas ocupadas por agentes hostiles. «Utilizamos balas de fogueo y resulta todo muy realista», garantiza.

La actividad es especialmente intensa estos días por lo particular de la cita, pero Urbaneja asegura que entrenamientos como estos son «habituales» en un cuartel en el que conviven 500 militares.Un destacamento donde ganan por mayoría los hombres debido «a la propia dureza de nuestra labor», pero en el que la presencia femenina es cada vez mayor. «Ya hay más de 30 mujeres».

Mil vizcaínos en el Ejército

La modernización del regimiento también se deja ver en el material «puntero a nivel de la OTAN» que utiliza. Desde vehículos de alta movilidad VAMTAC «fabricados en Galicia» a fusiles de precisión o incluso misiles teledirigidos. Y, aunque se mantienen las maniobras «de toda la vida», sorprende el uso de simuladores de tiro «totalmente efectivos para perfeccionar el entrenamiento y que lo abaratan mucho».

La condición física, en cualquier caso, es un apartado imprescindible en su día a día. Y también en esto se han puesto a la última. «Hemos adaptado la moda del crossfit al terreno militar, y en vez de pesas levantamos fardos y ruedas», bromea.

Urbaneja asegura que el 40% de los miembros de la unidad son «vascos o con un fuerte arraigo tras décadas de servicio aquí». Y destaca la incorporación de vizcaínos al Ejército. Casi un millar desde 2014, «porque muchos jóvenes lo ven como una opción válida de empleo público o como catapulta para lograr plaza en cuerpos de seguridad y emergencias».

 

Fotos

Vídeos